Oración de agradecimiento al amanecer: Eleva tu espíritu a través de esta poderosa plegaria

No temas, porque yo estoy contigo

No te inquietes, porque yo soy tu Dios. Yo te fortalezco y te ayudo. Yo te sostengo con mi mano victoriosa. (Isaías 41:10)

Poderosa Oración de Gracias en el Amanecer

Amado Dios, hoy me regalas un nuevo día para ser mejor de lo que fui ayer, para crecer y trabajar con amor, y para poder alcanzar mis metas y mis más grandes anhelos. Dice tu palabra que más vale dominarse a sí mismo que conquistar ciudades, por eso hoy te pido que me des la fuerza para conquistarme, para abandonar todos mis pensamientos negativos, y para poder vivir en un estado de calma y armonía.

Te pido que sea tu Espíritu Santo el que reine en mi cuerpo, mi mente y mi corazón, y que tu luz ilumine mi vida y la vida de todos aquellos que me rodean. Quiero dar lo mejor de mí a cada instante y también ser tu instrumento para que todos aquellos que hoy vean y traten puedan contagiarse de esperanza, entusiasmo y serenidad.

Dios, acompáñame y guíame en cada una de las actividades que haga hoy. Te suplico que me permitas la dicha de vivir un día en paz, y llévame siempre por bellas sendas de bienestar y bendición. Por favor, llena mi vida de serenidad. Permíteme comprender y aceptar que existen situaciones que no puedo cambiar, pero que cada día, sin importar las circunstancias, puedo emprender acciones para construir un mejor mañana lleno de dicha y prosperidad.

Concédeme la alegría de vivir un día a la vez, plenamente conectado contigo y con mi presente, aceptando las adversidades como un camino para convertirme en una mejor persona, más bondadosa, humilde y fraterna. Algunas veces en la vida se presentan situaciones que ponen a prueba nuestra fe, por eso hoy, amado Padre celestial, elevo esta oración ante ti con un pedido muy especial.

Por favor, permíteme mantener la calma aún en las adversidades para poder salir victorioso de cualquier prueba. Dame la dicha de tener un alma noble que pueda amar sin límites, pues el amor es lo que le da sentido a la existencia. Ayúdame a afrontar este día con optimismo y cumplir cada una de mis obligaciones con una sonrisa. Tú eres la verdadera tranquilidad, aún en medio de las tribulaciones. Y tú eres la respuesta, incluso a las más difíciles de las preguntas, porque para ti no existen imposibles, y porque tu amor y bondad son infinitas.

En tus manos pongo mi vida, mis miedos y mis necesidades. Gracias, Señor, por escucharme. Gracias porque sé que hoy abrirás todos mis caminos y se alejará de mi vida todo lo incierto. Gracias porque sé que traerás a mi vida cosas buenas, y con tu auxilio divino, tendré el bienestar que ansío, la abundancia y la prosperidad vendrán hoy mismo a mi hogar, a mi familia y a mí. Todo sea por tu gloria. Y en especial, vendrá a mi vida lo siguiente que de corazón te pido.

Petición de fe y esperanza

Continuación, cierra tus ojos y realiza tu petición con mucha fe. Escríbela debajo en los comentarios para reforzarla más. Mientras tanto, te invito a escuchar esta poderosa oración:

Padre celestial, guíanos siempre

Padre celestial, permite que tu gracia y amor nos acompañen y guíen siempre nuestros pasos por el mejor camino. Apártanos de todo mal, del falso amigo, de los pensamientos negativos que nos limitan y de las acciones malintencionadas que pretenden afectarnos y hacer daño.

Despertar con pensamientos optimistas

Permíteme despertar en cada nuevo amanecer con pensamientos optimistas y ayúdame a ver el mundo con los ojos de un niño curioso, con amor, ilusión y esperanza. Ayúdame a alcanzar aquellos cambios que tanto anhelo. Por favor, llévate la tristeza y reemplázala con alegría, llévate la escasez y reemplázala con abundancia, y llévate el dolor y reemplázalo con fe.

Confianza en tu protección

Ayúdame a recordar que siempre estoy bajo tu protección y amparo, y aunque me encuentre atravesando por las más fuertes de las tormentas, no habré de temer, pues tú eres mi roca firme y quienes confían en ti siempre estarán seguros. Por favor, líbrame del rencor y de la ira, ayúdame a resolver mis diferencias con los demás de una manera fraternal y bondadosa.

Un corazón compasivo

Lléname de tu serenidad y dame un corazón clemente y compasivo, para que todo lo que salga de mi boca sea la expresión de mi interior, que mis palabras salgan de lo profundo y sean verdaderas. Mantenme fuerte para ayudar al débil, mantenme en buen espíritu para que pueda tener palabras de consuelo para quienes lo necesiten. Dame fuerzas para enfrentar la maldad de este mundo enloquecido, fortalece mi espíritu y que tu poder infinito me defienda de todo mal que me quieran hacer. Aleja todo lo dañino y cúbreme mi mente, mi voluntad y emociones con tu santo manto.

Confianza en tu guía

De mi parte, trabajaré todos los días con fuerza y dedicación, y al mismo tiempo dejaré todo en tus manos con una confianza inquebrantable, porque sé que las victorias y las grandes bendiciones son para aquellos que creen y se comprometen. Señor, gracias por escuchar mi oración y gracias porque tú siempre me habrías con tu manto, me iluminas con tu espíritu, me llenas con tu presencia y me avivas con tu amor. Gracias te doy por la vida, por tu bondad y por tu paz que llena mi alma.

Petición por los caminos en la vida

Abrir caminos en el amor

Abro mis caminos en el amor aquí y ahora, para que todo lo bueno venga a mí también. Abro mis caminos en el dinero, para que este nunca falte en mi vida ni en mi hogar. Abro mis caminos en el trabajo, para tener siempre empleo y prosperidad laboral. Líbrame, Dios, de los malos pensamientos, quita de mi camino los obstáculos que sean la causa de todos mis males.

Petición a la Santa Trinidad

Santa Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, envían sobre mí las gracias necesarias para enfrentar los desafíos de la vida. Que tu bendición me acompañe siempre y que tu amor me guíe por senderos de gozo, victoria, paz y bendición. Que todo lo bueno llegue a mí. Confío en ti y en tu poder infinito.

Amén.

Encomienda tus deseos y bendiciones a Dios

Imploro en esta oración en el nombre de Jesús, amén, amén, amén. Cierra tus ojos unos segundos y vuelve a concentrarte en todo lo que anhelas en tu vida. Pide por todos y verás grandes bendiciones y milagros en tu vida. Hazlo con mucha fe ahora mismo, Dios te está escuchando porque estás tranquilo/a y estás sintiendo la presencia de la vida en tu ser.

Siente cómo te conectas con tu entorno, como vibra todo tu ser. Estás más viva que nunca, tu sangre recorre todo tu cuerpo. Te oxigena y te da vida. Confía en que tienes un bendecido día y, si esta oración te ha gustado, por favor, dale una manito arriba y compártela. No olvides suscribirte al canal para recibir cada día una oración poderosa. Y recuerda que los milagros siempre suceden.

Artículos relacionados

Deja un comentario