Salmo 127 el más Poderoso para Fortalecer la Salud de tus Hijos y Nietos

Salmo 127: El camino hacia una salud fortalecida para tus hijos y nietos

Si el Señor no construye la casa, en vano se afanan sus constructores. Si el Señor no protege la ciudad, en vano vigila el centinela. En vano se levantan de madrugada, en vano se van tarde a descansar y comen pan ganado con esfuerzo. El Señor lo da a su amigo mientras duerme. Son los hijos herencia que da el Señor, son los descendientes una recompensa. Como flechas en la mano del guerrero, son los hijos que en la juventud se tienen. Feliz quien llena con ella su aljaba. No ser humillado ni enfrentarse al adversario en la puerta de la ciudad. Salmo 127: En vano se afanan.

Gracias Señor por mis hijos y nietos que me has dado, son lo más preciado que tengo en esta vida. Por eso, en este día los coloco en tus manos para que los cuides de todo peligro. Fortalece su salud y que el mal no se acerque a sus vidas. Ilumínalos y llénalos de tu fuerza para que su vida sea feliz y prosperada. No los dejes caer en la tentación, en la egolatría. No permitas que descarrilen, aléjalos del peligro de la envidia, la avaricia, la maldad, la rabia o el miedo. Nuestros hijos y nietos son el tesoro más bello que nos has dado, por eso confío en ti plenamente de que los harás crecer como seres fuertes, que sigan tus pasos con fidelidad. Sé que los levantarás y los harás prósperos en sus caminos, así como prosperarán sus almas en tu amor y sabiduría. Concédeles salud. Sé su roca firme que los libre de las tormentas y las tempestades. Manténlos siempre a salvo del abuso, de las injusticias y acompáñalos cada día, desde que despiertan hasta que finaliza el día. Reina Señor sobre nosotros con amor y misericordia. Levántanos cuando caemos y perdónanos si nos equivocamos. Envíanos luz y sabiduría, piedad y perdón para reconocer nuestras faltas, corregir nuestros errores y saber discernir entre lo bueno y lo malo. Sana a los niños que estén sufriendo en los hospitales, sana a aquellas personas que sufren de una aflicción que atenta contra sus vidas. Especialmente en este día, te pido que des fuerza, interés y paz a todas las personas que sufren de alguna enfermedad.

Gracias amado Dios por todas las cosas maravillosas que tú haces en mi vida y en la vida de mi familia. Gracias porque aunque no tenemos enormes riquezas, nunca ha faltado la comida en nuestra mesa, el techo que nos resguarda y la ilusión por un futuro lleno de oportunidades y conquistas. En este momento, Señor, te doy gracias por tu infinita misericordia. Gracias porque tus oídos están atentos a mi oración. En esta ocasión, te pido lo siguiente que con mucha fe te solicito a continuación.

Transcripción de la oración

Señor, te pido que cierres tus ojos y realices tu petición con mucha fe. Pídele a Dios específicamente lo que quieres para tus hijos y nietos.

Oración para la Prosperidad y Paz en el Hogar

Querido Señor, te suplicamos que seas nuestro proveedor, que llenes abundantemente nuestras alacenas con el pan de cada día. Te pedimos que nuestros hogares sean prósperos y felices, y que todos tengamos la dicha de tener un trabajo digno y edificante para ganar el sagrado sustento para nuestras vidas.

Cada miembro de mi familia debe sentirse preciado, valorado, querido e importante. Aunque para el mundo no seamos nadie, para nuestra familia sí valemos. Cuando lleguemos a casa, que sintamos alegría, paz y amor. Ilumínanos con tu sabiduría, cúbrenos con tu presencia y tómanos de la mano para guiarnos por caminos de seguridad y bendición, porque contigo a nuestro lado, nadie estará en contra.

Tú, Señor, eres certeza, verdad y vida. Al llegar la noche, permítenos descansar y disfrutar de tu paz. Ayúdanos a caminar como lo haces tú, y cultiva buenos frutos en nuestras vidas, porque mediante ti llega el amor, el gozo y la paz a nuestras vidas.

Oración por los Hijos y Nietos

Gracias, Señor, por los hijos y nietos que me has dado. Que tu amor ilumine siempre sus corazones. Cuídalos siempre del peligro y aléjalos de las tentaciones y malas compañías. Enséñales todo lo que deben aprender y llena sus corazones con el amor que les hace falta para ser felices. Concede sabiduría a nuestros hijos y nietos para que puedan diferenciar entre lo que es bueno y malo para ellos.

Ilumínanos también a nosotros, que somos sus padres, para que los conduzcamos por el camino que tú has querido para ellos. Nuestros hijos y nietos son el tesoro más bello que nos has dado, y están formados para ser tus siervos. Atiende a sus necesidades, ayúdalos a resolverlas y mitiga cualquier hambre o enfermedad que puedan enfrentar. Enséñales valentía, audacia y lucha en la adversidad.

Padre amado, protégelos y concédeles una salud férrea. Que sean sanos, fuertes, honestos, sinceros y prósperos. Que estén inmunizados de cualquier enfermedad y que siempre busquen estar cerca de ti. Gracias por escuchar nuestras peticiones y por tu gran amor. En el nombre de Jesús misericordioso, amén.

Si esta oración te ha gustado, por favor dale una manito arriba y compártela entre tus familiares. No olvides suscribirte al canal para recibir cada día una oración poderosa. Recuerda que los milagros siempre suceden.

Artículos relacionados

Deja un comentario