Rosario o Corona Franciscana  adaptada por los Padres Franciscanos MISTERIOS GOZOSOS

Explorando los misterios gozosos: una guía espiritual con la Corona Franciscana

Un cordial saludo a toda la comunidad de Oraciones para Todos. En este artículo les presentaremos el rezo del Rosario Corona Franciscana número 2, adaptada por los Padres Franciscanos.

Misterios Gozosos

Introducción:

San Francisco desbordaba de amor indecible a la madre del Señor Jesús por haber hecho hermano nuestro al señor de la majestad y haber tenido misericordia de nosotros en ella. Sobre todo después de Cristo, ponía toda su confianza y por eso la hizo abogada suya y de sus hermanos. Ayudaba en su honor con gran devoción desde la fiesta de los Apóstoles Pedro y Pablo hasta la fiesta de La Asunción.

Se reza al igual que un rosario tradicional: un Padre Nuestro, 10 Avemarías y un Gloria, pero son siete y no cinco. Vamos a iniciar con la señal de la Santa Cruz:

De nuestros enemigos, líbranos señor Dios nuestro, en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Misterio 1: La Encarnación del Hijo de Dios

Padre nuestro, que estás en el cielo, santificado sea tu nombre. Venga a nosotros tu reino. Hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo. Danos hoy nuestro pan de cada día. Perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden. No nos dejes caer en tentación y líbranos del mal. Amén.

Dios te salve, María, llena eres de gracia. El Señor es contigo. Bendita tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, madre de Dios, ruega por nosotros pecadores ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

Sección 1: Rezo del Ave María

Nuestra muerte, amén. Dios te salve, María, llena eres de gracia, el Señor es contigo, bendita tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

Dios te salve, María, llena eres de gracia, el Señor es contigo, bendita tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

Sección 2: Rezo del Gloria al Padre

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo. Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

Sección 3: Segundo misterio - La visitación de María a su prima Isabel

Padre nuestro que estás en el cielo, santificado sea tu nombre, venga a nosotros tu reino, hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo. Danos hoy nuestro pan de cada día, perdona nuestras ofensas como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden, no nos dejes caer en tentación y líbranos del mal. Amén.

Dios te salve, María llena eres de gracia, el Señor es contigo, bendita tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

Dios te salve, María, llena eres de gracia, el Señor es contigo, bendita tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

En este post, queremos compartir contigo algunas oraciones y plegarias para fortalecer tu fe y encontrar paz en tu día a día. Nuestra relación con Dios es fundamental, y a través de la oración podemos acercarnos más a Él.

El poder de la oración

La oración es el medio por el cual podemos comunicarnos con Dios. Nos permite expresarle nuestras preocupaciones, agradecimientos y necesidades. La oración nos conecta con lo divino y nos da la oportunidad de recibir guía y fortaleza en momentos difíciles.

La importancia de la Virgen María

En la tradición cristiana, la Virgen María ocupa un lugar especial. Ella es considerada la madre de Jesús y un ejemplo de fe y devoción. En nuestras oraciones, podemos recurrir a su intercesión, ya que confiamos en su gracia y amor maternal.

Rezo del Ave María

El Ave María es una de las oraciones más populares en la tradición católica. Consta de dos partes: la primera parte es una cita bíblica que el ángel Gabriel le dirigió a María, y la segunda parte es una petición para que ella interceda por nosotros pecadores.

El Misterio del nacimiento de Jesús

El nacimiento de Jesús en Belén es un evento central en la historia cristiana. Este momento representa la encarnación de Dios en forma humana y nos recuerda el amor y la salvación que Jesús trajo al mundo.

Ruega por nosotros pecadores ahora y en la hora de nuestra muerte, amén

Dios te salve, María, llena eres de Gracia, el señor es contigo, bendita tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, madre de Dios, ruega por nosotros pecadores ahora y en la hora de nuestra muerte, amén.

Gloria al padre y al hijo y al Espíritu Santo. Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos, amén.

Cuarto misterio: El anuncio del Ángel a los pastores

Padre nuestro que estás en el cielo, santificado sea tu nombre. Venga a nosotros tu reino, hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo. Danos hoy nuestro pan de cada día. Perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden. No nos dejes caer en tentación y líbranos del mal, amén.

Dios te salve, María, llena eres de Gracia, el señor es contigo, bendita tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, madre de Dios, ruega por nosotros pecadores ahora y en la hora de nuestra muerte, amén.

Dios te salve, María, llena eres de Gracia, el señor es contigo, bendita tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, madre de Dios, ruega por nosotros pecadores ahora y en la hora de nuestra muerte, amén.

Dios te salve, María, llena eres de Gracia, el Señor es contigo. Bendita tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, madre de Dios, ruega por nosotros pecadores ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

En este blog religioso cristiano, queremos compartir contigo rezos, oraciones y plegarias que te ayudarán a fortalecer tu fe y conexión con Dios. Nuestra intención es brindarte un espacio sagrado donde puedas encontrar consuelo y guía espiritual.

Rezo a María, madre de Dios

En el quinto Misterio de la adoración de los Reyes Magos, recordamos el amor y la humildad de María, la madre de Jesús.

Padre nuestro que estás en el cielo, santificado sea tu nombre. Venga a nosotros tu reino. Hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo. Danos hoy nuestro pan de cada día. Perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden. No nos dejes caer en tentación y líbranos del mal. Amén.

Queremos destacar la importancia de rezar a María, madre de Dios, quien intercede por nosotros ante el Señor. Es ella quien nos muestra el camino hacia Jesús.

La importancia de la oración

La oración es una conversación íntima con Dios, donde podemos expresar nuestros deseos, preocupaciones y agradecimientos. Es a través de la oración que podemos fortalecer nuestra relación con Dios y encontrar consuelo en momentos difíciles.

Es esencial reservar un tiempo diario para la oración, ya sea en la mañana, en la noche o en cualquier momento del día en el que te sientas más conectado con lo divino.

Escuchar a Dios en la quietud

Dios te salve, María, llena eres de Gracia, el Señor es contigo. Bendita tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, madre de Dios, ruega por nosotros pecadores ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

En la vorágine de la vida diaria, es importante encontrar momentos de calma y silencio para poder escuchar la voz de Dios. A veces, nos distraemos con el ruido externo y no logramos percibir la guía que Dios nos brinda.

Busca espacios de tranquilidad en tu rutina diaria y permite que la presencia divina te envuelva. Pon tu fe en acción y confía en que Dios está presente, listo para escucharte y responder a tus súplicas.

La bendición de la fe

La fe es un regalo divino que nos llena de esperanza y nos fortalece en tiempos difíciles. A través de la fe, nos conectamos con lo eterno y encontramos consuelo en la certeza de que Dios tiene un propósito para cada uno de nosotros.

Dios te salve, María, llena eres de Gracia, el Señor es contigo. Bendita tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, madre de Dios, ruega por nosotros pecadores ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

El poder de la fe es ilimitado. Confía en que Dios te guiará en tu camino y te concederá aquello que necesitas en el momento adecuado. Permite que tu fe se fortalezca cada día y deja que Dios obre maravillas en tu vida.

Te invitamos a seguir navegando por nuestro blog para encontrar más rezos, oraciones y plegarias que nutran tu vida espiritual. ¡Que la paz y la bendición de Dios estén contigo siempre!

Rezo a Santa María

Jesús Santa María madre de Dios, ruega por nosotros pecadores ahora y en la hora de nuestra muerte, amén.

Oración a la Virgen María

Dios te salve, María, llena eres de gracia, el Señor es contigo. Bendita tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, madre de Dios, ruega por nosotros pecadores ahora y en la hora de nuestra muerte, amén.

Gloria al Padre

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo, como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos, amén.

Sexto misterio: La Presentación del Niño Jesús en el Templo

Padre nuestro que estás en el cielo, santificado sea tu nombre. Venga a nosotros tu reino. Hágase tu voluntad, en la tierra como en el cielo. Danos hoy nuestro pan de cada día, perdona nuestras ofensas como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden. No nos dejes caer en tentación y líbranos del mal, amén.

Dios te salve, María, llena eres de gracia, el Señor es contigo, bendita tú eres entre todas las mujeres. Bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, madre de Dios, ruega por nosotros pecadores ahora y en la hora de nuestra muerte, amén. Dios te salve, María, llena eres de gracia, el Señor es contigo, bendita tú eres entre todas las mujeres. Bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, madre de Dios, ruega por nosotros pecadores ahora y en la hora de nuestra muerte, amén.

Dios te salve, María, llena eres de gracia, el Señor es contigo, bendita tú eres entre todas las mujeres. Bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, madre de Dios, ruega por nosotros pecadores ahora y en la hora de nuestra muerte, amén. Dios te salve, María, llena eres de gracia, el Señor es contigo, bendita tú eres entre todas las mujeres. Bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, madre de Dios, ruega por nosotros pecadores ahora y en la hora de nuestra muerte, amén.

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo, como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos, amén.

Dios te salve, María, llena eres de gracia, el Señor es contigo, bendita tú eres entre todas las mujeres. Bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, madre de Dios, ruega por nosotros pecadores ahora y en la hora de nuestra muerte, amén. Dios te salve, María, llena eres de gracia, el Señor es contigo, bendita tú eres entre todas las mujeres. Bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, madre de Dios, ruega por nosotros pecadores ahora y en la hora de nuestra muerte, amén.

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo, como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos, amén.

Dios te salve, María, llena eres de gracia, el Señor es contigo, bendita tú eres entre todas las mujeres. Bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, madre de Dios, ruega por nosotros pecadores ahora y en la hora de nuestra muerte, amén.

La importancia de la oración en la vida cristiana

La oración es una parte fundamental de la vida cristiana. A través de la oración, nos comunicamos con Dios y buscamos su guía y fortaleza en nuestro caminar espiritual.

El poder del Ave María

El Ave María es una de las oraciones más conocidas y recitadas en el cristianismo. En ella, honramos y pedimos la intercesión de María, la madre de Jesús.

Dios te salve María, llena eres de Gracia, el Señor es contigo, bendita tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

La devoción al Niño Jesús

La devoción al Niño Jesús es una práctica común en el cristianismo. En el séptimo misterio del rosario, recordamos cuando el niño Jesús fue perdido y después hallado en el templo.

El poder del Padrenuestro

El Padrenuestro es la oración por excelencia en el cristianismo. En ella, Jesús nos enseñó cómo dirigirnos a Dios como Padre y pedirle su voluntad en nuestras vidas.

Padre nuestro que estás en el cielo, santificado sea tu nombre. Venga a nosotros tu reino, hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo.

La importancia de la vida de oración

La vida de oración es esencial para mantener una relación cercana con Dios. A través de la oración constante, podemos experimentar su amor y gracia en nuestras vidas diarias.

La importancia de la Santísima Trinidad

La Santísima Trinidad es un concepto central en el cristianismo. Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo, como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

El Padrenuestro: una oración poderosa

En el cielo, danos hoy nuestro pan de cada día. Perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden. No nos dejes caer en tentación y líbranos del mal. Amén.

La oración del Ave María

Dios te salve, María, llena eres de Gracia. El Señor es contigo. Bendita tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo.

En este blog religioso cristiano, encontrarás una selección de rezos, oraciones y plegarias para fortalecer tu fe y conexión con Dios. Nuestro deseo es que estos textos te inspiren y te guíen en tu camino espiritual.

Oraciones a la Virgen María

Dios te salve María, llena eres de Gracia, el Señor es contigo. Bendita tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

Oración a la Bienaventurada Virgen María

Tal vez señora, Santa, Reina, Santa Madre de Dios, María Virgen hecha iglesia y elegida por el Santísimo Padre del cielo, consagrada por él con su Santísimo Hijo amado y el Espíritu Santo para Cristo en la que estuvo y está toda la plenitud de la gracia y todo bien. Salve Palacio de Dios, salve Tabernáculo de Dios, salve de Dios, salve Vestidura de Dios, salve Esclava de Dios, salve Madre de Dios. Salve también vosotras, Santas Virtudes, que por la gracia e iluminación del Espíritu Santo sois infundidas en los corazones de los fieles para hacerlos de infieles fieles a Dios.

Oraciones finales

Oración por la alegría eterna

Oh Dios, en la gloriosa resurrección de tu Hijo has devuelto la alegría al mundo entero. Concédenos, por intercesión de la Virgen María, poder gozar de las alegrías sin fin de la vida eterna. Por Cristo nuestro Señor. Amén.

Cierre

Gracias por escuchar estas oraciones. Si te ha gustado, te invitamos a colaborar con oraciones para todos suscribiéndote a nuestro boletín de noticias y compartiendo este artículo. Además, si deseas, también puedes escribir tus intenciones en los comentarios. ¡Dios los bendiga!

Artículos relacionados

Deja un comentario