Rosario Misionero Misterios Luminosos  Un camino de luz y esperanza

Descubre la guía de los Misterios Luminosos en el Rosario Misionero

El Rosario Misionero es una poderosa herramienta de oración cristiana. En esta ocasión, nos centraremos en los Misterios Luminosos, comenzando con la señal de la Santa Cruz:

"En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, Amén."

Acto de Contrición

Antes de continuar con la oración, es importante arrepentirse de nuestros pecados y pedir perdón a Dios:

"Jesús, mi Señor y Redentor, me arrepiento de todos los pecados que he cometido hasta hoy. Me duele en el corazón saber que he ofendido a un Dios tan bueno. Me comprometo firmemente a no volver a pecar y confío en Tu infinita misericordia para perdonar mis culpas y llevarme a la vida eterna. Amén."

Primer Misterio: El Bautismo de Jesús en el Jordán

Ofrecemos este misterio por el continente de África y sus necesidades:

"Padre nuestro que estás en el cielo, santificado sea tu nombre. Venga a nosotros tu reino. Hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo. Danos hoy nuestro pan de cada día. Perdona nuestras ofensas, así como nosotros perdonamos a los que nos ofenden. No nos dejes caer en la tentación y líbranos del mal. Amén."

En cada Ave María, repetimos la siguiente oración:

"Dios te salve, María, llena eres de gracia, el Señor está contigo. Bendita tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén."

...

Oración a Santa María

Oh Santa María, madre de Dios, ruega por nosotros pecadores ahora y en la hora de nuestra muerte, amén.

Oración de Ave María

Dios te salve, María, llena eres de gracia, el Señor está contigo, bendita tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, madre de Dios, ruega por nosotros pecadores ahora y en la hora de nuestra muerte, amén.

Gloria al Padre

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo, como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos, amén.

Pedimos por la iglesia en América

Segundo misterio: la auto revelación de Jesús en las bodas de Caná. Ofrecemos este misterio por el continente de América. Pedimos por la iglesia en América, para que, obedientes al maestro, pueda escuchar el consejo de María que nos dice: "Hagan lo que él les diga".

Padre Nuestro

Padre nuestro que estás en el cielo, santificado sea tu nombre. Venga a nosotros tu reino, hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo. Danos hoy nuestro pan de cada día. Perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden. No nos dejes caer en la tentación, y líbranos del mal, amén.

Oración a María reina de las misiones

Acústica: María reina de las misiones, ruega por nosotros y el mundo entero.

Rezos y oraciones a Santa María

Entre todas las mujeres, bendito es el fruto de tu vientre Jesús. Santa María, madre de Dios, ruega por nosotros pecadores ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

Dios te salve, María, llena eres de Gracia. El Señor está contigo. Bendita tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre Jesús.

Dios te salve, María, llena eres de Gracia. El Señor está contigo. Bendita tú eres entre todas las mujeres y bendito sea el fruto de tu vientre Jesús. Santa María, madre de Dios, ruega por nosotros pecadores ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo. Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

Oración por el continente de Europa

Tercer misterio: el anuncio del Reino de Dios invitando a la conversión. Ofrecemos este misterio por el continente de Europa y pedimos para que la iglesia en Europa recupere su vitalidad cristiana y misionera.

Padre Nuestro

Padre nuestro que estás en el cielo, santificado sea tu nombre. Venga a nosotros tu reino. Hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo. Danos hoy nuestro pan de cada día. Perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden. No nos dejes caer en la tentación y líbranos del mal. Amén.

Dios te salve, María, llena eres de Gracia. El Señor está contigo. Bendita tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre Jesús. Santa María, madre de Dios, ruega por nosotros pecadores ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

Las oraciones y plegarias son una forma poderosa de comunicarse con Dios y fortalecer nuestra fe. En este blog religioso cristiano, encontrarás una colección de rezos y oraciones que te ayudarán en tu vida espiritual.

La importancia de la oración

La oración es una práctica fundamental en la vida de todo creyente. A través de la oración, podemos expresar nuestros sentimientos, pedir por nuestras necesidades y agradecer a Dios por sus bendiciones. Es a través de la oración que establecemos una conexión íntima con nuestro Creador y fortalecemos nuestra relación con Él.

La Santa María

Una de las oraciones más conocidas y recitadas es la oración a la Santa María. Esta poderosa oración nos permite acercarnos a María, madre de Dios, para pedir su intercesión por nosotros, pecadores. "Dios te salve María, llena eres de Gracia. El Señor está contigo, bendita tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, madre de Dios, ruega por nosotros ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén."

El Padre Nuestro

Otra oración esencial en el cristianismo es el Padre Nuestro. Esta oración, enseñada por Jesús mismo, nos guía en la forma de dirigirnos a Dios como nuestro Padre celestial. "Padre nuestro que estás en el cielo, santificado sea tu nombre. Venga a nosotros tu reino. Hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo. Danos hoy nuestro pan de cada día. Perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden. No nos dejes caer en la tentación y líbranos del mal. Amén."

La importancia de la fe

La fe es un pilar fundamental en la vida de todo creyente. Es a través de la fe que podemos experimentar la presencia de Dios en nuestra vida diaria y confiar en su plan para nosotros. La fe nos da esperanza, fortaleza y consuelo, y nos permite ver las bendiciones incluso en medio de las dificultades.

En este blog religioso cristiano, encontrarás una colección de rezos, oraciones y plegarias que te ayudarán a fortalecer tu fe y estar en comunión con Dios. A continuación, te presentamos una transcripción de una hermosa oración a la Virgen María, madre de Jesús.

La oración a la Virgen María

Bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

Santa María, llena de Gracia

El Señor está contigo. Bendita tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo

(Señalar frases más importantes con negrita) Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén. María, reina de las misiones, ruega por nosotros y el mundo entero.

Quinto misterio: la institución de la eucaristía

Ofrecemos este misterio por el continente de Asia. (Señalar frase más importante con negrita) Pidamos por los pueblos de Asia para que... (continúa la oración).

Permanece abierto al anuncio del Evangelio proclamado por los misioneros

Padre nuestro que estás en el cielo, santificado sea tu nombre. Venga a nosotros tu reino, hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo. Danos hoy nuestro pan de cada día, perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden. No nos dejes caer en la tentación y líbranos del mal. Amén.

Reza el Ave María, un poderoso rezo mariano

Dios te salve, María, llena eres de Gracia, El Señor está contigo. Bendita tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

Dios te salve, María, llena eres de Gracia, El Señor está contigo. Bendita tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén. Dios te salve, María, llena eres de Gracia, El Señor está contigo. Bendita tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

Dios te salve, María, llena eres de Gracia, El Señor está contigo. Bendita tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén. Dios te salve, María, llena eres de Gracia, El Señor está contigo. Bendita tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

Dios te salve, María, llena eres de Gracia, El Señor está contigo. Bendita tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén. Dios te salve, María, llena eres de Gracia, El Señor está contigo. Bendita tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

Reza con devoción y fe

A medida que permaneces abierto al anuncio del Evangelio proclamado por los misioneros, fortalece tu conexión con Dios. Recuerda que la oración es el puente que nos une con el Cielo. Eleva tus palabras al Señor con sinceridad y humildad, sabiendo que Él siempre está escuchando.

El Ave María es un poderoso rezo mariano que honra a la Virgen María. Rezándolo con fe, te acercas a la madre de Jesús en busca de intercesión y protección. Ella es nuestra guía espiritual y siempre está dispuesta a escuchar nuestras peticiones.

En momentos de dificultad, repite con fervor y devoción estas bellas palabras. Dios te salve, María... Visualiza el amor y la gracia divina fluyendo hacia ti, renovando tu fuerza y fe en el camino de la vida.

Recuerda que la oración es una conversación con Dios. Tómate tu tiempo para rezar, ya sea en momentos de alegría, tristeza, agradecimiento o búsqueda de dirección. Acércate a nuestro Padre Celestial con un corazón abierto, confiando en que Él escucha cada palabra que dices.

Que las oraciones y plegarias fortalezcan tu relación con Dios y te guíen en el camino de la fe. Que la paz y la bendición de Dios estén contigo siempre. Amén.

Rezo a la Santa María:

Las mujeres y bendito sea el fruto de tu vientre Jesús. Santa María, madre de Dios, ruega por nosotros pecadores ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo:

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo, como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

María, reina de las misiones:

María, reina de las misiones, ruega por nosotros y el mundo entero.

Oración a la Virgen María:

Dios te salve, reina y madre de misericordia, vida, dulzura y esperanza nuestra. Dios te salve, a ti clamamos los desterrados hijos de Eva, a ti suspiramos gimiendo y llorando en este Valle de lágrimas. Ea pues, señora abogada nuestra, vuelve a nosotros tus ojos misericordiosos y después de este destierro muéstranos a Jesús, fruto bendito de tu vientre. Oh clemente, oh piadosa, oh dulce Virgen María, ruega por nosotros santa madre de Dios, para que seamos dignos de alcanzar las promesas de nuestro señor Jesucristo. Amén.

Letanías de la Santísima Virgen María:

  • Santa María, ruega por nosotros.
  • Santa madre de Dios, ruega por nosotros.
  • Santa Virgen de las vírgenes, ruega por nosotros.
  • Madre de Cristo, ruega por nosotros.
  • Madre de la iglesia, ruega por nosotros.
  • Madre de misericordia, ruega por nosotros.
  • Madre de la divina gracia, ruega por nosotros.
  • Madre de la esperanza, ruega por nosotros.
  • Madre Purísima, ruega por nosotros.
  • Madre Castilla, ruega por nosotros.
  • Madre virginal, ruega por nosotros.
  • Madre inmaculada, ruega por nosotros.
  • Madre amable, ruega por nosotros.
  • Madre admirable, ruega por nosotros.
  • Madre del buen consejo, ruega por nosotros.
  • Madre del creador, ruega por nosotros.
  • Madre del Salvador, ruega por nosotros.
  • Virgen prudentísima, ruega por nosotros.
  • Virgen venerable, ruega por nosotros.
  • Virgen laudable, ruega por nosotros.
  • Vireg n poderosa, ruega por nosotros.
  • Virgen Clemente, ruega por nosotros.
  • Virgen fiel, ruega por nosotros.
  • Espejo de Justicia, ruega por nosotros.
  • Trono de la sabiduría, ruega por nosotros.
  • Causa de nuestra alegría, ruega por nosotros.
  • Vaso espiritual, ruega por nosotros.
  • Vaso digno de honor, ruega por nosotros.
  • Vaso de insigne devoción, ruega por nosotros.
  • Rosa Mística, ruega por nosotros.
  • Torre de David, ruega por nosotros.
  • Torre de Marfil, ruega por nosotors.
  • Casa de Oro, ruega por nosotros.
  • Arca de la alianza, ruega por nosotros.
  • Puerta del Cielo, ruega por nosotros.
  • Estrella de la mañana, ruega por nosotros.
  • Salud de los enfermos, ruega por nosotros.
  • Refugio de los pecadores, ruega por nosotros.
  • Consuelo de los migrantes, ruega por nosotros.
  • Consuelo de los afligidos, ruega por nosotros.
  • Auxilio de los cristianos, ruega por nosotros.
  • Reina de los Ángeles, ruega por nosotros.
  • Reina de los patriarcas, ruega por nosotros.
  • Reina de los Profetas, ruega por nosotros.
  • Reina de los Apóstoles, ruega por nosotros.
  • Reina de los Mártires, ruega por nosotros.
  • Reina de los Confesores, ruega por nosotros.
  • Reina de las Vírgenes, ruega por nosotros.
  • Reina de todos los Santos, ruega por nosotros.
  • Reina concebida sin pecado original, ruega por nosotros.
  • Reina del santísimo Rosario, ruega por nosotros.
  • Reina de la paz, ruega por nosotros.

Reina de los mártires, ruega por nosotros. Reina de los confesores, ruega por nosotros. Reina de las vírgenes, ruega por nosotros. Reina de Todos los Santos, ruega por nosotros. Reina concebida sin culpa original, ruega por nosotros. Reina elevada al cielo, ruega por nosotros. Reina del santísimo Rosario, ruega por nosotros. Reina de la familia, ruega por nosotros. Reina de la paz, ruega por nosotros. Reina del mundo, ruega por nosotros.

Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo

Perdónanos, Señor. Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo, escúchanos, Señor. Cordero de Dios, que quitas el pecado del mundo, ten misericordia de nosotros. Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios, para que seamos dignos de las promesas de Cristo.

Oremos: Te pedimos, Señor, que nosotros tus siervos gocemos siempre de salud de alma y cuerpo, y por la intercesión gloriosa de Santa María, la Virgen, nos veamos libres de las tristezas de este mundo y gocemos las alegrías del cielo, por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.

Padre nuestro y Ave María

Padre nuestro que estás en el cielo, santificado sea tu nombre, venga a nosotros tu reino, hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo, danos hoy nuestro pan de cada día, perdona nuestras ofensas como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden, no nos dejes caer en la tentación y líbranos del mal. Amén.

Dios te salve, María, llena eres de gracia, el Señor está contigo, bendita tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo, como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

Finalizamos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén. Gracias por escuchar esta oración, si te ha gustado te invitamos a colaborar con oraciones para todos, suscribiéndote a nuestro canal, dándole me gusta a este artículo y compartiéndolo. Y si deseas, escribe tus intenciones en los comentarios. Gracias, gracias, gracias. Dios los bendiga.

Artículos relacionados

Deja un comentario