Rosario de la Paz  Misterios Luminosos Encuentra Calma y Serenidad Interior

Descubre la Paz Interior a través del Rosario de los Misterios Luminosos

Señal de la Cruz

Iniciamos por la señal de la Santa Cruz, libéranos, Señor Dios nuestro, en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Ofrecimiento Divino

Jesús, ofrecemos este Rosario que vamos a rezar meditando en los misterios de nuestra redención. Ofrecemos también en desagravio de los pecados cometidos contra el Santísimo Corazón de Jesús y el Inmaculado Corazón de María, por la paz del mundo, por la conversión de los pecadores y de nuestra familia. Ofrecemos particularmente suplicando a la Divina Misericordia por nosotros en los tiempos de Purificación. Concédenos, por intercesión de la Virgen María, Madre de Dios y Madre nuestra, las virtudes necesarias para bien rezarlo y la gracia de ganar las indulgencias de esta santa devoción.

Oración al Espíritu Santo

A continuación, decimos tres veces en las primeras cuentas: Ven, Espíritu Santo, por la puerta del Corazón Inmaculado de María.

Misterios Luminosos

Primer Misterio: El Bautismo de Jesús en el Jordán

En las cuentas grandes, decimos: Reina y mensajera de la paz, intercede por la paz al mundo entero.

En las cuentas pequeñas, decimos: Reina y mensajera de la paz, rogad a Dios por nosotros.

Segundo Misterio: La Autorevelación de Jesús en las bodas de Caná

En las cuentas grandes, decimos: Reina y mensajera de la paz, intercede por la paz al mundo entero.

En las cuentas pequeñas, decimos: Reina y mensajera de la paz, rogad a Dios por nosotros.

Oración Final

Oh María, sin pecado concebida, ruego por nosotros que recurrimos a vos y por todos aquellos que aún no recurren a vos, o Jesús mío. Perdona nuestros pecados, líbranos de las llamas del infierno, llevad a todas las almas al cielo, especialmente a las más necesitadas de tu misericordia. Líbranos de las guerras, de la violencia, de las maldades y danos la paz. Jesús, María y Espíritu Santo, yo os amo, salvadnos del mal y del infierno. Amén.

Reina y mensajera de la paz

¡Oh María, sin pecado concebida, ruega por nosotros! Que recurrimos a ti y por todos aquellos que aún no recurren a ti.

Oh Jesús mío, perdona nuestros pecados. Líbranos de las llamas del infierno, lleva a todas las almas al cielo, especialmente a las más necesitadas de tu misericordia.

Líbranos de las guerras, de la violencia y de las maldades, y danos la paz.

Jesús, María y Espíritu Santo, yo os amo. Salvadnos del mal y del infierno. Amén.

Anuncio del Reino de Dios

Reina y mensajera de la paz, intercede por la paz al mundo entero.

¡Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo! Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

La transfiguración de Jesús

Reina y mensajera de la paz, rogad a Dios por nosotros.

Encomendamos a tu intercesión la paz en todo el mundo.

¡Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo! Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

Reza por la paz en el mundo

Oh María, reina y mensajera de la paz, te rogamos que traigas la paz al mundo entero. Deseamos paz en la iglesia, paz en las familias, paz en los corazones y paz en el mundo entero. Que todos nosotros seamos como tú, mensajeros e instrumentos de la paz. Que el Espíritu Santo, el santificador, venga con el don de la paz por medio de tu Inmaculado Corazón. Que la paz de tu Corazón Inmaculado, María, destruya las fuerzas del infierno.

Plegaria a María por la paz

Oh María sin pecado concebida, ruega por nosotros. Recurrimos a ti y también pedimos por todos aquellos que aún no recurren a ti. Oh Jesús mío, perdona nuestros pecados y líbranos de las llamas del infierno. Lleva a todas las almas al cielo, especialmente a las más necesitadas de tu misericordia. Líbranos de las guerras, de la violencia y de las maldades. Danos la paz, Jesús, María y Espíritu Santo. Te amamos y te pedimos que nos salves del mal y del infierno.

Intercesión por la paz en el mundo

Oh María, reina y mensajera de la paz, intercede por la paz en el mundo entero. Rogamos a Dios que nos conceda la paz en medio de las tribulaciones y conflictos. Que tu intercesión alcance la paz en todos los rincones de la Tierra. Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo, como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

Oh Jesús, príncipe y señor de la paz, ten piedad de nosotros y del mundo entero. Amén.

Finalizamos en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Promesas del Rosario de la Paz

Reza el Rosario de la Paz, hijo mío, y haz que todos lo recen. Si vosotros lo rezáis, Dios os mandará la paz por medio de Mi Corazón Inmaculado.Incluso, pondré la paz en vuestras familias, uniré los hogares, convertiré a muchos pecadores y concederé muchas gracias por medio de él.

El demonio no resistirá al poder de este Rosario, y donde él sea rezado, Satanás no podrá permanecer. Rezádlo meditando los misterios del Rosario, ¡rezádlo con el corazón!

Es mi deseo que este Rosario se esparza por el mundo entero, a fin de que con él os convirtáis y tengáis paz. Muchas naciones podrán ser salvadas y rezar en mi Rosario de la Paz. ¡Divúlgalo lo más rápido posible!

Artículos relacionados

Deja un comentario