Recita con Fe esta Poderosa Oración que Desatará Bendición en todas las áreas de tu Vida

Oración de fe para desatar bendiciones en todas las áreas de tu vida.

Recita con fe esta poderosa oración que desatará bendición en todas las áreas de tu vida. Te recomiendo que, para que esta oración sea más efectiva, liberes todos tus pensamientos. Ponte en una posición cómoda y escucha con mucha atención.

Alabada y gloriosa santísima trinidad, tú que eres padre, hijo y espíritu santo, en este día te saludo, te alabo, creo, espero y confío en ti, porque eres único Dios trino, principio y fin de toda la humanidad. Dios padre, mi amoroso creador, Dios hijo, mi dulce salvador, Dios espíritu santo, espíritu de Dios y Cristo, mi amigo fiel, mi buen consejero. Padre celestial, en unión con el espíritu santo, te pido para que el poder de la sangre preciosa de Jesús me cubra, me guarde, me proteja, sane y libere mi corazón del odio y del rencor, y mi alma y mi cuerpo de todo mal y de todo peligro. Santa trinidad, líbrame de enfermedades, de dolores y sufrimientos, de accidentes, envidias, traiciones, males y desastres. Y te pido que seas mi escudo protector por siempre. Gloria a ti santísima trinidad, padre, hijo y espíritu santo.

Padre celestial, en alianza con el espíritu santo, te pido para que venga a mí tu divino hijo, al que adoro, alabo y bendigo. Para que abra mis caminos, me conceda tranquilidad y me dé paz y sosiego a mi alma. Para que me saque de las necesidades y me ayude a mejorar mi situación económica y laboral. Gloria a ti santísima trinidad, padre, hijo y espíritu santo.

Padre eterno, te pido venga a mí el espíritu santo y con su sabiduría, entendimiento y poder me libre de todo lo que me dañe y perjudique. Y en mis pasos, para que pueda caminar firme y con decisión contra toda tempestad o noche oscura. Para que llegue a mí la prosperidad, las bendiciones y poder vivir sin deudas y con más amplitud. Para que me ayude a cumplir mis planes y salir vencedor cuando las dificultades económicas me aflijan y no me dejen tener la felicidad que ansío.

Padre creador, ten piedad de mí y de mi alma por tu inmensa compasión. Jesús, hijo salvador y rey mío, lléname el corazón de gozo, de amor y paz por tu misericordia. Espíritu santo, bendito, concédeme sabiduría y discernimiento sobre cada situación que enfrento a diario.

Santísima trinidad, asísteme en todo momento, dame la fuerza y el auxilio que necesito en mi fragilidad y concédeme lo que con humildad y confianza te pido. Santísima trinidad, padre, hijo y espíritu santo, alimento de mi alma que habitas en mi corazón, haz que llegue a mí la ayuda que solicito y, si es de acuerdo a tu santa voluntad, bendice mi vida, mi salud, mi familia, mi trabajo, mis finanzas y mis proyectos. Lléname de alegría, de sosiego y de virtud por tu inmenso amor. Padre, hijo y espíritu santo, sé mi calma, mi consuelo, mi compañía en todo momento.

Una oración de auxilio y protección

Querido Dios, te pido humildemente que me brindes tu auxilio y protección. Aleja de mí todo lo malo y trae esperanza y regocijo a mi vida. Me postro a tus pies y te doy gracias, porque sé que no me abandonarás. Confío en que me darás la fortaleza y la inteligencia necesarias para solucionar todas mis dificultades con tu ayuda divina.

Padre celestial, te ruego que me bendigas con tu influencia e intervención, a través de la santísima madre, la virgen María. Guíame en el buen sendero y protégeme de todas las dificultades, preocupaciones y problemas de mi vida. Tú eres mi buen pastor, Jesucristo, y el día de hoy te pido que me otorgues tu ayuda y protección.

Te alabo y glorifico siempre, Dios, nuestro Padre. Eres nuestra fuente infinita de bondad, amor y sabiduría divina. Reconozco que tú eres quien nos da la vida y el amor. Dame la dicha de siempre obrar en el bien y con cuidado, para así obtener tu bendición y compasión.

Ten presente que soy tu hijo y ten piedad de mis problemas y necesidades. Permíteme sentir siempre tu presencia en mi vida, especialmente en situaciones difíciles. Gracias, Padre, porque eres bondadoso y misericordioso conmigo.

La guía de Jesucristo

Gloria a ti, Señor Jesús, hijo del Padre. En ti mi alma descansa y se refugia. Dame la dicha de seguir fielmente los pasos y las virtudes de tu vida. Dame el ímpetu y la perseverancia para cumplir cada una de tus enseñanzas. Permíteme ser más caritativo y obtener riquezas eternas.

Te pido que no me olvides en mis luchas diarias. Libérame de las tentaciones del enemigo y protégeme de cualquier obstáculo que atemorice mi vida. Bríndame tu divina cooperación en esta circunstancia que tanto me aflige.

Ahora, te presento mi petición con fe y confianza. Si lo deseas, puedes escribir tu petición en los comentarios para reforzarla aún más. Agradezco, mi buen pastor Jesús, por siempre luchar a mi lado en los momentos de angustia y necesidad.

La luz del Espíritu Santo

Te concedo la gloria a ti, Espíritu Santo, luz cegadora y resplandor de paz, armonía, bondad y felicidad. Permíteme ser siempre accesible a tus sinceras influencias. Otórgame paz, ayuda en mis caídas y angustias, y bríndame tu apoyo para alcanzar lo que busco.

Agradezco, Espíritu Santo amoroso, por iluminarme cuando todo se torna oscuro y tú muestras el resplandor de tu luz. Tú, que estás junto a la santísima Trinidad, súplica por mí y mis recientes decadencias.

let article = insertBoldTags(transcripción),

document.write(""),

document.write("

" + article.substring(0, 297) + "...

"),

document.write("

La Oración

"),

document.write("

" + article.substring(298) + "

"),

Artículos relacionados

Deja un comentario