Poderosa oración para Alejar Enemigos Envidias y Traiciones

Una poderosa oración para protegerte de enemigos, envidias y traiciones

Juan 8:12 - "Yo soy la luz del mundo"

Una vez más, Jesús se dirigió a la gente y les dijo: "Yo soy la luz del mundo. El que me sigue no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida" (Juan 8:12).

En momentos de dificultades, es importante buscar un lugar tranquilo donde puedas relajarte y entregarte totalmente a esta poderosa oración.

Señor Todopoderoso, aparta a mis enemigos

Señor Todopoderoso, tú que combates el mal y castigas a las malas personas, te pido que apartes a mis enemigos para que pueda gozar de una vida mejor.

Sabes lo difícil que se me ha hecho estos últimos días, por favor, te pido que alejes de mí a esta persona que me está haciendo daño y solo quiere verme sufrir.

Ruego por tu protección y cuidado

Rezo para que siempre cuides de mí y para que elimines cualquier mal que exista a mi alrededor o que pueda hacerme daño. Nunca me abandones.

Cuando esté cerca de esta persona, deseo que ni siquiera perciba mi presencia. Que la energía negativa que me envía sea redirigida a otro lugar.

Señor, deseo mucho que me cubras con tu santo manto de amor y ofrezcas tu protección a cada miembro de mi familia para siempre.

Protección contra la envidia y el odio

Imploro que atiendas mis peticiones y mantengas ocupada a esta persona que me atormenta y me daña. Que trae infelicidad a mi vida.

En tus manos encomiendo mi bienestar y tranquilidad, sabiendo que me cuidarás de todo mal y peligro.

No permitas que se me acerquen ni me causen dolor. Haz que reflexionen sobre sus actos, para que comprendan que están haciendo el mal y se vayan de mi alrededor.

Purificación y liberación de todo mal

Alejame de cualquier persona que esté poseída por la envidia, el odio o el orgullo. Conviértete en mi armadura e impide que sea víctima de los malos deseos.

Protégeme de los enemigos, tanto visibles como invisibles. No permitas que su maldad me someta

Haz que se arrepientan de sus actos y se alejen de mi vida. Purifícame de todo mal y aparta de mi entorno cualquier desgracia o calamidad.

Líbrame de toda clase de enemigos que busquen generar sufrimiento. Expulsa de mí los maleficios, las brujerías, la magia negra, los hechizos, las ataduras y las maldiciones.

Quema todos estos males en el infierno, para que nunca más me toquen a mí ni a ninguna otra criatura en el mundo.

Ordeno y mando con la fuerza de Dios omnipotente, en nombre de Jesucristo Salvador, por intermedio de la Virgen Inmaculada, a todos los espíritus inmundos, a todas las presencias que me molestan, que me abandonen inmediatamente y que se vayan al infierno eterno, encadenados por San Miguel Arcángel, por San Gabriel, por San Rafael, por nuestros ángeles custodios.

Aplastados bajo el talón de la Virgen Santísima Inmaculada, San Miguel Arcángel, te pido que me protejas de todo mal que pueda avecinarse.

¡Que se alejen mis enemigos y que encuentre paz y tranquilidad en tu amor y protección, Señor!

Oración de protección y guía

Contra mí protector de la humanidad, cúbreme con tus alas preciosas para que ninguna arma contra mí prospere. Guía mi alma a los caminos del Señor y deja toda tentación que pueda mandar mi enemigo para hacerme tropezar y caer.

Arcángeles del cielo, hoy clamo sus nombres y favores. Escuchan las palabras que les elevo con fervoroso amor y caridad. Mis guardianes para cuidarme del mal, socorro para combatir la envidia, las traiciones y las malas intenciones. Que bajo su seguridad nada me pueda alcanzar y que el Altísimo les brinde la fuerza necesaria para velar por mis días y noches.

Petición de favores

Amado Jesús, que tu bendición esté conmigo siempre, de modo que pueda huir de todo lo que no es agradable a Dios y evitar así pecar. Dulcemente te pido que me consiga de Dios los favores y gracias de los cuales yo estoy tan necesitado en las pruebas, en las miserias y en las aflicciones de la vida.

Tú nunca has despedido sin consuelo y asistencia a cualquiera que haya recurrido a ti. Por lo tanto, invoco tu poderosa intercesión con esperanza y confiado en que tú escuchas mis oraciones y me alcanzarás la gracia especial y favor que estoy seriamente te imploro. Ayúdame a vivir y morir como un hijo fiel de Dios, que siempre sea sumiso a su santa voluntad para lograr la felicidad eterna del cielo.

Petición de protección

Ayúdame en el camino cuando se torna difícil y austero y permíteme, por medio de tu infinita gracia, vencer la envidia. Que nada pueda lograr dañarme. Que tu protección siempre me guíe y me llene de motivo para continuar.

Enséñame dónde reside la verdadera amistad y aléjame de las amistades falsas y de los lobos disfrazados de ovejas. Dame la dicha de poder disfrutar de mis días junto a quienes más amo, de poder compartir experiencias, cumplir sueños y vivir día a día.

Petición de acompañamiento y alejamiento del mal

Deja que tu sagrado espíritu more en mi hogar y que nos acompañe en cada paso, para que pueda guiarnos y apartarnos del peligro que acecha en las calles. No nos dejes solos en este mundo que se ha ido perdiendo cada día más, donde es más fácil herir que amar. En este mundo donde la maldad se ha apoderado de tantos corazones y es más fácil servir al enemigo que a ti, mi Dios misericordioso.

Quédate conmigo, mi Señor. Que el enemigo tiemble al saber que eres mi protector y que se aparte de mí y de mi familia toda persona que quiera dañarnos, todo falso amigo que quiera traicionarnos.

Querido Señor, te pedimos que alejes de nosotros aquellas personas que solo buscan aprovecharse de nuestra bondad. También te pedimos que alejes toda mentira y falsedad de nuestras vidas.

Ayúdanos a ser discernentes para reconocer a quienes nos rodean y sepamos identificar aquellos que no actúan con sinceridad y honestidad.

Te damos gracias, Señor, por aceptar nuestras cargas y por hacerlas más livianas. Sabemos que siempre estás al tanto de nuestras necesidades y conoces nuestros corazones.

Apreciaremos mucho tu amor y protección en este día y en todos los días venideros.

En el nombre de Jesús, te pedimos que nos ames y nos bendigas. Que tengamos un día bendecido bajo tu protección.

Danos la fuerza y la sabiduría para enfrentar cualquier situación que se presente y para hacer tu voluntad en todo momento.

Si esta oración ha sido de ayuda para ti, te invitamos a que la compartas con otros y así puedan también experimentar el amor y la protección divina en sus vidas.

Recuerda que la felicidad es un derecho que tenemos desde que nacemos y es algo a lo que debemos aspirar cada día.

Para recibir cada día una oración poderosa, ¡no olvides suscribirte al canal!

Artículos relacionados

Deja un comentario