Oración Potente para Manifestar Milagros y Resolver Urgencias  Prueba y Verás

La oración milagrosa que cambiará tu vida en un instante

En Marcos 9:23, Jesús nos dice que "todo es posible para el que tiene fe". En este momento de encuentro con nuestro Señor Jesús, en intimidad Sagrada, nos disponemos a agradecer por su amor incondicional, compasión y esmero en ayudarnos a llegar a los cielos.

La gratitud es la llave para los milagros

Comprendemos que la gratitud es la llave para que los milagros ocurran en nuestra vida. Nos disponemos a recibir la energía de Dios y confiamos en que todo es posible para las manos de Dios, nuestro proveedor.

Gracias Jesús por venir a nosotros con la misión de que creamos y comprobemos el poder de Dios en la tierra por medio de tu milagrosa obra. Confiamos en que todo es posible en la tierra y en nuestras vidas.

Nuestra mente, cuerpo y alma se ponen al servicio de tu guía para hacer posible todo lo que deseamos y anhelamos hoy mismo. Confiamos en los tiempos perfectos de tu hacer y en la abundancia que es parte del regalo divino que esta vida tiene para nosotros.

El ejemplo de Jesucristo

Como Jesús, quien recibió cinco panes y dos peces de los discípulos y, sin vacilar ni sentir temor por la carencia, alimentó a 5000 hombres saciando su hambre y aliviando sus dolencias, también nosotros reconocemos y celebramos la asistencia divina.

Agradecemos a Jesucristo por mostrarnos el camino a la realización de milagros y honramos su confianza en Dios Todopoderoso. Gracias por enseñarnos que los milagros están siempre precedidos de la gratitud.

La importancia de la gratitud

Las escrituras nos recuerdan que debemos entrar por las puertas de Dios con Acción de Gracias. Por eso, te damos gracias, Padre celestial, por esta oportunidad de ver tu acción en la tierra y por ayudarnos a comprender que la ingratitud solo nos aleja de la bendición divina.

Señor, sabes que en esta tierra ocurren situaciones difíciles y que el cansancio de lo cotidiano se hace presente. Confesamos que en ocasiones bajamos los brazos y sentimos inseguridad y temor por el porvenir.

Sin embargo, te recordamos en esos instantes y seguimos atentos a tu guía, confiando en tu amor absoluto. Si nuestros ojos están en el Padre celestial, nunca seremos decepcionados.

Anhelos y deseos: Pidiendo la ayuda divina

Padre celestial, conoces mi situación y sabes cuán difícil se me está haciendo solucionarla por mis propios medios. Hoy te ruego que intercedas por esta situación, que permitas un milagro en mi vida. Te invito a que compartas tu petición en los comentarios para que, entre todos, podamos potenciar su realización.

Creando milagros a través de la fe

En este preciso momento, decreto que todos los problemas y obstáculos que aparezcan en mi vida serán solucionados por tu asistencia divina. Los tomaré como oportunidades para crecer, para conocer más de Ti y para acercarme a Tu propósito divino. Te doy gracias por enseñarnos a ser agradecidos en todas las circunstancias, incluso en aquellas que parecen insuperables, pues sé que esto nos ayuda a tener una perspectiva diferente, a confiar plenamente y a estar abiertos a los milagros que puedes realizar.

La fe en acción

Comprendo que en toda experiencia hay una revelación, un fruto que cosechar y un poder sanador en las palabras invocadas y en la confianza en el poder de ser hijos de Dios en la tierra. Tú, Jesús, convertiste el agua en vino, y gracias a tu obra, creo en los milagros y confío en que, si pongo este asunto en tus manos, no me decepcionarás, al igual que aquellos que te siguieron en la multiplicación de los alimentos no fueron decepcionados.

Vivir la fe cristiana

Mi corazón está lleno de gratitud al camino a tu lado y ver tu obra sobrenatural en cada uno de mis pasos. Al igual que los que te siguieron en Galilea fueron testigos y bendecidos por los milagros y las palabras de Jesús, yo me dispongo a seguirte y vivir esta vida con fe cristiana.

El amor como centro de todas las acciones

Gracias por presentar tus enseñanzas en mi vida. Mi intención cada día es amar y poner el amor como centro de todas mis acciones. Deseo aprender a perdonarlo todo y a todos, sin importar la magnitud ni el tamaño de las heridas que me hayan provocado. Confío en las manifestaciones divinas que traes a mi vida y a la vida de mi familia.

La gracia de caminar sobre las aguas del mundo terrenal

Al igual que caminaste sobre las aguas, amado Cristo, nos haces caminar sobre las aguas turbias del mundo terrenal. Tú nos obtienes con tu gracia y amor, para que nunca nos hundamos ante los problemas. Jesús, permítele a mi cuerpo, mente y entendimiento conectar con los mensajes del alma y con tu espíritu, para seguir el camino de la luz.

Dame las herramientas para sanar las experiencias traumáticas y aflojar las partes más endurecidas de mi corazón. Te pido que me llenes de luz para atravesar los momentos de oscuridad. Ayúdame a ver con atención, amor y sabiduría eso que debo iluminar en mi ser, dejando que la luz de la conciencia irradie hacia esas partes ensombrecidas y pueda avanzar con confianza y libertad hacia una nueva versión de mí. Gracias a tu compañía, comprendo que mi misión es atravesar este proceso, soltando el pasado y contemplando cada emoción que llegue, mirándolas con la luz del alma y dejando que esa luz brille incluso en los lugares más oscuros, para que el milagro de la divinidad se manifieste en mi ser irradiando en cada palabra, acción y pensamiento la amabilidad, la compasión y la paciencia que tú, amado Salvador, compartiste con los hombres.

Preparados para el cambio y la abundancia

Estoy preparado para hacer este cambio, estoy dispuesto a recibir lo que llegue, estoy abierto a que mis estructuras mentales cambien para que una nueva realidad se presente ante mí. Deseo que esa realidad traiga abundancia, fe, amor y entendimiento. Que la luz abra los caminos que mi ser necesita para que todo lo que deseo se llame vida. Confío en el proceso y en el hecho de que estoy aquí en la tierra en contacto con Dios Padre, para que mi evolución se manifieste y mi realidad se vuelva armoniosa, próspera, abundante y luminosa.

El poder de la luz y la confianza

No le tengo miedo a la oscuridad ni a la sombra de la incertidumbre, pues creo en mi propia fuerza y en la fuerza de mi Salvador, Jesús. Estoy preparado para elegir la luz y para no volver a caer en la repetición de viejas pautas y estructuras que me encaminan al sufrimiento y a la carencia. Estoy dispuesto a crear pautas nuevas que me permitan mayores niveles de conciencia en lo que es poderoso, luminoso y bueno, que me permitan acercarme más a Dios. Y entonces seré capaz de materializar cualquier cosa que sea buena para mí, mi prójimo. Todo puede fluir a través de mí. Mi luz no se ve debilitada por la oscuridad, soy cada día más fuerte porque mi confianza está puesta en Dios Padre, y ese es el auténtico significado de traer luz a la tierra. Estoy íntimamente conectado con Jesús, él es mi camino en esta tierra.

Finaliza con una oración de fe

En el nombre de Jesús, amén, amén, amén. Si esta oración te ha gustado, por favor dale una manito arriba y compártela. También me gustaría poder leer qué te ha parecido, si me lo quieres comentar escríbelo debajo en los comentarios. No olvides de suscribirte al canal para recibir cada día una oración poderosa. Y recuerda que los milagros siempre suceden, suceden.

Artículos relacionados

Deja un comentario