Oración por la Familia una oración que pide por la protección y la bendición de Dios para la famili

Una oración para que Dios proteja y bendiga a tu familia

Oración por la familia: Protección y bendición de Dios

Antes de comenzar, busca un lugar tranquilo donde puedas relajarte y conectarte con Dios. Amado Dios, hoy te agradezco por mi hermosa familia, a la cual deseo proteger. Te pido que la pongas bajo tu poder para que siempre estemos bendecidos cada día.

Te abro las puertas de mi casa para que entres y nos acompañes. Que seas un miembro más de mi familia, para bendecirnos y librarnos de todo mal que pueda estar a nuestro alrededor. Tú nos concediste este hogar para que estemos protegidos, ¡mil gracias por ello!

Gracias por cada habitación, por cada piso de este hogar, que están llenos de tu energía y tu amor. Guíanos siempre por el camino del bien, haznos personas humildes y de buen corazón. Danos las gracias materiales que precisamos día a día y distribuye entre cada uno de nosotros las gracias espirituales que necesitamos.

Transmite en nosotros: amor, sabiduría, tranquilidad y paz. Sana todas las heridas que puedan haber en nuestros corazones. Aléjanos de las enfermedades, de las adicciones y del mal. Quita de nosotros toda palabra que a veces pronunciamos sin querer y que acaba con las ilusiones, los sueños y la esperanza que cada uno tiene.

Y cuando haya que pedir perdón, ayúdanos a no guardar rencor, a quitar las divisiones que puedan existir en nuestra familia, a eliminar todo lo que nos aleje y separe. Te alabo, amado Dios, te agradezco cada día por habitar en mi corazón y en el corazón de mi hogar.

Gracias por estar en mi vida, porque siempre me conduces a cosas lindas y buenas. Has renovado mi espíritu desde que tengo fe en ti. Me abriste los ojos para ver y saber la verdad. Derrama tus milagros sobre todos los que amo y sobre aquellos que lo necesitan tanto como yo.

Míranos a tus hijos con bondad y protégenos. Inunda nuestros corazones con tu amor y generosidad. Danos la paz y la felicidad que ansiamos y alivia todas las pesadas cargas que nos complican la vida. Dejo todos mis quehaceres y obligaciones en tus manos, para que me ayudes a organizarlos de la mejor manera posible.

Cada día comienza una conversación contigo, ayúdame a perseverar en la lectura de la palabra y en la oración diaria. Hoy me dispongo a comenzar este día con gratitud, con confianza, con fe y con la mejor actitud, siempre de tu mano. Porque sé que tú escuchas mi corazón y mi mente, y eres partícipe de que todo lo que hoy digo sale de mi corazón.

Bendíceme cada día y me encargaré de hacer el bien y llevar tu palabra a todos mis seres queridos. Porque sé que hay mucha necesidad en este mundo, y tú eres la salvación en este mar de sufrimiento. Y cuando esté confundido, por favor guíame. Cuando me sienta...

Padre amado, en este momento me siento cansada y confundida. Te pido fortaleza para no caer en las tentaciones de este mundo. Quiero aprovechar esta oportunidad para hacerte un pedido especial para mí y mi familia.

Cierra tus ojos, toma aire profundamente, relájate y siente la conexión con Dios. Pídele todo lo que quieres para ti y tu familia con fe.

Petición por mi hogar y mi familia

Querido Dios, te pido que camines por mi casa y la mantengas unida. No permitas que nada nos separe. Te pido por mi esposo o esposa, por mis hijos y todos mis parientes. Sé nuestro amparo y fortaleza. Bendícenos en todo lo que realicemos.

Llévate lejos de nuestro hogar la preocupación, enfermedad o tristeza. Sé nuestro médico y bríndanos mucha salud. Guíanos por valles de tranquilidad y consuélanos en momentos de tristeza.

Educación de nuestros hijos según tu voluntad

Querido Dios, ayúdanos a educar a nuestros hijos según tu voluntad. Oriéntanos para que podamos guiarlos por el camino correcto. Ayúdanos a ser un apoyo mutuo y a hacer del amor la base de nuestra convivencia.

Envíanos tu sabiduría para administrar bien todo lo que nos das. Resguarda nuestras finanzas de gastos innecesarios. Que nuestras capacidades económicas sean para complacerte y no para complacer al mundo o pensamientos maliciosos.

Agradecimientos y entrega

Padre amado, sé que en este momento estás trabajando en lo que te pedimos. Confiamos en ti y agradecemos tus bendiciones y misericordias. Estamos dispuestos a servirte y adorarte por el resto de nuestras vidas.

Gracias por tu amor y misericordia, por tu bondad y riqueza espiritual. Agradecemos que cada acción que realicemos sea con conciencia y que podamos tener abundancia. Continúa bendiciendo nuestra mesa y nuestro lugar de trabajo, así como conserva la memoria de aquellos que ya no están entre nosotros.

Confía en el amor y protección de Dios en tu hogar

Querido Padre Celestial, hoy me dirijo a ti con profunda gratitud y humildad. Te agradezco por cuidar de mi hogar y de todos los que aquí vivimos. En tu gran amor, confiamos y encontramos consuelo. En el nombre de Jesús, amén.

Si esta oración te ha tocado el corazón, te invito a compartirla con tu familia. Todos necesitamos la bendición de Dios en nuestras vidas. Tu fe y compromiso con Él pueden marcar la diferencia.

No olvides suscribirte al boletín para recibir diariamente una poderosa oración en tu bandeja de entrada. Te aseguro que te llenarás de fuerza espiritual y encontrarás consuelo en los momentos difíciles.

La importancia de la felicidad en nuestras vidas

Como hijos de Dios, tenemos derecho a ser felices. No olvides que la felicidad no está condicionada por las circunstancias, sino por nuestra actitud y fe en el Señor. La alegría que encontramos en Él es duradera y nos da fuerzas para enfrentar cualquier situación.

Recuerda que cada día es una oportunidad para buscar la felicidad en las pequeñas cosas. Agradece por la vida que se te ha dado, por las bendiciones que recibes a diario y por el amor que te rodea.

En los momentos difíciles, recuerda que no estás solo. Dios está contigo, dispuesto a escuchar tus plegarias y a brindarte consuelo. Confía en su plan perfecto y permítele guiar tus pasos hacia la felicidad plena.

Que tengas un día bendecido, lleno de paz y alegría. No dudes en buscar a Dios en todo momento, pues en Él encontrarás la felicidad verdadera.

Artículos relacionados

Deja un comentario