Oración Poderosa para una petición dificil urgente y desesperada

Oración Poderosa para una Petición Urgente y Desesperada: Cómo Obtener Resultados en Situaciones Difíciles

El señor está cerca de quienes lo invocan, de quienes lo invocan de verdad. (Salmos 145:18)

Por favor, busca un lugar tranquilo donde puedas relajar todo tu cuerpo y liberar todos tus pensamientos.

Recomendaciones para encontrar paz y descanso

Señor, cubre mi gran corazón. Tú sabes cómo son mis días, son especialmente fatigosos y agobiantes. Muchas son las responsabilidades que tengo y me preocupan tantas cosas. Todos llevamos cargas pesadas y complicadas, así es el mundo en que vivimos.

Tus palabras, Señor, son un bálsamo que me tranquilizan y me traen armonía y seguridad. Me invitas a un abandono total en ti, una confianza ilimitada, un dejar atrás lo que me agobia y que tal vez ni siquiera está en mis manos solucionar. Lo que no depende de mí, me preocupo pero no me ocupo.

Señor, encontrar descanso es algo que todos siempre buscamos. Forma parte de nuestra condición humana. Descanso que no implica que los problemas o el esfuerzo vayan a terminar, pareciera que las cosas siguen igual. Pero contigo se viven desde una diferente perspectiva.

Gracias, Señor, por ofrecerme esa paz. Para alcanzarla te pido fe, generosidad, fuerza de voluntad, confianza y, sobre todo, amor. Con estos dones y tu gracia, tendré la fuerza necesaria para vivir tu voluntad en estos días. Haz mi corazón semejante al tuyo.

Cambiando la perspectiva

Me invitas a imitar el corazón de Jesús, a ser manso y humilde. Pondré mis cargas y angustias en tus manos. Hoy visitaré al Señor en la Eucaristía y ahí, en el acto de abandonarme y confiar, le ofreceré este problema que me angustia y que hoy se ha convertido en una carga insoportable.

Petición con fe

A continuación, realiza tu petición con mucha fe. Te recomiendo que la escribas debajo en los comentarios para reforzarla aún más mientras terminas de escuchar esta poderosa oración.

Gratitud y súplica final

Te agradezco por ser nuestro padre, por llamarnos a ti y desear estar con nosotros. Te agradezco poder encontrarte en la oración. Líbrame de todo lo que sofoca mi corazón, aviva el deseo de estar contigo. Libéranos del orgullo y del egoísmo, despierta nuestro profundo deseo de conocerte.

Inclina tu oído, Señor, escúchame que soy un pobre desamparado. Protege mi vida, que soy un fiel tuyo. Salva tu siervo que confía en ti. Tú eres mi Dios, ten piedad de mí Señor, que a ti te estoy llamando todo el día. Alegra

A lma que encuentra paz en Dios

El alma de tu siervo levanta hacia ti, Señor, porque eres bueno y clemente, rico en misericordia. Escucha mi oración y atiende a la voz de mi súplica.

Enséñame, Señor, tu camino para que siga tu verdad. Mantén mi corazón entero en el temor de tu nombre.

En el día del peligro te llamo y tú me escuchas. Tú eres único entre los dioses. Te alabaré de todo corazón, Dios mío. Daré gloria a tu nombre por siempre, por tu gran piedad para conmigo.

Porque me salvaste del abismo profundo. Tú me has iluminado desde que abrí mi corazón para recibirte. Por todo esto y mucho más, elevo esta plegaria al cielo.

La fe que nos llena de esperanza

Pido una vez más, movido por la fe que coloco en tu nombre. Sé mi refugio, mi cobijo y el faro que guía mi camino. Creo en ti, en tu inmenso amor y en tu gran poder, Jesús mío, Señor del gran poder.

Abre nuestros corazones a tu amor para que en este mundo, a través de tu hijo Jesucristo, podamos ser testigos de tu amor. Ayúdanos a dar testimonio de fe y esperanza ante nuestros hermanos y hermanas, y comprender que la felicidad perfecta se encuentra en ti.

Poderosa oración por los pecadores

Pido, Dios clemente y misericordioso, lento a la cólera y grande en piedad, que me mires y tengas compasión de mí. Hoy te alabo con el corazón, Padre mío. Hoy te alabo con mi voz y en silencio te busco. Mis manos se levantan y te rinden culto, mis rodillas se doblan y caen rendidas ante ti.

Envíanos tu Espíritu Santo, pues necesitamos sanar nuestra libertad humana y construir un mundo donde reine la misericordia. Ayúdanos a encontrar el camino hacia el Padre y adorar el misterio de la Trinidad y los santos.

Bendiciones y felicidad en el camino de la fe

En el nombre de Jesús, te pido que cierres tus ojos unos segundos y te concentres en la petición que tienes para tu vida. Toma aire profundamente y si esta oración ha sido de tu agrado, por favor, compártela.

Recuerda que ser feliz es un derecho que tenemos al nacer. Que tengas un hermoso día bajo la bendición y el cuidado de nuestro Padre todopoderoso. Si deseas, déjame un comentario compartiendo tus sentimientos al escuchar esta poderosa oración. Será un placer leerlo.

Artículos relacionados

Deja un comentario