Oración Poderosa para Traer Paz en Tiempos de Ansiedad

Oración poderosa para encontrar paz y tranquilidad en momentos de ansiedad

Viviendo en tiempos de ansiedad

Cuando mi mente atraviesa momentos de ansiedad, a veces me pregunto hasta cuándo estaré intranquila con mi corazón apenado. Día tras día, pareciera que la tormenta no tiene fin y la noche parece cada vez más oscura. Pero en ese preciso instante, cuando siento que mis fuerzas no me permitirán seguir, mi señor y salvador me muestra su bello rostro.

La paz que solo Dios puede dar

Aparece el sol y da respiro a mis angustias, trae su salvación a través de la palabra, la oración y la vida comienza a tener sentido nuevamente. Como nos dice en Juan 14:27-28: "La paz les dejo, mi paz les doy. Una paz que no es la que el mundo da. No vivan angustiados ni tengan miedo. Ya han oído lo que les he dicho, me voy pero volveré a estar con ustedes".

Un momento de presencia interna

Por favor, busca un lugar tranquilo y tómate un momento de presencia interna para poner en calma los pensamientos. Desde esa calma, hazle tu pedido sincero a Dios. Y si lo deseas, escríbelo en los comentarios para que entre todos podamos orar por ti.

Oración para encontrar paz y sosiego

Amado padre, hoy te debo esta oración para encontrar la paz y el sosiego que mi alma necesita. Tú que lo sabes todo y conoces a todos, conoces lo que hay en mi interior y sabes cómo me siento en este momento. Son muchas las emociones dentro de mí que me hacen sentir ansiosa y desesperada en este tiempo de incertidumbre y ansiedad.

"Necesito ver tu rostro, necesito tu presencia y tu paz", estas son las palabras que nacen desde lo más profundo de mi ser. Necesito que me recuerdes que eres mi roca y que ningún pensamiento que aparezca en mi mente pueda desanimarme o lastimarme, porque yo confío en ti, señor.

Tu palabra dice que puedo depositar mi ansiedad en ti porque tú cuidas de mí. Por eso, con profunda humildad, busco tu auxilio y te entrego mi ansiedad, la deposito en tus poderosas manos, sabiendo que tú me amas y buscas que esté bien.

Confío en tu bondad, Señor

Acudo a ti, pues confío que tu anhelo es recibirme y restaurar mi alma, y que mi espíritu se eleve alto para morar en tu reino. En tu bondad confío, mi corazón se regocija en tu salvación. ¡Cántale al Señor que me ha favorecido!

Vencer la ansiedad con la ayuda de Dios

Señor amado, no quiero vivir cada día angustiada por el presente, por las dificultades que me presenta este mundo. Ese no es tu plan para mí. Por eso, pido tu ayuda para vencer la ansiedad y lograr relajarme. Quiero recibir tu paz, Señor.

Llevo mis peticiones ante tu presencia con confianza, porque sé que tú me escuchas y me responderás. Limpia de mi corazón toda angustia, toda desesperación que no provenga de ti, sino de las tinieblas de mi mente humana.

Activa tu mirada sanadora para que pueda observar esta situación con tus ojos y tu sabiduría. Activa en mi espíritu la serenidad de tu Espíritu Santo para vivir con la paz de tu amor. En este momento, no tengo claridad para saber lo que ocurrirá, pero mi mente espera en ti, Señor.

Tu paz en medio de la angustia

Me siento angustiada y trato de tener el control, pero no sé qué ocurrirá mañana. Depositada mi vida en tus manos, Señor, te pido que guíes mi alma y mi mente.

Ayúdame a encontrar la paz en medio de esta situación. Te entrego este momento de pausa para que tu presencia restablezca la tranquilidad en mi corazón y en mi mente. Quiero poder dormir tranquila por las noches y que todas mis preocupaciones desaparezcan.

Te pido, Señor, que alivies mis necesidades y resuelvas mis problemas con facilidad. Hazme escuchar tu voz y consejo para superar este momento sin perder la confianza ni la paz. Calma mis emociones y trae palabras de alivio para levantar esta carga de mis hombros.

Abro mi corazón y mis oídos para recibir tus palabras de ánimo y esperanza. Recurro a ti, mi lugar seguro, como Jesús nos enseñó. Confío en que tú me ayudarás a superar esta tormenta y a aprender de ella para ser mejor.

Tus palabras nos animan a vivir siempre alegres, como dice Filipenses 4:4: "Vivan con alegría y que todo el mundo los reconozca por su bondad. Nada debe angustiarlos, al contrario, en cualquier situación, presenten a Dios sus deseos, acompañando sus oraciones y súplicas con un corazón agradecido. Y la paz de Dios, que desborda toda inteligencia, guardará sus corazones y sus pensamientos por medio de Cristo Jesús".

Gracias, amado Padre, por ayudarme a quitar el peso de esta situación que aqueja mi mente. Gracias por mostrarme la humildad y recordarme que nadie tiene la vida resuelta. Todos experimentamos miedo, frustración, dolor o incertidumbre en algún momento de la vida.

Gracias por ayudarme a entender que este es un momento de aprendizaje y que necesitamos estas experiencias para evolucionar espiritualmente. Necesitamos experimentar días grises para valorar aún más los días soleados.

En este acto decido fijar mi mirada en ti y confiar en que todo lo que me toca vivir está hecho por ti para fortalecer mi espíritu y confianza. Tú eres mi roca, mi amparo, mi libertador. Eres mi Dios, el peñasco en el que me refugio y mi escudo, el poder que me salva. Vives dentro de mí, como dijo nuestro Señor Jesucristo "Estoy en el Padre y el Padre en mí". Es el Padre quien realiza sus obras viviendo en mí. Por eso, dejo de lado el control y te entrego mi voluntad.

Confianza plena en Dios

Para acercarme más al Señor y poner mi confianza por delante, utilizaré en mi favor esta situación para poner en práctica todo lo que he aprendido y recibido de ti y tu hijo Jesús. Así, mi Dios de la paz estará conmigo. Señor, dejo mi vida, mi presente y mi futuro en tus manos. Libero mi mente de todo intento de control. En ti estoy seguro. Sé que, como dice tu palabra, tú me sostienes de mi mano derecha y me guías cada día con tu consejo.

Escucha y creencia en la palabra de Dios

Hoy abro todo mi ser a tu escucha. Quiero escuchar tu palabra con claridad, mi Dios, y creer tus promesas de paz en esta vida. Me ha tocado experiencia de pobreza y de riqueza. Me has preparado para todo, para estar harto y para pasar hambre, para nadar en la abundancia y para vivir con estreches. Por eso, sé que puedo salir airosa de toda suerte de pruebas porque Cristo me da la fuerza. Hoy proclamo en tu nombre y gracias a tu poder me afirmo en que soy vencedor. Hoy superaré esta prueba y no me entregaré al dominio de la mente agitada. Hoy superaré la ansiedad y todo pensamiento negativo que me quite la paz. Gracias porque hoy y siempre camino contigo y con tu poder venzo. Tu devoción negativa solo tú tienes poder sobre mí, Señor.

Paz en medio de todas las situaciones

Ahora abro mi corazón para recibir tu paz, esa paz que sobrepasa todo entendimiento. Te pido, Padre, que esa paz guarde mis pensamientos, mis emociones y mis acciones. Me enfoco en ti, en quién eres, en tu gran amor por mí, y descanso profundamente en tu paz. Señor Jesús, en tu nombre te pido que ruegues al Padre por mí, para que estés siempre a mi lado y nunca me abandones. Amén, amén, amén. Si esta oración ha sido de ayuda, por favor, dale like y compártela. Alguien puede estar necesitando de esta ayuda. No olvides suscribirte al canal para recibir este tipo de contenidos todos los días. Y recuerda que ser feliz es un derecho que tenemos al nacer.

Artículos relacionados

Deja un comentario