Oración Poderosa para cuando la Mente esta llena de Pensamientos Negativos

3 oraciones poderosas para combatir los pensamientos negativos.

En momentos de adversidad, es importante recordar que Dios no nos ha dado espíritu de cobardía, sino de poder, amor y dominio propio (2 Timoteo 1:7).

La importancia de alejar la energía negativa

Señor Dios, te pido que alejes cualquier energía negativa, tangible o intangible, que quiera atacar mi paz interior y envolverme en confusión y temor a través de pensamientos o palabras contrarios a tu luz.

Deseo pensar y hablar luz y amor, irradiar luz a quienes me rodean. Por eso, acudo a ti, Señor, pues solo tú puedes ayudarme a lograrlo.

Pidiendo la guía de los ángeles de luz

Padre amado, te pido en este momento que envíes tus ángeles de luz para que me guíen y me ayuden a entender cuando me estoy dejando llevar por el negativismo en palabra y en pensamiento.

Que sea tu Espíritu Santo quien hable y piense a través de mí. Señor, dirige mi ser hacia lo positivo y ayúdame a reconocer fácilmente cuando algo que no proviene de ti desee alejarme de tu luz.

Reconociendo y superando la negatividad

A partir de ahora, seré solamente una expresión de lo positivo para mí y para los demás. Sé que me escuchas y que tu amor, Señor, es tan grande hacia mí que me vas a regalar la bendición de sentir tu presencia cada día más y más fuertemente.

Desde este mismo momento, pensaré positivamente. Y cuando note que la negatividad invade mi mente, la dejaré de lado. No le prestaré atención y solo acudiré a mi amado Jesucristo para que me proteja del ataque maligno y elimine de mí lo que me viene preocupando.

La importancia de abrir el corazón a Jesús

A continuación, cierra tus ojos y cuéntale a Jesús lo que te aflige en tu vida. Cuéntale todas tus preocupaciones para que te pueda ayudar. Recomiendo que si deseas reforzar tu petición, escribas debajo en los comentarios mientras terminas de escuchar esta poderosa oración.

Finalizando la oración con gratitud

Amado Dios, alabado seas hoy y siempre. Te amo y te alabo, Señor, pues sé que todo lo bueno en mi vida proviene de ti, y por eso mismo te doy las gracias cada día.

Gracias, Padre celestial, por bendecirme tanto. Tú creaste el universo con tu voz. Padre amado, tú me regalaste mi voz y mis pensamientos para crear y no destruir. Por eso, hoy me dirijo a ti, Señor, para pedirte que tu Espíritu Santo empiece a inundar mi ser con su luz y poderosa energía.

Te pido sabiduría y claridad para pensar y hablar positivamente. Padre omnipotente, me arrodillo ante ti porque no me siento bien. Mi mente está llena de pensamientos malos, y no es eso lo que deseo.

Quiero dejar en tus manos el control de la situación, que seas tú el que limpie mi mente. Así, dejaré de sufrir. No olvides nunca que me siento orgulloso/a de ser tu hijo/a. No hay nada que desee más en esta vida que seguir tus enseñanzas y vivir según tu voluntad.

Oración para sanar la mente y alejar las tentaciones

¡Señor, te necesito! Mi mente se llena de preocupaciones y me siento inquieto/a por las cosas que están sucediendo en el mundo. No quiero caer en malas tentaciones, por eso te pido que me ayudes a encontrar la paz y a resolver mis problemas de manera correcta.

Purificación y sanación

Padre amado, te dedico esta oración para sacar los malos pensamientos y purificar mi mente. Deseo ser un siervo/a útil para adorarte y agradecerte por todo lo que has hecho por mí.

Ayúdame a superar mis preocupaciones con tu poder ilimitado. Sé que no hay imposibles para ti, por eso confío en que podrás concederme lo que te pido. Quiero sentir mi mente sana y ser capaz de pensar con claridad y sensatez.

Libertad de la tentación

Ordeno al espíritu de tentación y falso pensamiento que me deje libre y en paz. En el nombre de nuestro Señor Jesucristo, te ordeno que te alejes de mi mente y de mis pensamientos. Renuncio a cualquier influencia negativa y reafirmo mi fe en la poderosa sangre de liberación, sanación y redención de Jesucristo.

Pido a Dios que combata al enemigo de mi alma en todo mi ser. Que desprenda de mí todo dardo incendiario y venenoso del maligno. No permitas que caiga en tentación y líbrame de todo mal.

Iluminación y fortaleza

¡Oh Jesús, ilumina mi corazón y quita toda tiniebla! Ayúdame a superar las distracciones y las tentaciones que me alejan de ti. Pelea fuertemente por mí y aleja todo aquello que me sume en la negatividad.

Señor, envía tu luz y tu verdad para que resplandezca sobre la tierra. Riega mi corazón con el rocío celestial y concédeme la gracia devoción para producir frutos buenos y perfectos. Levanta mi ánimo y dirige mi deseo hacia las cosas del cielo.

Confianza y entrega

Confío en ti, Señor. Vuelve mi atención hacia lo celestial y sáciame de la felicidad que solo encuentro en ti. Ayuda a enfocar mi deseo en las cosas del reino de Dios y a renunciar a las vanidades terrenales.

Señor, derrama tu gracia sobre mí y llena mi corazón de devoción hacia ti. Te entrego mis preocupaciones y espero encontrar la paz que solo tú puedes dar.

Encomiendo mi mente, mi cuerpo y mi espíritu a tu cuidado. Gracias, Señor, por escuchar mi oración y por tu amor incondicional. Amén.

Pensamientos en la presencia de Dios

Orar y pensar en lo terrestre aparta me y líbrame de la transitoria consolación de las criaturas, porque ninguna cosa criada basta para aquietar y consolar cumplidamente mi apetito. Uníme a ti con el vínculo inseparable del amor, porque sólo tú vas y estás al que te ama. Sin ti, todas las cosas son despreciables.

La importancia de la contemplación

Cierra tus ojos unos segundos y contempla la presencia de Dios. Ver a todos tus pensamientos negativos y permite que el Espíritu Santo entre en ti.

Comparte y suscríbete

Si esta oración te ha gustado, por favor dale tu apoyo y compártela. Además, te invitamos a suscribirte al canal para recibir cada día una oración poderosa.

Recuerda que ser feliz es un derecho que tenemos al nacer.

Artículos relacionados

Deja un comentario