Oración para eliminar el sufrimiento y tener una nueva oportunidad

Libérate del sufrimiento y renace con una nueva oportunidad en la vida

Confía en el Señor tus inquietudes, pues Él será siempre tu apoyo y jamás permitirá que el justo caiga (Salmos 55:22).

Por favor, busca un lugar tranquilo, relájate y entrégate a Dios con toda tu fe.

Oración a Dios para sanar el corazón herido

Amado Dios, por favor, toma mis heridas, mira mi vida, redímela, sé el médico de mi alma y de mis heridas. Te entrego mi historia, mi pasado, mi presente y mi futuro. Que mi soledad y dolor sean ahora sanados por tu protección y amor. Con mi historia, te entrego los capítulos tristes y los alegres, mis heridas, confusiones, dolores, ofensas, traiciones, infidelidades, indiferencias, pecados, pérdidas, abusos, rencores. Te entrego todo lo que he sufrido y lo que he hecho sufrir a mis hermanos y hermanas. Y con mi presente, te entrego mis cruces diarias, mis amores, mis dolores. Con mi futuro, te entrego lo que soy y puedo ser, mis anhelos, mis sueños y mis penas futuras.

Señor Jesús, sé que el amor echa fuera el temor. Pasa por mi vida y sana mi corazón. Tú que sanas los corazones destrozados y vendas las heridas, sana este corazón herido. Padre, entra en este corazón, Señor Jesús, como entraste en aquella casa donde estaban tus discípulos llenos de miedo. Tú te apareces y estás en medio de ellos y les dices: "Paz a vosotros". Entra en este corazón y dale tu paz, llena de tu amor.

A veces me dan miedo y me avergüenzan mis heridas, pero tus heridas fueron tu gloria y el triunfo que presentaste a tu Padre. Por mis heridas, seré victorioso si te las presento a ti para que las cures y las conviertas en señal de amor y victoria. Con esta señal llegaré al cielo y me presentaré con confianza ante tu Padre, que es también mi Padre. Gracias, Señor, por entrar en mis heridas, por estar siempre presente, por ayudarme a curarlas, a cicatrizarlas.

Quiero que esta marca que quede sea un recuerdo de tu amor, un compromiso de mi decisión de vivir confiando en ti. Dame una nueva oportunidad en mi vida, cambia mi corazón y dale un corazón nuevo, generoso, afable, bondadoso. Haz brotar en mí los frutos de tu presencia, dame el fruto de tu Espíritu, que es el amor, la paz y la alegría. Quiero, Contigo y por amor a Ti, amar la soledad, el silencio y la oración. Dame la gracia, si es tu voluntad, de dejar de lado toda conversación superficial e inútil, y de renunciar a toda palabra mala o simplemente ociosa. Y detener toda mi alegría en conversar contigo en oración y hacer todas mis acciones en espíritu de recogimiento.

Te amo, Jesús, y confío en que en este momento tú estás rompiendo todas esas cadenas que me tienen atado a la desesperanza. Y aunque camine por sendas oscuras, ya no vacilaré ni temeré, porque Tú estás conmigo.

Confianza en el Amor y el Poder de Dios

La fuerza y el poder de Dios siempre están conmigo, infundiéndome confianza. Creo en Ti, Señor, que eres el divino doctor, el Hijo de Dios encarnado por amor hacia mí. Vienes a sanarme con tus heridas, y me escondo en tu corazón abierto para entender cuánto me amas y cómo deseas sanarme.

Acompañados por el Espíritu Santo

¡Oh Jesús mío!, tu Santo Espíritu siempre me acompaña en todos mis retos y en momentos de desolación y flaqueza. A veces, siento que me tumban al piso y me hacen incapaz de continuar la lucha por ser cada día mejor, pero Tú me das la certeza de una esperanza tranquila y llena de gozo. En tu evangelio dices: "No teman, quien cree en ti jamás quedará defraudado". Toca mi corazón, sánalo, líbralo del miedo y de las situaciones adversas que lo inquietan, porque eres mi fortaleza y estoy seguro de que tu amor y tu misericordia no se apartan de mí.

Confiando en la Palabra de Dios

Confío en tu promesa fiel, confío en tu palabra que me conforta. Quiero que también me digas esas palabras de esperanza que le dijiste a Josué: "No tengas miedo ni te acobardes, porque yo, tu Señor y Dios, estaré contigo donde quiera que vayas". Tú conoces todos los vacíos de mi ser y solo pueden ser llenados por tu gracia y tu presencia. Mis miedos, preocupaciones, dolores y confusiones solo pueden encontrar soluciones y sanación en Ti. Sé que con tu ayuda podré superar todos esos miedos que no me dejan avanzar. Muéveme con tu Santo Espíritu, dame valor para enfrentar las circunstancias que ponen a temblar mis rodillas. Me mantengo fiel a Ti porque estoy seguro de que no me vas a fallar.

Petición y Confianza en el Amor de Dios

Toma mi vida, Señor, toma mi mente y mi corazón. Quiero ser un fiel discípulo de tu amor. Ayúdame a cambiar lo que necesito cambiar en mi vida. Te solicito desde el corazón y escribo mi petición en los comentarios para reforzar la más. Mientras terminas de leer esta poderosa oración, amado Dios, quiero dejarte acercarte siempre a mí para vivir en comunión contigo toda mi vida. No permitas que nada me separe de tu amor, porque siempre busco tu perdón. Cada miedo que hay dentro de mí se desvanece cuando te acepto. Mi boca dice confiada: "Creo en Ti, Señor mío". Dame la fuerza y el poder para vencer las adversidades y eliminar mi sufrimiento. Guía mi corazón y mi mente con el Espíritu Santo, esa presencia poderosa contenida en tus tres divinas personas, que iluminan nuestras vidas y nos hacen ser personas decididas y valientes en la fe. Cobro ánimos en Ti, Padre, porque sé que siempre me vas a acompañar."

Sé que Tú estás siempre conmigo

A suplir todo aquello que yo necesite, así como dice tu palabra en Salmos 37:25, porque Tú eres mi Dios proveedor y nunca me desamparas. Tu mano me sostendrá. Alabado sea Señor.

Gracias por escuchar mis peticiones

Gracias por inclinar tu oído y escuchar todas mis peticiones. Tú eres grande, Señor. A ti te doy toda la honra por los siglos de los siglos.

Tú eres un Dios poderoso y misericordioso

Sé que yo está, porque sé que eres un Dios poderoso y misericordioso. Cuidas de tus hijos. Me encomiendo a ti, Padre, porque tú eres mi único Dios. Gracias, Señor, en el nombre de Jesús. Amén, amén.

Que tengas un bendecido día bajo la protección del Todopoderoso. Si esta oración ha sido de tu ayuda, por favor, dénle una manito arriba y compártela. Suscríbete al canal si deseas recibir cada día una oración poderosa. Recuerda que ser feliz es un derecho que tenemos al nacer.

Artículos relacionados

Deja un comentario