La poderosa oración a San Lázaro: solución para peticiones urgentes y desesperadas

Bienvenidos a esta oración milagrosa dirigida a San Lázaro, patrono de los pobres. En este artículo, te enseñaré una poderosa oración que puedes hacer para tus peticiones urgentes y desesperadas. Tómate tu tiempo y encuentra un lugar cómodo donde puedas concentrarte y seguir esta guía.

Oración milagrosa a San Lazaro para peticiones urgentes y desesperadas

Preparación

Lo primero que debes hacer es cerrar tus ojos y tomar una respiración profunda. Elimina todos los pensamientos de tu mente y escucha con atención. Enfoca tu confianza en San Lázaro, tu santo protector.

La Oración

"San Lázaro, bienaventurado patrón de los pobres, poderoso abogado mío, pongo mi confianza en ti. Deposito mis necesidades, preocupaciones y angustias ante ti. Te hago llegar con esperanza mis sueños y deseos. Te pido con humildad que seas mi mediador ante el Señor. Sé que de tus manos brota infinita bondad cuando se requiere tu auxilio eficaz."

Petición

San Lázaro, glorioso y querido santo, hoy llego hasta ti suplicante, pidiendo tu poderosa ayuda. Sé que a través de ti, Jesús en su misericordia ha obrado y sigue obrando muchos milagros. Te pido que intercedas por mí ante nuestro Señor y envíes tus bendiciones. Aleja toda desesperación e intranquilidad de mi vida. Que tu valioso sostén y apoyo me ayuden a salir de mis males y tribulaciones.

Confianza en San Lázaro

San Lázaro, bendito por la esperanza tan sublime que abrigabas en tu corazón de alcanzar la corona del martirio, concédeme tu valioso sostén y apoyo. Ruego por mis deseos ante Jesús, y pido que por su amor y caridad, por su infinita piedad, se me conceda lo que pido de todo corazón. Ayúdame a encontrar el alivio que necesito, a salir de esta mala situación que tanto me atormenta. Dame fortaleza para encontrar soluciones y, si crees que no es conveniente, dame paz y tranquilidad para esperar resignado la voluntad divina.

Peticiones Personales

Ayúdame, san Lázaro bueno, a obtener lo que solicito. Sabes que estoy sufriendo mucho, endereza mis pasos para evitar errores. Dame fortaleza para encontrar soluciones y, si crees que no es conveniente, dame paz y tranquilidad para esperar resignado la voluntad divina.

Alivio y Protección

San Lázaro, eficaz padre de los pobres, te ruego con todo mi ser que no dejes de ayudarme. Muéstrate propicio y benevolente como siempre haces. Lleva cuanto antes mis oraciones y súplicas al Señor. Dame tu amparo y protección, retira de mi vida toda adversidad, sufrimiento, mal y enemigo. Ayúdame a avanzar y alivia mis penas, necesidades y problemas. Que pueda tener paz, amor, salud, trabajo y gozar de bienestar, suerte, fortuna y prosperidad.

La ayuda que necesitas está a tu alcance

Querido san Lázaro, poderoso resucitado por la divina gracia de Jesucristo, te ruego en este triste momento de agonía y en la infinita alegría que experimentaste cuando Jesús, con sus dulces palabras, te mandó salir del sepulcro. Te pido que comuniques mis urgentes carencias al divino maestro y que tengas a bien concederme lo que con total seguridad he pedido en tu valiosísima mediación en estos graves momentos de escasez. Anhelo que me llegue suerte, fortuna, abundancia y prosperidad. Te doy gracias de corazón por tu intercesión y confío en que me vas a ayudar.

La fe en Jesús nos salva y su amor nos consuela

Querido San Lázaro, glorioso y bendito, eres mi protector e intercesor ante Jesús. En ti deposito mi confianza para hacer realidad mis sueños. Pide al buen Jesús que me envuelva con su misericordia y me conceda sus favores. Si él cree que no los merezco, yo le seguiré amando igualmente por lo bueno que ha sido conmigo y por cómo me ha protegido en mi vida.

Ruego al apreciado San Lázaro por sus mediaciones

Padre de los pobres, te ruego de rodillas que me cumplas con lo que con tanta fe te pido. Por favor, dame una señal y muéstrame, como siempre has hecho, la forma en que me ayudas. Derrama tus bendiciones sobre mí y bríndame protección, salud, prosperidad y amor. Tráeme alivio en mis penas y problemas, alejando todo peligro, y guíame con sabiduría en las acciones que debo tomar para alcanzar mi objetivo. Eres bienaventurado, San Lázaro, abogado mío, mi santo protector. En ti pongo mi confianza, mis necesidades, mis preocupaciones, mis angustias, mis sueños y deseos.

San Lázaro, padre de los pobres y protector

San Lázaro, glorioso padre de los pobres, te ruego que no dejes de ayudarme. Muéstrate propicio como siempre y lleva a cabo tu poderosa ayuda y misericordia cuanto antes. Sé que has obrado muchos milagros y que brota bondad de tus manos cuando se te pide con humildad y fe. Hoy llego hasta ti suplicante, pidiendo tu poderosa ayuda y misericordia. Confío en que no me defraudarás y que harás el milagro para que cada una de mis peticiones se cumpla.

¡Bendito San Lázaro, glorioso patrono de los pobres! En ti deposito mi humildad y toda mi fe. Escucha mis súplicas a través de esta oración y ten misericordia de mí, tu servidor. Intercede por mí ante nuestro Señor Jesucristo y concédeme, por su infinita misericordia, lo que te pido.

Si deseas reforzar aún más tu pedido, escríbelo en los comentarios mientras continúas escuchando esta milagrosa oración.

San Lázaro, glorioso padre de los pobres, te ruego no dejes de ayudarme. Muéstrate propicio como siempre haces y lleva cuanto antes tu poderosa ayuda y misericordia.

Bendiciones y protección divina

Dame tus bendiciones y protección, alivia mis penas y problemas y aleja de mi vida todo mal y enemigo. Por Jesucristo, nuestro hermano y señor, que así sea, así será. Amén.

Visualizando nuestras necesidades

Tómate unos segundos para contemplar aquello en especial que necesitas en los próximos días para tu vida. Libera tus pensamientos, relájate, respira profundamente y concéntrate en eso que tanto deseas. No olvides escribir debajo tu petición y si te ha sido de ayuda, compártelo. Alguien más puede estar precisando de esta ayuda. Además, no olvides suscribirte a nuestro canal para recibir cada día una oración poderosa.

Recuerda que ser feliz es un derecho que tenemos al nacer

Artículos relacionados

Deja un comentario