Oración de la noche por la Familia  Dormimos tranquilos con Dios

Oración nocturna para la familia: durmiendo en paz con la gracia de Dios

Dormimos tranquilos con Dios

Respiren profundamente. Sientan la presencia de Dios que baja a su hogar. Esta noche, Dios entra en cada uno de los miembros de su familia. Confíen y abran sus corazones al amor incondicional de Jesús. Escuchen esta oración con mucha atención.

Amado Dios, renueva nuestros cuerpos durante esta noche

Amado Dios, durante esta noche, te pedimos que nos mantengas vigilados para siempre. Mantennos seguros en tu amor. Dios misericordioso, te pido que durante esta noche, con tu amor y bondad, renueves nuestros cuerpos. Que podamos dormir placenteramente y con salud rebosante para así, mañana, despertar con las energías renovadas. Porque será un día nuevo para servirte y alabarte. Que seamos un ejemplo de ti, de tu testimonio. Que sea un día más para hacer el bien y para completar alegremente todas nuestras obligaciones y metas.

Tú eres mi todo, Señor

Como un ave cuida a sus pajaritos, nos arropamos bajo tu manto. Allí nos sentimos seguros de toda maldad existente. Llévate toda preocupación, estrés, enfermedad y tristeza que pudiese haber. Mantén nuestra familia siempre unida y no permitas que nada nos separe, Señor padre misericordioso.

Protección para mis hijos

En esta hermosa noche, te pido que le des tu divina protección a mis hijos. Aleja todo mal que quiera acercarse a ellos. Con tu majestuoso poder, sé tú quien los cubra de todo peligro. Quítales todo miedo. Que nada ni nadie perturbe su sueño durante esta noche y dales un descanso reparador. Que puedan conciliar el sueño con facilidad. Entra en sus mentes y relaja las. Quítale todo el estrés que pudiese haber, para que duerman profundamente y rebozados de tu paz.

Tú eres nuestro amparo y fortaleza

Tú eres mi todo hoy y mañana. Por eso, vengo delante de ti para que toda oscuridad y maldad que haya en el corazón de mis hijos, tú los alejes. Gracias por darles salud y por cada lección de aprendizaje que les diste hoy y que les dará mañana. Ayúdalos a que te sean siempre fieles y no caigan en las tentaciones del enemigo que quiere que se alejen de tu camino. Te ruego que tus ángeles protejan a mis hijos y que con tu amor los cubras, en el nombre de Jesús.

Bendición para el resto de la familia

También te pido por el resto de mi familia y familiares. Quiero que seas nuestro amparo y fortaleza durante esta hermosa noche. Bendícenos en el nombre de tu hijo Jesucristo, para que el Espíritu Santo entre hasta lo más profundo de nuestro ser. Que las bendiciones que tengas para nosotros mañana, al levantarnos, se hagan realidad. Sé un escudo para nosotros, sé esa roca poderosa cubriéndonos a nuestro alrededor. Que tengamos la valentía para seguir adelante a pesar de las pruebas que tú...

Rezo para fortalecer la voluntad y evitar el pecado

Pedimos a Dios ganar fuerza de voluntad para vencer todas las tentaciones en nuestro camino. Danos, por favor, voluntad para no pecar. Danos un corazón lleno de amor, al igual que el de nuestro amado hijo Jesucristo. Jesús, tú eres nuestro mayor refugio, el que nos mantiene seguros. Líbranos de cualquier enfermedad y protégenos durante esta noche mientras dormimos. Danos una noche llena de salud para que podamos enfrentar un nuevo día con alegría y sabiduría. Esperamos que nos inunde de paz y nos cuides con tus ángeles celestiales. Gracias por regalarnos una noche más y permitirnos descansar en Ti. Tú eres nuestro Dios todopoderoso, quien nos abriga en las noches de frío y nos relaja cuando las preocupaciones nos atacan. Dejamos ante Ti todas nuestras preocupaciones y pedimos que nos tengas bajo tu mirada para estar seguros con tu protección.

Oración por la familia

Padre amado, te doy gracias por el don de mi familia, por quienes te ruego en este momento. Te pido que derrames todas tus bendiciones y cumplas en ellos todas tus promesas de amor. Quisiste que tu Hijo amado naciera bajo el seno de una familia y le asignaste a un padre terrenal, San José, para proteger su inocencia y cuidar de sus pasos. Pido que, siguiendo el ejemplo de San José, pueda yo también velar por los míos. Con San José como mi guía, estaré siempre listo(a) para pasar mi vida con mi familia, por ellos y para ellos. Bendice a mis hijos con tu vida y tu presencia, con tu amor paternal. Muéstrales caminos de paz y alegría para que nunca pierdan la esperanza ni vean sus sueños truncados por los sinsabores de la vida. Que el ejemplo de tu Hijo predilecto sea la base sobre la cual ellos construyan sus vidas, y que el evangelio sea siempre su esperanza y apoyo. Te imploro, Padre amado, que protejas y bendigas a mi familia. Ven y permanece vigilante sobre nosotros, para que cada uno pueda disfrutar de la prosperidad que Tú tienes planeada. Que poseamos el don de tu paz y caridad, y que siempre seamos esa pequeña iglesia doméstica para que, con tu luz y tu verdad, demos testimonio de tu gloria en el mundo. En el nombre de Cristo Jesús, amén.

Finalización y llamado a la acción

Amado(a) lector(a), mantén tus ojos cerrados y si deseas aprovechar esta oportunidad para pedirle algo en especial al Señor Todopoderoso, hazlo con mucha fe, ¡Él está escuchando! Si deseas reforzar aún más tu petición, te recomiendo que lo escribas en los comentarios. Hazlo con mucha confianza, el Señor está aquí contigo, el que te está escuchando. Al finalizar esta oración, si te ha gustado, por favor, compártelo en tus redes sociales y ayuda a difundir estas bendiciones.

Recibe cada día una poderosa oración

Recuerda que ser feliz es un derecho que tenemos al nacer.

Subtítulo 1

Un pulgar arriba y compártelo para ayudarnos a difundir la belleza y el poder de la fe.

Subtítulo 2

Te invitamos a suscribirte a nuestro canal para recibir cada día una poderosa oración que te ayudará a fortalecer tu espíritu.

Subtítulo 3

A continuación, te compartimos una transcripción de una de nuestras oraciones:

Oración poderosa para la felicidad

Querido Dios,

Te alabo y te agradezco por el regalo de la vida. Tú nos has creado con un propósito y nos has dotado de la capacidad de ser felices.

En momentos de tristeza y desánimo, te pido que me des fuerzas para superar los obstáculos y encontrar la alegría en las pequeñas cosas.

Ayúdame a recordar que la felicidad no depende de las circunstancias externas, sino de mi actitud y confianza en ti.

Permíteme encontrar consuelo en tu palabra, en la oración y en la comunidad de creyentes. Que tu amor inunde mi vida y me guíe hacia la plenitud.

En tu nombre, pido ser feliz y transmitir tu amor a aquellos que me rodean.

Amén.

Subtítulo 4

Esperamos que esta poderosa oración te haya inspirado y te haya recordado que la felicidad es un derecho innato.

Comparte este artículo con aquellos que puedan necesitar una dosis de fe y esperanza.

Artículos relacionados

Deja un comentario