Encuentra fortaleza y protección en la Oración de la Mañana del Salmo 91

Hoy, querido Dios, acudo a ti con fervor para presentar mi oración matutina en honor a tu sagrado hijo Jesús. Te pido

Oración de la Mañana  Salmo 91

que escuches mi ruego y que este nuevo día que comienza esté lleno de luz, bondad y bienestar. Que tu divina

iluminación guíe mis decisiones y que ni a mí ni a los míos nos falte nada. Tú eres mi esperanza y protector, y

encomiendo también a toda mi familia bajo tu cuidado y bendición. Oriéntanos en el camino correcto y ayúdanos a

superar las adversidades.

Petición de paz y amor

Padre celestial, agradezco por haber creado este mundo y por todo lo que hay en él. Me encomiendo a ti por completo,

entregándote mis pensamientos, corazón y ser, para ser transformado a tu imagen y semejanza. Aumenta mis energías y

fortaléceme con tu poder para enfrentar las pruebas que encuentre en mi camino. No me rendiré, pues si camino contigo

nunca estaré solo. Ayúdame a amar a mis semejantes en este mundo convulsionado, donde la maldad abunda. Que triunfe la

paz y el amor para que la vida sea más feliz y simple. No permitas que los corazones de los hombres se sequen y abre

sus mentes para encontrar soluciones pacíficas a sus problemas. Derrama tu amor infinito sobre todos los pueblos del

mundo y perdóname por mis pecados.

Súplica personal

Pido, humildemente, que me ayudes a reconocer mis errores y aumentar mi conciencia para establecer relaciones positivas

con las personas que me rodean a diario. Señor, escucha mi voz y atiende mis ruegos. Protégeme del mal y aleja de mi

camino a aquellos que intenten hacerme daño. Sé que tu corazón se conmueve por mí, por lo que te bendigo y te

presento la siguiente petición:

¡Realiza tu petición con mucha fe!

El amor, la amistad y la bendición divina

Apenas que el amor, el cariño y la amistad nos rodeen cada día, hasta que consigamos estar con la persona que amamos. Danos entendimiento para resolver nuestras diferencias, concédenos comprensión para que no nos ofendamos, alienta nuestra dicha para aliviar las amarguras. Que estemos unidos con ternura, lealtad y fidelidad.

Que la prosperidad y el bienestar nos acompañen cada día, que nuestros caminos estén siempre abiertos a todo lo bueno: al éxito, a la fortuna, a la abundancia, a la riqueza, al bienestar y al progreso. Que no nos falte un trabajo bien remunerado y gratificante.

La protección y la salud

Concede, Señor, que gocemos de buena salud y alejes los accidentes, los peligros y la enfermedad. Protégenos de injusticias, enemigos y males. Defiéndenos, ámparamos de todo daño y mala situación, aleja de nuestro hogar y trabajo todo lo malo y líbranos de toda envidia, violencia, rencor y malicia.

Que la paz, la armonía, la felicidad y la alegría estén siempre presentes entre nosotros. Que alejes el odio, el pesimismo y la tristeza de nuestras vidas. Haz que seamos caritativos con todos los que nos rodean y que sepamos llevar tu mensaje de amor.

La fraternidad, la caridad y la bendición financiera

Enséñanos a compartir nuestras vidas y bienes con nuestros hermanos más necesitados y a vivir fraternalmente como hijos del mismo Padre amado Dios. Por favor, otórganos tu bendición financiera, no solo para nosotros, sino también para todos los que escuchen esta oración. Porque el poder del sonido de aquellos que creen y confían en ti es más poderoso que cualquier cosa.

Te ruego, Señor, que alejes todo lo que perjudica nuestro trabajo y bienestar. Todo lo que no permite que lo bueno entre en nuestras vidas, todo lo que hace que no podamos abundar en dinero y nos hace perder el sueño, el sosiego y la estabilidad. Nadie puede superar tu generosidad y misericordia, Señor. Gracias porque siempre estás conmigo y suples todas mis necesidades según tus riquezas en gloria. En el nombre de Jesús, amén.

Salmo 91: Morando bajo la sombra del Omnipotente

El que habita al abrigo del Altísimo morará bajo la sombra del Omnipotente. Diré yo a Jehová: Esperanza mía y castillo mío, Dios en quien confiaré. Él te librará del lazo del cazador, de la peste destructora. Con sus plumas de seguridad y debajo de sus alas estarás seguro. Escudo y alabanza es su verdad.

No temerás el terror nocturno, ni saeta que vuele de día, ni pestilencia que ande en oscuridad, ni mortandad que en medio del día destruya. Caerán a tu lado mil y diez mil a tu diestra, más a ti no llegará. Ciertamente, con tus ojos mirarás y verás la recompensa de los impíos, porque has puesto a Jehová, que es mi esperanza, al Altísimo por tu habitación. No te sobrevendrá mal ni plaga tocará tu morada.

Pues a sus ángeles mandará acerca de ti, que te guarden en todos tus caminos. En las manos te llevarán, para que tu pie no tropiece en piedra. Sobre el león y el áspid pisarás, hollarás al cachorro del león y al dragón. Por cuanto en mí ha puesto su amor, yo también lo libraré, le pondré en alto, por cuanto ha conocido mi nombre.

Me invocará, y yo le responderé, estaré con él en la angustia, lo libraré y lo glorificaré. Lo saciaré de larga vida y le mostraré mi salvación.

El poder de los ángeles y la protección divina

Que los ángeles te guíen y te protejan en todos tus caminos. Te sostendrán en sus manos para evitar que tropieces con piedras. Pisarás sobre el león y el dragón, porque Dios te ama y te librará de todo mal. Invócalo y él responderá, estará contigo en momentos de angustia para liberarte y glorificarte. Te saciará con larga vida y te mostrará su salvación. Amén.

Comparte y suscríbete al canal

Si esta oración te ha gustado, por favor compártela y dale tu apoyo. Recuerda suscribirte al canal para recibir cada día una poderosa oración. Ser feliz es un derecho que tenemos desde que nacemos.

Artículos relacionados

Deja un comentario