Oracion de la mañana empezando el día en las manos de Dios

Comenzando el día con confianza: La importancia de entregar nuestras mañanas a Dios

Mandamiento del amor

Este es mi mandamiento: que se amen los unos a los otros como yo los he amado. - Juan 15:12

Agradecimiento por un nuevo día

Amado Padre celestial, gracias por este nuevo día que me regalas, por permitirme ver de nuevo el sol y disfrutar de la luz de un nuevo día. Señor, estoy muy agradecida por tu bondad y por tu misericordia. Dice tu palabra que es por tu misericordia que no hemos sido consumidos, porque nunca han decaído tus misericordias, nuevas son cada mañana y grande es tu fidelidad, oh Dios.

Pedido de perdón

Hoy te pido perdón por todo pecado que he cometido. Como dijo el salmista: "Ten piedad de mí, oh Dios, conforme a tu misericordia, conforme a la multitud de tus piedades, borra mis rebeliones. Lávame más y más de mi maldad y límpiame de mi pecado. Porque yo reconozco que mis rebeliones y mis pecados están siempre delante de mí. Contra ti, contra ti solo he pecado, haciendo lo malo delante de tus ojos".

Petición de acompañamiento y protección

Gracias, Señor, por darme tu perdón todos los días y por borrar mis culpas y errores. En verdad, me arrepiento de todo corazón por todo lo que te he ofendido. Te pido que me acompañes este día en mi trabajo, en las actividades que tengo planeadas, en los proyectos y planes que hoy voy a desarrollar. Te pido que todo sea de acuerdo a tu voluntad, a lo que tú quieras para mi vida.

Ayúdame a alcanzar un peldaño más en el propósito que tú creaste para mí.

Señor, te pido que me cuides y me protejas de tener algún accidente. Protégeme de toda maldad de otras personas, de todo robo, de todo engaño. Te pido también que cuides a mi familia, a mis seres queridos, de cualquier cosa que nos pueda hacer daño, de cualquier cosa que nos pueda alejar de ti o de tu propósito.

Tu palabra dice que el que habita al abrigo del Altísimo morará bajo la sombra del Omnipotente.

También dice que los que acuden al Señor resplandecen de alegría. Yo te pido ayuda, Señor, tú me escuchas y me sacas de todo peligro. En este nuevo día, quiero ser una mejor persona, quiero tratar mejor a los demás, a los que me rodean, a mi esposo o esposa, a mis hijos, a mis compañeros de trabajo, a las personas que encuentro en la calle o en cualquier lugar que voy.

Ayúdame a vivir este día como si fuera el último, como si fuera la última vez que miro a mis seres queridos.

Ayúdame a esforzarme por cumplir mis sueños como si fuera mi último día. Ayúdame a disfrutar el presente que me das hoy. Siento ahora mismo que tu inmenso amor me acompaña y me hace crecer. Por eso, hoy siempre te doy gracias.

Confiando en la bondad de Dios

Por todo lo que haces en mi vida, hoy puedo decir confiadamente que no me rendiré porque sé que tú, mi Señor, estás conmigo. Aunque no pueda verte y a veces hasta pueda sentirte, sé que estás allí y sé que me cuidas. Confío plenamente en tu inmensa bondad y en que nunca me abandonas.

Clamando por bendiciones

Pido que derrames tus bendiciones sobre mí y que me ayudes en las siguientes solicitudes que te hago de corazón. Tú eres todo lo que necesito, ya no tengo que buscar más nada. Tú eres mi roca fuerte y mi baluarte donde renuevo mis fuerzas.

Esperanza en medio de las dificultades

Tu palabra dice que eres el que da esfuerzo al cansado y multiplicas las fuerzas al que no tiene ninguna. Aunque los muchachos se fatiguen y los jóvenes flaqueen y caigan, los que esperamos en ti, Señor, tenemos nuevas fuerzas. Levantaremos alas como las águilas, correremos y no nos cansaremos.

La eternidad en la mira

No puedo desconocer lo que tú dijiste, en esta vida a veces tendremos aflicciones y la vida puede ser difícil. Por eso encomiendo mi vida en tus manos. Quiero vivir cada día con la esperanza de que un día estaré a tu lado para adorarte y amarte por siempre en la eternidad.

Búsqueda constante de Dios

Mi esperanza está en ti y no solo estás para las cosas de esta vida. Sé que tú eres el que me sostiene en este tiempo temporal y me ayudas. Por eso te busco, porque tú eres mi única esperanza para la eternidad.

Perseverancia y fe

Hay cosas que a veces no entiendo en esta vida. Por eso, ayúdame a ver las cosas siempre desde tu perspectiva y entender que esas situaciones dolorosas que a veces debo atravesar son para formar mi carácter para la eternidad.

Agradecimiento y petición diaria

En este nuevo día, trataré de pasar más tiempo contigo en oración. Que mi alma, mi corazón y mi mente estén continuamente pensando en ti y contemplando tu rostro sin cesar. Que este día me traiga bendición espiritual y física para mí, mi familia, amigos y seres queridos. También oro por mis enemigos, porque tú dijiste amar a tus enemigos y orar por los que nos persiguen.

Cambiando para bien

En este nuevo día, que mi conversión siga progresando y cambiando mi vida, mi alma y mi corazón para ser más sensible a los sentimientos de los demás. Ruego que cortes todo lo que es desagradable ante tus ojos, mi Señor.

Viviendo el presente

Que este día lo viva al máximo, sin recordar lo malo que pasó ayer, sin acordarme de las ofensas de los demás, sin recordar lo negativo del pasado. Me encomiendo en tus preciosas manos, Señor.

Finalizando en oración

En el nombre de Jesús, amen. Cierra tus ojos y toma aire profundamente, siente la presencia de Dios.

La importancia de la conexión con Dios en nuestra vida diaria

Dios que te rodea, siente al Espíritu Santo ingresando en ti en cada respiración que haces. Vuelve a tomar aire profundamente una vez más y, al exhalar, relaja cada músculo de tu cuerpo. Siente adiós y pídele todo lo que quieres para tu vida.

Una invitación a la reflexión y la gratitud

En este espacio, queremos invitarte a conectarte con Dios a través de la oración. Nuestro objetivo principal es brindarte una guía espiritual diaria para que te acerques aún más a tu fe y encuentres fortaleza en tu camino.

La presencia de Dios en cada instante

Es esencial recordar que la presencia de Dios está siempre a nuestro alrededor. En cada segundo de nuestras vidas, Él nos acompaña y nos guía. A través de la oración, podemos establecer una conexión más profunda con el Señor y experimentar su amor incondicional.

Una forma de encontrar paz interior

En un mundo lleno de incertidumbre y caos, la oración nos brinda un momento de tranquilidad y esperanza. Al dedicar tiempo a hablar con Dios, podemos liberar nuestras preocupaciones y cargas, confiando en que Él tiene un plan para nosotros. Recuerda que, al finalizar tu encuentro con el Señor, agradece por su amor y su presencia en tu vida.

Comparte y suscríbete para recibir inspiración diaria

Si este artículo ha sido de tu agrado y has encontrado consuelo y motivación, te invitamos a compartirlo con tus seres queridos. Además, te animamos a suscribirte a nuestro canal para recibir reflexiones, rezos y plegarias poderosas cada día.

Recuerda que estamos aquí para acompañarte en tu camino espiritual, ofreciéndote herramientas para fortalecer tu relación con Dios y encontrar la felicidad que todos merecemos.

Ten un día bendecido bajo el cuidado del Dios Todopoderoso. Que su amor te guíe y te brinde paz en todas las áreas de tu vida.

Artículos relacionados

Deja un comentario