Oración de Fin de Año y Año Nuevo agradece lo que paso y bendice el porvernir

Gratitud y bendiciones: Una oración para cerrar el año y recibir el nuevo comienzo

Cante al Señor toda la tierra: Pregón en día a día su salvación, pregón en su gloria entre las naciones, sus prodigios entre todos los pueblos. Porque es grande el Señor, es digno de alabanza y más admirable que todos los dioses. Todos los dioses paganos son nada, pero el Señor ha hecho los cielos. Gloria y esplendor habitan en su morada.

Rindan al Señor, familia de los pueblos: Reconozcan que es glorioso su nombre. Traigan le ofrendas y entren en su presencia. Adoren al Señor en su hermoso templo, que tiembla ante él toda la tierra. Asentó el universo y no se mueve. Que se alegren los cielos y exista la tierra. Que se digan las naciones: "El Señor es rey". Que retumbe el mar y cuando lo llena, el campo entero se llene de gozo. Que griten de júbilo los árboles del bosque ante el Señor, que viene a gobernar la tierra. Alaben al Señor por su bondad, porque es eterno su amor. Proclamen: "¡Sálvanos, Dios salvador nuestro! ¡Reúnenos y rescátanos de entre las naciones, para que proclamemos tu santo nombre y nos llenemos de orgullo de tu alabanza!" Bendito sea el Señor, Dios de Israel, desde siempre y para siempre. Y todo el pueblo dijo: "¡Amén! ¡Aleluya!" (Primero Crónicas 16:23-36)

Mientras escuchas esta poderosa oración...

Pídele a Dios todo lo que quieres para este año que comienza. Pídeselo con mucha fe y escríbelo debajo en los comentarios para reforzarlo.

Dios te agradezco por todas las cosas que pasaron por mis manos y por las cosas que me permitiste realizar. También quiero agradecerte por cada lección de vida que me has dado, por más dura que parezca desde mi perspectiva humana. Pero sé que me estás entrenando para que cuando suba tu reino, encaje a la perfección para la tarea que me guardas.

Quiero agradecerte por todas las personas con las cuales pude compartir momentos de alegría y de tristeza. Siento gratitud por cada uno de los que pude conocer un poquito mejor, los que me entendieron a mano a los que pude ayudar y con los que pude compartir el trabajo, el amor y la vida.

Comienzo este ciclo nuevo en paz conmigo y con los demás, por ti. Gracias a la herramienta más poderosa que nos has regalado, el perdón, puedo perdonar a todos los que me han ofendido y pedir perdón de corazón a todos los que a veces, sin querer, he lastimado.

También quiero, Señor, pedirte perdón por todo lo que no he llegado a realizar: por mi pereza, por mis palabras inútiles y a veces hirientes, por el tiempo malgastado, el dinero derrochado. Perdón por olvidarme de ti en algunos momentos y por el amor desperdiciado.

Hoy te pido para mí, los míos, la paz y...

La alegría, la fuerza y la prudencia, la claridad y la sabiduría... Quiero vivir cada día de este nuevo año con optimismo y bondad. Llevaré a todas partes un corazón lleno de comprensión y paz, tal como lo enseñó tu hijo Jesús.

Un Mundo Mejor Comienza en Nosotros

Abrázame a todo lo bueno, Señor. Ruego que mi espíritu se llene únicamente de bendiciones para derramarlas a mi paso. Que esté colmado de bondad y alegría, de modo que aquellos que conviven conmigo o se acerquen a mí encuentren en mi vida un reflejo de ti.

Un nuevo año ha comenzado y es una maravillosa oportunidad para que, como seres humanos, comencemos a construir un mundo distinto. Un mundo mejor, sin violencia, sin fronteras y sin armas. Un mundo basado en el amor, en la dignidad y el respeto. Un mundo con menos conflictos y más enseñanzas, con menos prisiones y más escuelas. Un mundo con menos desigualdad y más equidad.

Si lo deseamos, podemos lograrlo. Y con tu ayuda, Señor, se nos hará aún más fácil. Porque si no actuamos, estaremos irremediablemente perdidos. Solo nosotros, como seres humanos, podemos construir un mundo mejor, donde reine la paz y el amor. Allí encontraremos nuestra felicidad.

Por tanto, te encomiendo la tarea de abrir los corazones duros de aquellos que se niegan a ver tu amor y tu bondad. Despiértalos, porque la realidad que vivimos la estamos creando entre todos.

Aprendiendo de los Errores y Renovando Compromisos

Al iniciar este nuevo año, me detengo a rememorar el año pasado. Me arrepiento sinceramente de todo lo que me ha alejado de ti. Te pido perdón por las promesas incumplidas y por los momentos en los que descuidé la oración, impidiéndome acercarme más a ti y cumplir con tu palabra.

Te ruego, Señor, que siempre me recordes los valores más auténticos y mis deseos más profundos. Que mi atención se centre en el amor, la paz y la unidad, tanto en mi familia y amigos como con mis hermanos y hermanas en la fe.

Permíteme ser guiado por tu Espíritu Santo al escuchar tu palabra y poner en práctica tus principios en mi vida diaria. Hoy entrego esta oración a ti, buscando mantenerme lejos de las trampas y tentaciones del enemigo.

Te pido tu sabiduría para que esté presente en cada uno de mis actos. Que tu fuerza y tu poder se manifiesten constantemente en mí y en mi familia. Que seamos lentos para la ira y el juicio, pero rápidos para responder con amor, paz y perdón. Que la unidad sea nuestro lema y el amor mutuo nuestro mayor deseo en este nuevo año.

Concédenos habilidades más allá de lo que nos sentimos capaces de hacer. Permíte que tus dones fluyan libremente a través de nosotros, para que así seas honrado por nuestras vidas y otros sean atraídos hacia ti.

Por favor, haznos fuertes y valientes para el camino que tenemos por delante. Mi fe es más fuerte que nunca y espero que mis finanzas este año sean holgadas, para poder dedicar más tiempo al desarrollo espiritual y estar más cerca de ti.

Señor, te doy gracias por este nuevo año, por la oportunidad de comenzar de nuevo y por tu amor que iluminará nuestros caminos. Te entrego mi corazón y mi vida, para que los limpies de todo lo malo y te pido que renueves mi mente, para que esté centrada únicamente en tu voluntad.

Protección para mi familia

Te pido, Dios todopoderoso, que protejas a mi familia, tanto dentro como fuera de nuestro hogar. Líbranos de todo mal y sé nuestro escudo en todo momento. Enséñame a ser amable en mis palabras y acciones, a mantener la calma en momentos difíciles y a tener paciencia en todas mis tareas.

Ser hijo de Dios

Padre celestial, te pido que seas dueño de mis ojos, para que pueda ver la belleza de este mundo y evitar ver cosas feas. Que seas dueño de mis manos, para que pueda realizar siempre lo correcto y no equivocarme. Que seas dueño de mis pies, para que pueda seguir el camino que me guíes. Y que seas dueño de mi corazón, para que siempre sea tu hijo.

Oración para el nuevo año

Amén, amén. Desde esta poderosa oración, te deseo lo mejor para el año que viene. Que tengas un inicio de año hermoso y bendecido, que todos tus proyectos se cumplan y que puedas vivir en paz y armonía. Si esta oración te ha gustado, te invito a compartirla y a suscribirte al canal para recibir una oración diaria durante todo el año.

Recuerda que ser feliz es un derecho que todos tenemos.

Artículos relacionados

Deja un comentario