Oración de Abandono a la Voluntad de Dios  𝑯𝒂𝒈𝒂𝒔𝒆 𝒕𝒖 𝒗𝒐𝒍𝒖𝒏𝒕𝒂𝒅 𝒚 𝒏𝒐 𝒍𝒂 𝒎𝒊𝒂  𝗢𝗿𝗮𝗰𝗶𝗼𝗻 𝗣𝗼𝗱𝗲𝗿𝗼𝘀𝗮

Entregándonos a la voluntad divina: el poderoso acto de abandonarse

La aspiración más alta del hombre debe ser darle Gloria a Dios, primero Corintios 10:31. En este momento, te invito a buscar un lugar tranquilo donde puedas relajarte y entregarte por completo a Dios.

Oración de abandono

"Haz tu voluntad en mi vida para que sea más linda, mejor de más calidad, calma, amor y paz."

Querido Padre mío, hoy vengo a abandonarme completamente a Ti. Haz tu voluntad en mi vida para que sea más linda, mejor de más calidad, calma, amor y paz. Estoy dispuesta y acepto todo lo que venga, pongo mi vida en Tus manos para que me moldees a Tu imagen y semejanza.

Confianza en Dios

Te pido, Señor, que no permitas que la duda anide en mi corazón ni que el miedo me haga tropezar. Tú eres mi mayor anhelo y mi clamor. Te entrego mi voluntad, Dios mío, con todo el amor de mi corazón. Te amo y entregarme en Tus manos sin medida, con infinita confianza, porque sé que todo lo que cambies en mí será para mi bien.

Cada paso que dé hoy y cada decisión que tome, te pido, mi Dios, que me ayudes a hacerlo bajo Tu santa voluntad. Que Tu Espíritu Santo me guíe para cumplir Tu verdad y Tu justicia, que son santas. Solo Tú sabes qué es lo que más me conviene.

Entrega total

Así que pongo todo delante de Tu trono, confiando en que Tú me vas a dirigir hacia Tu voluntad, porque esta es buena, perfecta y agradable, conforme a Tu palabra.

"Quiero un corazón atento, noble y firme. Un corazón guerrero y libre."

Y aunque tal vez por momentos no la comprenda, tengo la certeza de que Tú estás haciendo una obra en mí. Dame, oh Señor, un corazón atento, siempre dispuesto a ayudar a mis hermanos. Un corazón noble y firme al que ningún mal pueda doblegar. Un corazón guerrero al que ninguna tribulación pueda plantar. Un corazón libre que no se deje guiar por este mundo dominado por el mal.

Cumpliendo Su voluntad

Quiero cumplir Tus mandamientos, pues Tú amas a los que los cumplen, como nos decía Jesús en Mateo 12:49-50: "Quien hace la voluntad de Mi Padre que está en los cielos, ese es Mi hermano y Mi hermana."

"No se haga mi voluntad, sino la Tuya. Que se haga Tu voluntad en mí, me guste o no me guste."

Sé que obedecerte será lo mejor para mí. Por eso, Padre Santo, hágase Tu voluntad. Sé que me hiciste libre para que yo elija. Y de esa forma, me abandono en Tus brazos con absoluta confianza y te digo: "No se haga mi voluntad, sino la Tuya. Que se haga Tu voluntad en mí, me guste o no me guste."

Observarme de qué lado estoy

Gracias por esa confianza de poder elegir, y hoy elijo hacer tu voluntad. Tú conoces mis debilidades y sabes cómo, a veces, me confundo. Se me nubla la mente y no sé qué camino tomar. No siempre es fácil saber qué es lo que más me conviene. No quiero contradecirte, no quiero hacerle daño a las personas, solo quiero agradarte, hacer el bien y alcanzar la vida eterna.

Entregándome a tu voluntad

Hoy me entrego completamente a tu voluntad, porque es la única manera de agradarte. Además, si hago lo que en tu palabra nos enseñas, muchas bendiciones vendrán a mi vida. Mi entorno notará un cambio sustancial en mis actitudes y en la forma de desarrollar mi vida. Las bendiciones no son más que las relaciones humanas que vamos construyendo día a día con nuestros hermanos y hermanas. Las recomendaciones entre personas, amigos y familiares hacen que nuestra prosperidad crezca. Quien hace tu voluntad se salva, porque siempre quieres lo mejor para cada uno de nosotros. Por eso, Padre, ¡hágase tu voluntad y no la mía!

Un día más para amarte

Amado Dios, hoy me regalas un día más para amarte. Quiero que mi corazón pueda escuchar tu voz. No dejaré de luchar por ser la persona que realmente quieres que sea. Que la llama de mi alegría no se apague por alguna amargura, ni que los momentos de tristeza me hagan desconfiar de ti. Quisiera que en este día pueda resolver mis dudas, conocer tu voluntad, y confío que así será, porque los que esperamos en ti no seremos confundidos, como bien dice tu palabra.

Expulsa de mí todo lo malo

Expulsa de mí todas las fuerzas del mal, aniquílalas, destrúyelas para que yo pueda estar bien y hacer el bien. Expulsa de mí las ataduras y todo lo que es malo para mi vida, como el pecado, la envidia y todo tipo de enfermedad. Concédeme, Señor, entendimiento para conocerte, diligencia para buscarte, y sabiduría para encontrarte. Que lleve una vida que sea agradable a ti y una esperanza que me abrace al final.

Sana las heridas y fortaléceme

Sáname, Señor, las heridas que las acciones equivocadas han dejado en mi ser. No dejes que haya resentimiento ni miedos en mi corazón. Que todo lo que viva siempre esté motivado por una búsqueda de tu voluntad. Que mis palabras estén llenas del amor que nos tienes. Gracias, Dios, por darme siempre la posibilidad de amarte más y de acercarme a las personas con el corazón limpio, de dar lo mejor de mí. Tómame de tu mano y dame fuerzas en la debilidad. Dale sentido a mi vida. Sé mi luz, mi consuelo. Abre mis oídos a tu palabra para cogerlas de tal manera que ya sean mi ruta de vida. Toma el control de mi vida y apodérate de mi corazón. Tus palabras me ayudan a salir adelante y a confiar mucho más en ti. Te ofrezco todo lo que haga en este día, que mi esfuerzo sea fecundo y sirva para la

Felicidad y Paz en la conexión con Dios

Queridos hermanos en la fe, hoy queremos compartir con ustedes una poderosa oración que nos ayuda a encontrar la felicidad y la paz en nuestra conexión con Dios.

Dios, Padre todopoderoso, en el nombre de Jesús, te adoramos y te bendecimos. Te glorificamos y te damos gracias por tu inmensa gloria.

Es importante reconocer que cada día, con nuestro trabajo, podemos hacer un pequeño aporte para construir el mundo que todos buscamos y soñamos. Gloria a Dios en el cielo y en la tierra, y paz a los hombres que amas, Señor.

En este momento, los invitamos a aprovechar esta oración para pedir algo en especial en sus vidas, siempre con mucha fe. Si desean compartir sus sentimientos al escuchar esta poderosa oración, estaremos encantados de leer sus comentarios.

Si esta oración les ha ayudado a conectarse con Dios, les pedimos que no olviden suscribirse a nuestra página web para recibir más contenido espiritual. También les invitamos a compartir esta oración con sus seres queridos, para que puedan experimentar la paz que viene de estar cerca de nuestro Señor.

Que tengan un bendecido día y nos reencontramos mañana en nuestro próximo video. Recuerden que los milagros siempre suceden.

Artículos relacionados

Deja un comentario