Oración al Santo Niño de las Suertes día 3 para peticiones difíciles de salud amor trabajo suerte

Oración poderosa al Santo Niño de las Suertes: encuentra salud, amor, trabajo y suerte

Tercer día en honor de su misericordia

Iniciamos por la señal de la santa cruz, de nuestros enemigos líbranos, Señor Dios nuestro, en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.

Señor mío Jesucristo, Dios y Hombre verdadero, creador padre y redentor, por ser Vos quien sois, bondad infinita, y porque os amo sobre todas las cosas, me pesa de todo corazón haberos ofendido. También me pesa porque podéis castigarme con las penas del infierno, ayudado de vuestra divina gracia. Propongo firmemente nunca más pecar, confesarme y cumplir la penitencia que me fuera impuesta. Amén.

Piadoso Jesús mío, tierno y sagrado dueño, llevo a tus plantas arrepentido a confesar mis culpas. Levanto mis ojos hacia ti y te veo dulce y risueño, convidándome a abrir mi corazón y contarte todas mis amarguras. Me oyes, querido Niño. El corazón me dice que sí. Pide ahora por tus intenciones personales. Si deseas, compártelas en los comentarios.

Creo en Dios Padre todopoderoso

Creo en Dios Padre todopoderoso, creador del cielo y de la tierra. Creo en Jesucristo, su único Hijo, nuestro Señor, que fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo, nació de Santa María Virgen, padeció bajo el poder de Poncio Pilato, fue crucificado, muerto y sepultado, descendió a los infiernos, al tercer día resucitó de entre los muertos, subió a los cielos y está sentado a la derecha de Dios Padre todopoderoso. Desde allí ha de venir a juzgar a los vivos y a los muertos. Creo en el Espíritu Santo, la Santa Iglesia Católica, la comunión de los santos, el perdón de los pecados, la resurrección de la carne y la vida eterna. Amén.

Dios te salve, Reina y Madre de misericordia

Dios te salve, Reina y Madre de misericordia, vida, dulzura y esperanza nuestra. Dios te salve. A ti clamamos los desterrados hijos de Eva. A ti suspiramos, gimiendo y llorando en este valle de lágrimas. Eya, pues, Señora abogada nuestra, vuelve a nosotros tus ojos misericordiosos. Y después de este destierro muéstranos a Jesús, fruto bendito de tu vientre. ¡Oh clemente, oh piadosa, oh dulce Virgen María! Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios, para que seamos dignos de alcanzar las promesas de nuestro Señor Jesucristo. Amén.

A continuación, dejamos tres Padres Nuestros, tres Avemarías e intercesiones glorias. Haz la oración y los rezos con mucha fe.

Padre nuestro que estás en el cielo, santificado sea tu nombre. Venga a nosotros tu reino. Hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo. Danos hoy nuestro pan de cada día. Perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden. No nos dejes caer en tentación y líbranos del mal. Amén.

Rezo del Padre Nuestro

Padre nuestro que estás en el cielo, santificado sea tu nombre. Venga a nosotros tu reino, hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo. Danos hoy nuestro pan de cada día, perdona nuestras ofensas como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden. No nos dejes caer en tentación y líbranos del mal. Amén.

Oración a María

Dios te salve, María, llena eres de gracia. El Señor es contigo, bendita tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo, como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

Devoción al Santo Niño de las Suertes

Esta oración es muy milagrosa cuando se hace con gran fe y depositando total esperanza y confianza en el Divino Niño Jesús en su advocación de Santo Niño de las Suertes. Cada día se hace la oración correspondiente. Las peticiones y los rezos son tantos, los milagros que este niño ha conseguido y que sigue concediendo que sus devotos le aclaman y veneran con total fidelidad.

Las peticiones que se hacen son de todo tipo: para sanar de enfermedades, para problemas de amor, carencias de dinero o de trabajo, dificultades en el hogar, incluso peticiones de buena suerte. En agradecimiento y para mostrarle el cariño que le tienen, cuando reciben los favores solicitados, acuden a llevarle sus ofrendas. Le hacen diversos regalos según sus posibilidades. Algunos de estos obsequios se colocan en la urna donde está expuesta su sagrada imagen.

Gracias por escuchar esta oración. Si te ha gustado, te invitamos a colaborar con Oraciones para Todos suscribiéndote a nuestro sitio web, compartiendo este artículo y, si lo deseas, escribiendo tus intenciones en los comentarios. ¡Dios los bendiga!

Artículos relacionados

Deja un comentario