ORACION AL ARCANGEL SAN MIGUEL CONTRA MAGIAS ENVIDIAS MALDAD ENEMIGOS

Protección divina contra energías negativas y enemigos: La oración al Arcángel San Miguel

San Miguel Arcángel, príncipe y comandante de las huestes angélicas, ángel glorioso de luz, que por mandato divino custodian las puertas sagradas del cielo y pesas con tu balanza la justicia, que partes con tu espada las tinieblas, préstame los poderes que tú posees para defenderme en la vida de la maldad de los espíritus malignos y de los enemigos que mal quieran y deseen contra mí y contra mi casa o contra mis seres queridos.

Yo te invoco, amado Miguel, para que alejes de mi hogar y mi persona todo mal, peligro y cosa negativa, y aparte de nosotros toda tentación maligna. Protégenos, a Miguel Arcángel, de toda violencia exterior, de toda injusticia, de todo abuso de poder, de toda traición. Defiéndenos de todo aquel que por envidia, odio, maldad, rencor o celos quiera destruir la felicidad de nuestro hogar. Yo te agradezco, Miguel dulce ángel custodio, mi amado arcángel poderoso, lleno de amor. Te bendigo y te doy gracias de corazón por las veces que te he llamado y me has ayudado. Te doy gracias por tu gran servicio hacia mí y hacia toda la humanidad a lo largo de tantos siglos.

Te pido que sigas vigilando nuestras vidas, para que nada ni nadie pueda dañarnos. Aleja de nosotros las malas personas. Líbranos, te suplico con todo mi ser, de toda maldición o brujería. Corta toda magia oscura, acción y negatividad. Danos fuerza, valor y coraje. Danos confianza para salir victoriosos en la lucha diaria contra cualquier enemigo del cuerpo y alma que quiera perturbar nuestra vida y causarnos perjuicio.

Envía tus santos ángeles de protección, para que nos envuelvan y resguarden a todos los que formamos parte de este hogar. Alcánzanos mediante tu muy milagrosa intercesión para que veamos cumplidos nuestros deseos. (Especificar ahora la petición).

San Miguel delante, San Miguel atrás, San Miguel a mi derecha, San Miguel a mi izquierda, San Miguel abajo, San Miguel arriba, San Miguel dentro de mí y mi familia.

Amado Miguel, no dejes que padezcamos. Ven a nosotros con tu espada poderosa llena de luz y custódenos. Defiéndenos, protégenos, aquí y ahora y para siempre.

Glorioso príncipe San Miguel, haz que nuestra voluntad, secundada por tu gracia, produzca todos los días obras dignas de la eterna felicidad. Otórganos todo lo necesario para cumplir y hacer cumplir la ley del amado. ¡Que así sea, así se cumpla, así será! Amén.

Rezar 3 a 7 Padres Nuestros, un Ave María y un Gloria.

Padre nuestro: una oración que nos conecta con Dios

Padre nuestro que estás en el cielo, santificado sea tu nombre. Venga a nosotros tu reino, hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo. Danos hoy nuestro pan de cada día, perdona nuestras ofensas como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden. No nos dejes caer en tentación y líbranos del mal. Amén.

El Padre nuestro es una de las oraciones más importantes del cristianismo. Nos permite establecer una conexión directa con Dios, reconociendo su santidad y buscando su guía en nuestras vidas. Al rezar esta oración, nos recordamos a nosotros mismos la importancia de perdonar y pedir perdón, así como la necesidad de seguir los caminos de Dios en todo momento.

Dios te salve María: una oración mariana llena de devoción

Dios te salve María, llena eres de gracia. El Señor es contigo, bendita tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

La oración del Dios te salve María es una plegaria mariana que nos acerca a la figura de la Virgen María, madre de Jesús. Al recitar esta oración, mostramos nuestra devoción y pedimos su intercesión ante Dios. Reconocemos su papel especial en la historia de la salvación y le pedimos que nos acompañe en nuestro camino de fe.

Gloria al Padre: una doxología de alabanza

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo. Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

La Gloria al Padre es una doxología que nos invita a alabar a la Santísima Trinidad: Padre, Hijo y Espíritu Santo. Reconocemos la grandeza de Dios y su permanencia a lo largo del tiempo. Al recitar esta doxología, proclamamos nuestro amor y adoración a Dios, recordando su eternidad y su presencia constante en nuestras vidas.

Gracias por leer este artículo

Te invitamos a que sigas explorando nuestro sitio web en busca de más oraciones y plegarias que fortalezcan tu fe cristiana. A medida que nos adentramos en el mundo de la oración, encontramos una poderosa herramienta para conectarnos con Dios, expresar nuestra gratitud y buscar su guía en todas las áreas de nuestra vida.

¡Que Dios los bendiga! Bienvenidos a nuestro blog religioso cristiano, donde encontrarán hermosos rezos, oraciones y plegarias para fortalecer su fe y conectarse con Dios en cualquier momento. En este artículo, compartiremos con ustedes algunos de nuestros mejores recursos espirituales. Esperamos que encuentren inspiración y consuelo en estas palabras divinas.

Rezos diarios

Los rezos diarios son una excelente manera de comenzar el día y establecer una conexión íntima con Dios. Con nuestros rezos diarios, podrás invocar la presencia de Dios en tu vida y encomendarle tus preocupaciones y necesidades. Comienza tu jornada con una conversación con Dios, y sentirás Su amor y guía a lo largo del día.

Oraciones para momentos difíciles

En los momentos de dificultad, es importante aferrarnos a la fe y buscar consuelo en Dios. En nuestro blog, encontrarás hermosas oraciones para momentos difíciles que te ayudarán a superar los desafíos y encontrar el consuelo en Dios. Recuerda que siempre puedes confiar en que Dios está contigo, incluso en los tiempos más oscuros.

Plegarias para la paz interior

La paz interior es un regalo divino que todos buscamos. Con nuestras plegarias para la paz interior, podrás encontrar tranquilidad en medio de la agitación y el estrés de la vida diaria. Dedica un tiempo cada día para conectarte con Dios y descargar tus cargas en Sus manos amorosas. Verás cómo la paz y la serenidad llenan tu corazón.

Artículos relacionados

Deja un comentario