Oración a San Lorenzo para solicitar ayuda en momentos difíciles.

Glorioso Santo San Lorenzo

Fortísimo mártir de Jesucristo, cuya misericordia y compasión con los pobres se granjeó la confianza del pontífice y te puso en las manos los tesoros que en la iglesia se guardaban para el socorro de los necesitados y mendigos. ¿De qué medio más eficaz puedo valerme para aprenderte a socorrerme? ¿Qué recordarte aquella alegría y aquel gran gusto que sentía tu corazón al extender el brazo para dar al pobre su socorro? Mayores son las riquezas que ahora tienes en tus manos y grande y urgente es mi necesidad. Por ello, a ti acudo con humilde confianza porque no dudas en darme el consuelo y la gloria de socorrer mi necesidad. Alarga tu mano y dame santa caridad para resolver mis apremiantes penurias. Pido el favor que en especial quieres obtener por la intercesión de San Lorenzo. Continuamos espero me presentes en el tribunal de Dios como uno de los más fieles y más necesitados de los pobres. Espero que uses tu poder en los cielos y me alcances de la misericordia del Señor el remedio de mis angustiosas necesidades y pueda dejar atrás mis problemas económicos y todos los demás que me causan angustia. Santo mío bendito, Lorenzo, hombre de fe, ilumina mi entendimiento para que vea la luz clara de la verdad y mi voluntad encendida para que la ame y la abrace y no la deje por toda la eternidad. Santo glorioso Lorenzo, mira mi alma tan pobre de virtudes y cargada de faltas y culpas y alcanza medios el socorro de su gracia y así poder aparecer en su presencia. ¡Así sea!

ORACION A SAN LORENZO  PARA GRAVES Y URGENTES NECESIDADES

Oración de petición

Adiós, gracias Señor por darnos santos que, como el bienaventurado San Lorenzo, nos ayudan a vencer las dificultades de la vida y nos animan a ser fuertes ante la adversidad. Gracias Señor por los dones que concedes, porque en el testimonio y la valentía de tus mártires nosotros podemos contemplar tu grandeza. Multiplican nosotros, Señor, los dones de tu amor, auxílianos con tus bendiciones, ayúdanos en nuestras dificultades. Concédenos, te suplicamos, Dios Todopoderoso, por mediación del bienaventurado San Lorenzo, que tanto socorrió a los más necesitados, solución a nuestras graves y urgentes necesidades. Repite con gran fe la petición. Continuamos gracias te damos por escucharnos y atendernos, gracias por tu misericordia y bondad que siempre llega a nosotros cuando la precisamos. También te pedimos nos hagas fuertes y generosos como lo fue el bendito San Lorenzo, que sepamos compartir con los demás los verdaderos tesoros de tus enseñanzas: la fraternidad, la justicia, el amor y la verdad, que procuremos no tanto ser servidos sino servir, para que siempre y en todo lugar se haga tu voluntad. ¡Amén!

Rezos adicionales

A continuación, rezamos devotamente tres Padres Nuestros, tres Ave Marías y tres Glorias. Repite la oración y los rezos cinco días seguidos.

Padre nuestro que estás en el cielo, santificado sea tu nombre, venga a nosotros tu reino.

*Ave María, llena eres de gracia, el Señor es contigo, bendita tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.*

*Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo. Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.*

El poder de la oración cristiana

La oración es una herramienta poderosa en la vida cristiana. Nos conecta con Dios y nos ayuda a fortalecer nuestra fe. A través de la oración, podemos expresar nuestras necesidades, agradecer a Dios y buscar su guía y protección. En este artículo, encontrarás diversos rezos, oraciones y plegarias que te ayudarán en tu vida espiritual.

El Padrenuestro

"Padre nuestro que estás en el cielo, santificado sea tu nombre. Venga a nosotros tu reino. Hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo. Danos hoy nuestro pan de cada día. Perdona nuestras ofensas como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden. No nos dejes caer en tentación y líbranos del mal. Amén."

El Padrenuestro es una de las oraciones más conocidas y recitadas en el cristianismo. En ella, Jesús nos enseña a dirigirnos a Dios como nuestro Padre celestial, reconociendo su santidad y su dominio sobre todo. También nos enseña a pedirle por nuestras necesidades diarias, a buscar su perdón y a protegernos del mal. Recitar el Padrenuestro nos ayuda a recordar la importancia de confiar en Dios y buscar su voluntad en nuestras vidas.

El Ave María

"Dios te salve, María, llena eres de gracia, el Señor es contigo. Bendita tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén."

El Ave María es una hermosa oración dedicada a la Virgen María. En ella, reconocemos a María como la madre de Jesús y le pedimos que interceda por nosotros ante Dios. Esta oración nos ayuda a recordar el papel especial de María en la historia de la salvación y nos acerca a su amor y protección maternal.

Gloria al Padre

"Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo. Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén."

El Gloria al Padre es una oración de alabanza y adoración a la Santísima Trinidad. Nos ayuda a reconocer la grandeza y la bondad de Dios en su realidad trinitaria. Al recitar esta oración, expresamos nuestra fe en el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo, y nos unimos a la alabanza eterna que se da en el cielo.

Artículos relacionados

Deja un comentario