Oración a San Lazaro para prosperidad en el hogar negocio trabajo salud

La poderosa oración a San Lázaro para prosperidad y bienestar en tu vida diaria

Oración a San Lázaro para prosperidad en el hogar, negocio, trabajo y salud

Glorioso San Lázaro, amigo y fiel seguidor de Jesucristo, hermano y protector de los pobres y enfermos. Tú que conociste el dolor de la enfermedad y sufriste, y por el gran poder de Jesucristo milagrosamente regresaste a la vida en Betania, danos fuerzas para superar las contrariedades y acoge benigno nuestras súplicas.

Ahora que imploramos tu ayuda en estos momentos de angustia y necesidad, ruega al Padre Eterno para que tengamos una confianza serena y segura en el poder infinito de Jesús nuestro Señor. San Lázaro, glorioso patrón de los pobres, resucitado por el divino poder de Jesucristo, te rogamos por el triste momento de tu agonía y por la infinita alegría que experimentaste cuando Jesús con aquellas dulces palabras te mandó salir del sepulcro. Que intercedas con el divino Maestro y que por tu mediación nos des todo lo necesario para que mejoremos en nuestro trabajo, tengamos fortuna y prosperemos en los negocios, y para que nuestros hogares y nuestras familias puedan vivir con progreso y bienestar, sin miserias ni penurias. Para que consigamos lo que confiados y con fe y esperanza te suplicamos, a continuación mencionar lo que se desea conseguir.

San Lázaro bendito, ruega en nuestro nombre para que seamos con celeridad favorecidos. No dejes que la desesperación y el agobio se instalen en nuestro corazón por más tiempo. Solicitarle también que nos dé su protección, que no nos abandonen nuestras aflicciones. Que Dios, el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo nos bendiga, preserva y guarde. Que el Dios todo bondad y misericordia nos conceda su favor y nos llene de toda bendición espiritual y gracia. Así se hace. Rezar 7 Padrenuestros y Gloria. La oración y los rezos se hacen tres días consecutivos. Puedes volver al artículo debajo en la descripción te lo dejo por escrito para que puedas orar lo junto a mí.

Padre nuestro que estás en el cielo, santificado sea tu nombre, venga a nosotros tu reino, hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo. Danos hoy nuestro pan de cada día, perdona nuestras ofensas como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden. No nos dejes caer en la tentación y líbranos del mal.

Padre nuestro que estás en el cielo, santificado sea tu nombre, venga a nosotros tu reino, hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo. Danos hoy nuestro pan de cada día y perdona nuestras ofensas como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden. No nos dejes caer en la tentación y líbranos del mal. Amén.

Padre nuestro que estás en el cielo, santificado sea tu nombre, venga a nosotros tu reino, hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo. Danos hoy nuestro pan de cada día, perdona nuestras ofensas como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden. No nos dejes caer en la tentación y líbranos del mal. Amén.

El Padre Nuestro es una de las oraciones más conocidas y poderosas del cristianismo. En ella, nos dirigimos a Dios como nuestro padre en el cielo y le pedimos que su reino venga y que se haga su voluntad en la tierra. Además, le solicitamos nuestro pan de cada día y le pedimos perdón por nuestras ofensas, al igual que ofrecemos nuestro perdón a quienes nos han ofendido. También suplicamos que no nos dejemos caer en la tentación y que nos libre del mal.

La importancia del Padre Nuestro

El Padre Nuestro es una oración que nos enseña a establecer una relación cercana con Dios y a confiar en Él para nuestras necesidades diarias. Nos recuerda que debemos perdonar a los demás al igual que somos perdonados por Dios. Es una plegaria que nos protege de las tentaciones y nos ofrece la esperanza de la liberación del mal.

El Padre Nuestro en el cristianismo

El Padre Nuestro es una oración fundamental en la tradición cristiana y su recitación se encuentra en los evangelios de Mateo y Lucas. Jesús la enseñó a sus discípulos como un modelo de cómo deben orar. En ella, reconocemos la autoridad y santidad de Dios y le pedimos que su voluntad se cumpla en nuestra vida.

La gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo

Además del Padre Nuestro, es común incluir al final una doxología que alaba y glorifica a la Santísima Trinidad: el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. Esta doxología muestra nuestra adoración y reconocimiento a la divinidad de Dios.

Conclusión

El Padre Nuestro es una oración poderosa que nos conecta con Dios, nos enseña sobre su voluntad y nos brinda protección contra el mal. Recitarla nos ayuda a fortalecer nuestra fe y a mantener una relación cercana con nuestro Padre celestial. No olvides compartir este artículo y difundir la palabra de Dios.

Artículos relacionados

Deja un comentario