Oración a San Juan Bautista de la Salle  para pedir por los problemas de los hijos

Poderosa oración a San Juan Bautista de la Salle para proteger a nuestros hijos

Pedir por los problemas de los hijos

Oh glorioso San Juan Bautista de la Salle, apóstol de la niñez y de la juventud, reparte tu gran caridad desde lo alto del cielo donde gozas por méritos propios y por virtud. Ocúpate de nuestros hijos y de nosotros, sus padres. Sé nuestro guía, amigo y protector. Intercede por nosotros, danos tu amparo. Asiste en esta vida terrenal para que preservados de toda mancha de error, malicia, odio y corrupción, permanezcamos fieles a Jesucristo y a las enseñanzas del Santo Evangelio.

Oh santo bendito, tú que tanto te esforzaste en dar a los niños más pobres alimentos para el cuerpo y para el alma, que quisiste que el menos favorecido gozara de cristiana educación para que se afianzara en el camino de la verdad, ayuda a nuestros hijos, a los niños, a los jóvenes. Muy especialmente, concede tu amparo y presta tu santa asistencia a (aquí nombramos a los que se encuentren pasando por malos momentos y necesiten este especial favor). Escucha nuestros ruegos, Señor de la Salle. Atiéndenos en esta gran dificultad, no permitas que quedemos sin solución para que nuestra vida sea dichosa, sin preocupaciones ni dificultades que nos apenan.

Protección y educación para nuestros hijos

San Juan Bautista de la Salle, educador brillante, bondadoso y piadoso, que siempre te ocupaste de dar lo mejor de ti a los niños y a los jóvenes, concede a nuestros hijos tu protección. Que no pasen por tribulaciones, que no tengan necesidades. Que la justicia impere a su alrededor y que puedan recibir la mejor educación para que puedan encontrar un buen empleo. Aleja los de las malas compañías, de vicios, dependencias y enemigos. Haz que sean generosos y sinceros y que no se alejen del camino del bien.

Paciencia y amabilidad con nuestros prójimos

Oh Dios mío, te pido me concedas vivir en paz con mi prójimo, porque no puedo gozar de tu favor si no vivo en unión con mis hermanos y hermanas. Puedo perseverar en esta unión con mansedumbre y paciencia. Dame entonces, te suplico, estas dos virtudes y permite que siempre hable y actúe amablemente con todos. Pacientemente, sufra por amor a ti cualquier injuria, un insulto que se me haga injustamente. Que no me enoje u ofenda, sino que pacientemente sufra todo lo que me suceda por otro. Amén.

A continuación, rezamos con mucha devoción tres Padres Nuestros, tres Avemarías y tres Glorias. Repite las oraciones y los rezos durante tres días seguidos. Pide ahora por tus intenciones personales. Si deseas, compártelas en los comentarios.

Tres Padres Nuestros, Tres Avemarías y Tres Glorias

A continuación, dejamos tres padres nuestros, tres avemarías y tres glorias para hacer la oración y los rezos con mucha fe.

Padre Nuestro

Padre nuestro que estás en el cielo, santificado sea tu nombre, venga a nosotros tu reino. Hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo. Danos hoy nuestro pan de cada día. Perdona nuestras ofensas como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden. No nos dejes caer en tentación y líbranos del mal. Amén.

Padre nuestro que estás en el cielo, santificado sea tu nombre, venga a nosotros tu reino. Hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo. Danos hoy nuestro pan de cada día. Perdona nuestras ofensas como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden. No nos dejes caer en tentación y líbranos del mal. Amén.

Ave María

Dios te salve María, llena eres de gracia, el Señor es contigo. Bendita tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre Jesús. Santa María, madre de Dios, ruega por nosotros pecadores ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

Dios te salve María, llena eres de gracia, el Señor es contigo. Bendita tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre Jesús. Santa María, madre de Dios, ruega por nosotros pecadores ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

Gloria

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo, como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo, como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

Gracias por escuchar esta oración. Si te ha gustado, te invitamos a colaborar con oraciones para todos suscribiéndote a nuestro canal, compartiendo este artículo y escribiendo tus intenciones en los comentarios. ¡Dios los bendiga!

Artículos relacionados

Deja un comentario