ORACION A SAN EXPEDITO  PARA PETICIONES DE DINERO MUY URGENTES

La poderosa oración a San Expedito para solicitar dinero de manera urgente

Querido San Expedito, glorioso mártir del cristianismo, te pido y ruego que escuches y atiendas mis peticiones en estos momentos difíciles y angustiosos. Ruega por mí para recibir del Señor su santo auxilio, y bendito y caritativo San Expedito, patrón de las causas urgentes, intercede por mí ante nuestro Señor Jesucristo.

Petición de ayuda

Mi buen San Expedito, santo glorioso, tú que eres venerado como el santo guerrero, el santo de los afligidos y desesperados, acude en mi auxilio en esta gran necesidad. Otorga fuerza, coraje y serenidad para solucionar mis problemas de dinero. Intercede ante el Señor para que pueda recibir rápidamente el remedio a esta grave necesidad.

Continuamos ruega a Dios por mis carencias y ruin*

Promesas y compromisos

San Expedito, te prometo ser siempre agradecido, rezar más asiduamente e incluirte en mis oraciones. Me comprometo a propagar tu devoción y enaltecer tu nombre, gloria y poder. También me entregaré al servicio de Dios y del prójimo con generosa actitud. Amén.

Rezos adicionales

Acompaña esta oración con tres Padrenuestros, tres Avemarías y tres Glorias, durante tres días seguidos, para obtener mejores resultados.

*Las frases en negrita indican las oraciones más importantes.

Correcciones al texto:

Querido San Expedito, glorioso mártir del cristianismo, te pido y ruego que me escuches y atiendas en estos momentos difíciles y angustiosos. Reza por mí para recibir del Señor su santo auxilio. Bendito y caritativo San Expedito, llamado patrón de las causas urgentes, intercede por mí ante nuestro Señor Jesucristo para que venga en mi socorro y me otorgue sus gracias sin tardanza. En esta hora de reflexión y desesperanza, mi buen San Expedito, santo glorioso, tú que eres venerado como el santo guerrero, el santo de los afligidos y desesperados, tú que siempre nos atiendes y proteges, acude a mí y dame tu favor. Otorga fuerza, coraje y serenidad. Alcánzame en los cielos todo lo que preciso para que mis caminos se hallen en y libres de obstáculos e impedimentos. Que pueda solucionar mis muchos problemas de dinero. Santo que estás pendiente de nuestras carencias, te pido confiadamente que intercedas ante el Señor, que es infinitamente bueno y misericordioso. Que pueda recibir en breve el remedio para esta grave necesidad. Pido lo que deseo conseguir. Continuamos, ruega a Dios por mis carencias y ruinas. Asíste, suplícame, santo mío, ruega por mí para que por su divina providencia sea resuelto rápido y favorablemente lo que con esperanza solicito en esta oración. Si es para mi gracia y salvación, para que pueda llevar una vida más fácil y así tener la tranquilidad y paz que ansío. San Expedito, también quiero solicitar que obtengas del Padre Eterno: interés de ánimo, humildad y paciencia para soportar todas las adversidades que a diario se me presenten. Así como la virtud de la misericordia y compasión para con mis hermanos más necesitados, nacida de la caridad y el amor a Dios. Yo te prometo ser siempre agradecido, rezar más asiduamente e incluirte en mis oraciones. Me comprometo a propagar tu devoción y a escuchar misas en tu honor. Ensalzaré tu nombre, tu gloria y poder, y allá donde vaya hablaré de tu bondad con los que a ti acuden en sus dificultades. Así entregaré mi servicio a Dios y al prójimo con generosa actitud. Amén. Acompaña esta oración con tres Padrenuestros, tres Avemarías y tres Glorias, durante tres días seguidos, para obtener mejores resultados.

Ruego al Padre Nuestro

Adiós Padre Nuestro, que estás en el cielo. Santificado sea tu nombre. Venga a nosotros tu reino. Hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo. Danos hoy nuestro pan de cada día. Perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden. No nos dejes caer en tentación y líbranos del mal. Amén.

Ruego a la Virgen María

Dios te salve, María, llena eres de gracia. El señor es contigo. Bendita tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo. Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

Gracias por escuchar esta oración. Si te ha gustado, te invitamos a colaborar con Oraciones para Todos suscribiéndote a nuestro canal, dándole me gusta a este vídeo y compartiéndolo. Y si deseas, escribe tus intenciones en los comentarios. ¡Gracias, gracias, gracias! Dios los bendiga.

Artículos relacionados

Deja un comentario