Oración a María Auxiliadora para obtener bendiciones y favores divinos

Oración a María Auxiliadora: Recibe bendiciones y favores divinos con esta poderosa plegaria

Novena a María Auxiliadora: modo de hacer esta milagrosa novena

Primero, rezar durante nueve días seguidos todas las oraciones seguidas de tres padres nuestros, tres avemarías y tres glorias. Con las siguientes jaculatoria: "Sea alabado y reverenciado en todo momento el Santísimo y divinísimo Sacramento." Luego se rezan tres Alves con esta jaculatoria: "María Auxiliadora de los cristianos, ruega por nosotros".

Segundo, recibir los santos sacramentos de confesión y comunión.

Tercero, hacer o prometer una limosna en favor de las obras de apostolado de la iglesia o de las obras salesianas.

San Juan Bosco decía: "Tener mucha fe en Jesús sacramentado y en María Auxiliadora. Le adora y está convencido de que la Virgen no dejará de cumplir plenamente vuestros deseos si han de ser para la gloria de Dios y bien de vuestras almas. De lo contrario, os concederá otras Gracias iguales o mayores".

Iniciamos por la señal de la Santa Cruz

"De nuestros enemigos líbranos, Señor Dios nuestro. En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén".

Oración de la confianza

"Madre mía de mi vida, auxilio de los cristianos. La pena que me atormenta, pongo en tus benditas manos. 'Dios te salve, María, llena eres de Gracia, el Señor es contigo. Bendita tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén'. Tú que sabes mis secretos, pues todos te los confío. Da la paz a los turbados y alivio al corazón mío. 'Dios te salve, María, llena eres de Gracia, el Señor es contigo. Bendita tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén'. Y aunque tu amor no merezco, nadie recurre a ti en vano. Pues eres madre de Dios y auxilio de los cristianos. 'Dios te salve, María, llena eres de Gracia, el Señor es contigo. Bendita tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén'".

Oración de San Bernardo

"Acordaos, piadosísima Virgen María, que jamás se ha oído decir que ninguno de los que han acudido a vuestra protección, implorando vuestra asistencia y reclamando vuestro socorro, haya sido abandonado de vos. Animado con esta confianza, a vos también acudo, oh madre Virgen de las vírgenes. Y aunque gimiendo bajo el peso de mis pecados, me atrevo a comparecer ante vuestra presencia soberana, no desechéis, oh madre de Dios, mis humildes súplicas, antes bien inclinad a ellas vuestros oídos y dignados atenderlas favorablemente."

Bendición de María Auxiliadora

"Esta oración, compuesta por San Juan Bosco, hecha con fervor, ha alcanzado incontables favores. Nuestro auxilio es el nombre del...".

Saludo inicial

Señor que hiciste el cielo y la tierra, Dios te salve María llena eres de Gracia. El Señor está contigo, bendita tú eres entre todas las mujeres y bendito sea el fruto de tu vientre Jesús. Santa María madre de Dios, ruega por nosotros pecadores ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

Oración a la Virgen María

Bajo tu Amparo nos acogemos a ti, recurrimos santa madre de Dios. No expreséis las súplicas que te dirigimos en nuestras necesidades, antes bien, líbranos siempre de todo peligro. Oh virgen gloriosa y bendita María, auxilio de los cristianos, ruega por nosotros.

Petición a Dios

Señor, escucha nuestra oración y llega a ti nuestro clamor. El Señor esté con vosotros y con tu espíritu. Oración al señor: Dios Todopoderoso y eterno, con la ayuda del Espíritu Santo preparaste el cuerpo y el alma de María, virgen inmaculada y nuestra santísima madre, para ser digna morada de tu hijo. Al recordarla con alegría, líbranos por su intercesión de los males presentes y de todo lo que nos causa dolor y aflicción. Concédenos alivio en nuestros problemas y no dejes de darnos tu infinito amor. Llena nuestras vidas de todo lo mejor, que no nos falte tu bondad y comprensión. Por Jesucristo Nuestro Señor. Amén.

Bendición final

La bendición del Dios Todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo, descienda sobre nosotros. Amén.

Oración final

Concediendo las innumerables gracias y milagros que diariamente concedes a tus devotos, he puesto siempre en ti toda mi confianza. Y hoy, humildemente postrado a tus plantas, te suplico con todo el fervor de mi alma que vengas a mí y me concedas tus favores. Por favor, remedia mis muchas necesidades y da pronta solución a esto que me atormenta. Con gran fe y esperanza, y confiando en la Poderosa mediación de la Virgen Santísima María Auxiliadora, se solicita el favor especial que se desea. Continuamos.

Petición a la Virgen María Auxiliadora

Oh María Auxiliadora, virgen grande y poderosa, no me dejes sin tu ayuda. Dame lo que pido, que tu piadoso amor maternal me envuelva y tu auxilio y bendición Santísima permanezcan en mi noche y día. Así sea.

Padre Nuestro

Padre nuestro que estás en el cielo, santificado sea tu nombre, venga a nosotros tu reino. Hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo. Danos hoy nuestro pan de cada día, perdona nuestras ofensas como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden, no nos dejes caer en tentación y líbranos del mal. Amén.

Repetición del Padre Nuestro

Padre nuestro que estás en el cielo, santificado sea tu nombre, venga a nosotros tu reino. Hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo. Danos hoy nuestro pan de cada día, perdona nuestras ofensas como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden, no nos dejes caer en tentación y líbranos del mal. Amén.

Repetición del Padre Nuestro

Padre nuestro que estás en el cielo, santificado sea tu nombre, venga a nosotros tu reino. Hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo. Danos hoy nuestro pan de cada día, perdona nuestras ofensas como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden, no nos dejes caer en tentación y líbranos del mal. Amén.

Rezos y plegarias para fortalecer la fe

¡Oh Padre celestial! Te pedimos que nos mantengas firmes en la fe y no nos dejes caer en tentación. Líbranos del mal y ayúdanos a seguir el camino recto. Amén.

La oración a la Virgen María

Dios te salve, María, llena eres de gracia. El Señor es contigo. Bendita tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

La Gloria al Padre

Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo. Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

La oración a María Auxiliadora

María Auxiliadora de los cristianos, ruega por nosotros. Dios te salve, Reina y Madre de misericordia, vida, dulzura y esperanza nuestra. A ti clamamos los desterrados hijos de Eva, a ti suspiramos, gimiendo y llorando en este valle de lágrimas. Ella, pues, señora, abogada nuestra, vuelve a nosotros tus ojos misericordiosos y después de este destierro, muéstranos a Jesús, fruto bendito de tu vientre. Oh clemente, oh piadosa, oh dulce Virgen María, ruega por nosotros, santa Madre de Dios, para que seamos dignos de alcanzar las promesas de nuestro Señor Jesucristo. Amén.

Destierro y Renacimiento

Después de este destierro, muéstranos a Jesús, fruto bendito de tu vientre. Oh, Clemente, piadosa y dulce virgen María, ruega por nosotros, santa madre de Dios, para que seamos dignos de alcanzar las promesas de nuestro Señor Jesucristo. Amén.

María Auxiliadora de los Cristianos

Ruega por nosotros en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Colabora con Oraciones para Todos

Gracias por escuchar esta oración. Si te ha gustado, te invitamos a colaborar con oraciones para todos suscribiéndote a nuestro boletín y compartiendo este artículo. Si deseas, puedes escribir tus intenciones en los comentarios. ¡Gracias, gracias, gracias! ¡Dios los bendiga!

Artículos relacionados

Deja un comentario