Oración a la Virgen de los Dolores  Encuentra consuelo y ayuda en tus urgentes peticiones

La Virgen de los Dolores: Fuente de consuelo y ayuda en momentos difíciles

Oración a la Virgen de los Dolores para urgentes peticiones

¡Santísima y muy afligida madre Virgen de los Dolores y reina de los mártires,

¡Enimísima señora de misericordia, soberana madre dolorosa y reparadora de la gracia y del perdón!

Estuviste de pie inmóvil bajo la cruz mientras moría tu hijo, por la espada de dolor que te traspasó.

Entonces, por el incesante sufrimiento de tu vida dolorosa y el gozo con el que ahora eres recompensada de tus pruebas y aflicciones,

Mírame con ternura madre. Ten compasión de mí y de mis sufrimientos. Acógeme en tu seno para que tenga descanso.

Que vengo a tu presencia para venerar tus dolores, deposito mi petición con inmensa confianza en el santuario de tu corazón herido.

Te suplico que presentes a Jesucristo en unión con los méritos infinitos de su pasión y muerte.

Los que sufriste junto a la cruz y por vuestros méritos me sea concedida esta urgente petición que con inmensa fe y esperanza solicito: decir el favor que deseas conseguir.

Continuamos, ¿a quién acudiré yo en mis necesidades y sufrimientos sino a ti madre de misericordia?

Tan hondo bebiste del cáliz de tu hijo que puedes compadecerte de los sufrimientos de quienes están todavía en este Valle de Lágrimas.

Ofrece a nuestro divino Salvador lo que él sufrió en la cruz para que su recuerdo le mueva a compadecerse de mí, pobre pecador.

Refugio de pecadores y esperanza de la humanidad,

Acepta mi petición y escucha la favorablemente si es conforme a la voluntad de Dios. Señor Jesucristo, te ofrezco los méritos de María, madre tuya y nuestra, que ganó bajo la cruz.

Por su amable intercesión pueda yo obtener los deliciosos frutos de tu pasión y muerte. ¡Así sea!

A continuación rezamos siete avemarías, un padre nuestro y un Gloria:

¡Dios te salve, María, llena eres de Gracia, el Señor es contigo!

Bendita tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.

Santa María, madre de Dios, ruega por nosotros pecadores ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

¡Dios te salve, María, llena eres de Gracia, el Señor es contigo!

Bendita tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.

Santa María, madre de Dios, ruega por nosotros pecadores ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

¡Dios te salve, María, llena eres de Gracia, el Señor es contigo!

Bendita tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.

Santa María, madre de Dios, ruega por nosotros pecadores ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

¡Dios te salve, María, llena eres de Gracia, el Señor es contigo!

Bendita tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.

Santa María, madre de Dios, ruega por nosotros pecadores ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

Oraciones a la Virgen María

Eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre Jesús.

Santa María, madre de Dios, ruega por nosotros pecadores ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

El Ave María

Dios te salve María, llena eres de Gracia, el Señor es contigo.

Bendita tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre Jesús.

Santa María, madre de Dios, ruega por nosotros pecadores ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

El Padre Nuestro

Nuestro Padre, que estás en el cielo,

santificado sea tu nombre, venga a nosotros tu reino.

Hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo.

Danos hoy nuestro pan de cada día.

Perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden.

No nos dejes caer en tentación y líbranos del mal.

Amén.

La Gloria

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo.

Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

Ofrecimiento a la Virgen de los Dolores

María Virgen Santísima y Reina de los mártires,

acepta el sincero homenaje de mi amor infantil.

Recibe mi pobre alma dentro de tu corazón traspasado por tantas espadas.

Tómala por compañera de tus dolores al pie de la cruz donde Jesús murió para redimir y salvar al mundo.

Virgen de los Dolores, quiero sufrir gustosamente todas las pruebas, sufrimientos y aflicciones, todas las penas que Dios se complazca en mandarme.

Haz que todos mis pensamientos y latidos del corazón sean un acto de compasión y amor por ti, madre amantísima.

Ten compasión de mí, reconcíliame con Jesús tu divino Hijo, mantenme en su gracia y asísteme en mi última agonía para que pueda yo encontrarte en el cielo justamente con el Hijo. Amén.

Invitación y agradecimiento

Gracias por escuchar esta oración. Si te ha gustado, te invitamos a colaborar con nuestras oraciones para todos. Suscríbete a nuestro canal, comparte este artículo y escribe tus intenciones en los comentarios. ¡Dios los bendiga!

Artículos relacionados

Deja un comentario