Oración a Dios para pedir ayuda en momentos de dificultad

La oración como refugio en tiempos difíciles: Súplicas divinas en momentos de adversidad

La paz les dejo, mi paz les doy, una paz que no es la que el mundo da. No vivan angustiados ni tengan miedo (Juan 14:27).

Relájate y Escucha con Atención

Amado Dios, estoy en este día delante de ti para pedirte, en el nombre de tu hijo Jesucristo, que puedas ayudarme en mis dificultades. Gloria a ti, Señor, mi Dios misericordioso. Tú que eres un Dios de amor, perdóname por mis pecados y dame fuerzas para corregir mis errores.

Tú que tienes planeado lo mejor para los que en ti confían, ayúdame, cuida de mí, protégeme, guárdame y abrígame. Hoy llego a ti con toda mi esperanza y confianza, necesito de tu ayuda, Señor. Ayúdame en mis necesidades, aleja de mí esos problemas que me atormentan, concédeme tu ayuda. Confío en ti, Señor, en el nombre de Jesús.

Señor, ataca a los que se oponen a mí, ataca a los que me atacan. Toma tu escudo y ven en mi ayuda, toma tu lanza ya frente a los que me persiguen. Dime que eres tú mi salvador. Vengo a ti, pues sé que no hay nada que no lo puedas lograr con tu misericordia infinita. Acepto tus insondables designios, aunque no los comprenda. Mi abrazo a ellos con aquel fervor y generosidad con que Cristo aceptó el misterio del dolor de su vida.

Humildemente te pido que me des la gracia de superar esta situación difícil en este momento de mi existencia. Que esta prueba, lejos de separarme de ti, me haga experimentar con mayor plenitud la omnipotencia de tu amor, que limpia, santifica y salva. Te ofrezco y hago entrega de mi alma y mi cuerpo, no permitas que te ofenda, ni me olvide en ningún momento. Perdona mis faltas y no me dejes caer en el pecado. Aumenta mi fe, esperanza y caridad. Dame valor contra todos los ataques del enemigo, y sobre todo, hazme perseverar en el amor al Altísimo y ayúdame a ser fiel discípulo de Jesucristo.

Y si por algún motivo las necesidades económicas me agobian, te ruego que me abras las puertas de la prosperidad. Que las oportunidades lleguen a mí, que nuevas opciones laborales se me presenten para poder traer el pan de cada día a la mesa de mi hogar, para que los míos no pasen necesidades ni angustias.

Mi Dios, te pido que permitas que tenga éxito en aquello que me proponga, si ves que es algo bueno para mí y mi familia, pero sobre todo, que sea bueno a tus ojos. Si ves que el porvenir me inquieta y los problemas y las dificultades me tranquilizan, por favor, pon a mi alcance la mejor solución. Si ves que el enemigo me acecha y las malas personas me están causando malestar y detienen mi avance hacia la prosperidad, por favor, protégeme, líbrame.

Oración para alejar la maldad y atraer la bendición divina

No permitas que reciba ninguna maldad. Te ruego que alejes todo lo que daña mi calidad de vida, lo que no permite que lo bueno entre en mi vida y lo que impide la abundancia en nuestro hogar. Quiero que desaparezcan las cosas que me quitan el sueño, el sosiego y generan inestabilidad. Te pido, de corazón, que me ayudes con todo esto. En este momento, cierra tus ojos y realiza tu petición con mucha fe y escríbela en los comentarios para reforzarla.

Mientras terminas de escuchar esta poderosa oración, proclama tu amor y confianza en Dios. Ten la seguridad de que Él vendrá en tu auxilio y poco a poco las cosas mejorarán. Las dificultades que te perjudican desaparecerán. Pide a Dios que tenga piedad de ti y de tus seres queridos, y que conceda la ayuda que le solicitas con inmensa fe.

La importancia de reconocer los pecados y buscar el perdón divino

Reconozco que he pecado en reiteradas oportunidades y te pido perdón por cada una de las ofensas que he cometido contra ti. Sé que eres un Dios lleno de misericordia y por eso esta oración llegará con mucha fuerza. Hazla con sinceridad y reconoce que sin Dios no podrás avanzar.

Pide a Dios que te perdone y que vea a través de los ojos de Jesucristo, su hijo. Recurre al sacrificio que hizo por todos en la cruz del calvario y busca su ayuda para no salirte de su propósito. Que puedas ser usado para bendecir a otras personas.

La confianza en el poder de Dios para transformar situaciones difíciles

Confía en que solo Dios puede llevarte en buena dirección y sacarte de las circunstancias oscuras que rodean tu vida y te mantienen estancado/a. Aleja la melancolía, tristeza, culpa, enojo, fracaso, depresión, fobias y miedos que no te dejan avanzar.

Solo con el poder de Dios podrás ser renovado/a y sanado/a. Deja que el Espíritu Santo te llene de entendimiento y consejo para que reine en ti la paz y desaparezca cualquier inquietud y temor.
La invitación a Dios para que entre y transforme tu vida

Invita al Padre de bondad a entrar en tu vida, en tu hogar y en tu corazón. Pídele que te toque con la luz del Espíritu Santo y te llene de entendimiento y consejo. Declarar su amor y aceptar su poder renovador puede aliviar tus cargas y hacerte una nueva criatura en su amor.

Declaro tu amor, tu alabanza y tu confianza en Dios. Él es infinito y siempre estará a tu lado.

Oración para encontrar fortaleza y protección en Dios

No hay palabra en mi vida que, a pesar de mis propios errores, nada podrá jamás apartarme de ti. Ni nada podrá jamás alejarme de tu amor. Ni nadie ni nada podrá arrancarme de tu mano poderosa. Mi familia y yo estamos protegidos en el hueco de tu mano y tus bendiciones seguirán fluyendo. Seremos rodeados de salud y esperanza, aún a pesar de que nuestros enemigos, con ferocidad, nos atacan.

Te entrego ahora mis problemas, estos tiempos difíciles, traumas complejos y desalientos. Que vengas con tu luz y ilumines mis acciones, y me hagas caminar hacia ti, confiado, confiada y protegida. Hágase en mí tu divina voluntad, en el nombre de Jesús, amen.

Si esta oración te ha ayudado, por favor dale un me gusta y compártela. Alguien más puede estar pasando por una mala situación y precisa de la palabra del Señor. No olvides suscribirte para recibir cada día una oración poderosa. Sin más, me despido, ¡arriba esos ánimos! Que tengas un día lleno de bendiciones y recuerda que ser feliz es un derecho que tenemos al nacer.

Artículos relacionados

Deja un comentario