Oración Poderosa para Obtener un Milagro: No me desampares, Dios

Quien ha puesto en el Señor su confianza y nos sigue a los idólatras perdidos en la mentira. Tu Señor y Dios mío, has multiplicado tus maravillas y tus proyectos para nosotros. No hay quien actúe igual (Salmos 40:45).

No me desampares Dios Oración Poderosa para un Milagro

Relajación y preparación

Relaja todo tu cuerpo, toma aire profundamente y déjate llevar por esta poderosa oración.

Oración

Amado Dios, en este hermoso día en el que contemplo tu bella creación, te alabo y te bendigo por todo el amor que tienes para mí. Gracias por todas las bendiciones que me brindas cada nuevo día. Gracias porque siempre me escuchas cuando te llamo y no desprecias mis súplicas. Respondes con prontitud cuando clamo tu protección.

Sé que muchas veces no merezco tanto amor de tu parte, porque no sé cómo corresponder. Pero conozco mis fragilidades y quiero luchar para combatirlas y así no defraudarte más. Sé que me amas por encima de todo y siempre quieres lo mejor para mí.

Quiero darte gracias por tu amor infinito, gracias por hacerme sentir que soy importante para ti y por darme salud y vitalidad. Con esperanza me levanto cada día con ganas de pelear con todas mis fuerzas. Hoy mi corazón se siente optimista, no quiero sentirme en abandono ni triste, llenarme de ti.

Quiero ir seguro en ti, llena mi corazón de tu amor y de tu fortaleza para ser capaz de mantenerme firme y no darme por vencido tan fácilmente. Pasa tu mano sanadora por mi alma lastimada para que ya no haya fuente de dolor o de preocupación.

Concédeme que sienta que todo el amor que necesito viene de tu corazón y tú me lo regalas. Gracias por tu compañía y por tu protección.

Te suplico que me des claridad en mi pensamiento para actuar siempre en la verdad, para que todas las obras que realice sean acordes a tu voluntad. Toma mi boca para que la utilice solo para bendecir a mis hermanos y hermanas y para proclamar las maravillas de tu salvación.

Dame un corazón puro para que de él solo salgan sentimientos de bondad y obediencia hacia ti. Bendice todas las tareas que tengo que llevar a cabo, déjame aprovechar cada situación para crecer y no permitas que el desánimo me quite las ganas de seguir luchando y dando lo mejor de mí.

Que sea una persona sana, segura y alegre, y que sepa apreciar todas las bendiciones que me das. Me entrego a tu misericordia porque no me rechazas por mis equivocaciones. No me apartas de tu lado aunque no haya vivido según tu voluntad. Tú conoces lo que tenemos en el corazón y sabes lo que nos hace falta.

Por eso, en este día te pido que me ayudes con el siguiente milagro que estoy precisando y que de corazón te solicito a continuación.

Agradecimiento y confianza en Dios

Gracias Dios por este nuevo día. Te agradezco por todas las bendiciones que recibo y por tu grandeza y poder. Sé que siempre estarás a mi lado y transformarás mi interior con tu amor insondable. Mi vida está en tus manos y estoy dispuesto/a a hacer tu voluntad. Deposito mi confianza en ti, sabiendo que nunca abandonas a tus hijos.

Perdón a todas mis ofensas y ayúdame a no caer en tentaciones que me alejan de ti. Protégeme de las injusticias, enfermedades y desgracias. Cubre con tu sagrado manto celestial, para que la maldad no me afecte. Guíame en mi camino hacia la seguridad eterna y aleja los espíritus malignos, porque contigo encontraré la paz.

Orando por un cambio y contribuyendo al bien

Tú puedes hacer posible lo imposible para nosotros, por eso te imploro que me des tu sagrada mano para que las dificultades no me agobien. Ayúdame a seguir tus pasos y a contribuir al cambio tanto en mi vida como en la de quienes me rodean. Quiero hacerte sonreír con mis acciones y contribuir a la humanidad.

Te pido que me acompañes durante esta jornada y que María, nuestra madre santísima, me proteja con su santo y poderoso manto. Gracias por esta vida y por todos los regalos que recibo de ti a diario. Rodeame de tus ángeles y permíteme encontrar palabras de consuelo para aquellos que lo necesiten.

Gracias Señor por escucharme. Sé que solo tú puedes cuidarme y estás siempre conmigo cuando más te necesito.

Alabado sea siempre en el nombre de Jesús, amén. En este artículo, te invitamos a cerrar tus ojos y analizar tus pensamientos y sentimientos, permitiendo que Dios obre en ti.

Reflexión personal

No juzgues tus pensamientos, simplemente toma nota de ellos. Permite que Dios obre en tu corazón y tu mente. Reconoce que ser feliz es un derecho que tenemos al nacer.

Invitación a la acción

Si este contenido te ha sido de utilidad, por favor, compártelo con otros. Puedes ayudar a difundir el mensaje de Dios. Recuerda que cada día podrás encontrar una oración poderosa en nuestro sitio.

Cierre

Nos reencontramos mañana en un próximo artículo. ¡Que Dios te bendiga!

Artículos relacionados

Deja un comentario