Mira lo que pasa en Tí al escuchar esta Poderosa Oración

La impactante transformación al escuchar esta oración en Tí – Resultados asombrosos garantizados

Mira lo que sucede en ti al escuchar esta poderosa oración. En efecto, aquel que quiera amar la vida y gozar de días felices debe refrenar su lengua de hablar el mal y sus labios de proferir engaños. Debe apartarse del mal y hacer el bien, y buscar la paz y la alegría (1 Pedro 3:10-11).

Plegaria de agradecimiento a Dios

Por favor, búscate un lugar tranquilo. Relájate y escucha esta oración con amor. Amado Dios, nuevamente me diste un día más para glorificarte. Por eso, vuelco mi alma en su parte más noble, sensible y humana para darte las gracias por todo, por lo bueno y lo malo que vivo en esta tierra. Gracias a ti, estoy vivo y vivo para agradecértelo. Te encomiendo todo mi ser, mi alma y la de mis seres queridos. Ayúdame en los momentos en que estoy confundido y no permitas que haga acciones de las cuales me pueda arrepentir. Siempre ilumíname y sígueme regalando la oportunidad de vivir.

Aceptando el amor y la libertad de Dios

Me diste el amor y ahora yo hago uso de él. Me diste libertad y yo decido si ser libre o no. Me diste el preciado don de poder escuchar y comprender tu palabra. Ahora depende de mí aceptar tu sabiduría de vida y glorificarte. Alabanzas a ti, Señor.

Agradecimiento por la restauración y la adopción divina

Te rindes a lo que me dan y me hace sufrir. Me llenas de ternura y compasión cada recoveco de mi vida. Los restaurarás con la fuerza de tu Espíritu para que cada día me parezca más a ti. Hoy hago esta humilde plegaria para que tus oídos puedan escucharme y tu corazón pueda sentirme. Bendito y alabado seas, Dios Padre de nuestro Señor Jesucristo, por darme toda bendición espiritual. Antes de crear este mundo, ya estabas en tu mente. Gracias por haberme adoptado y aceptado como hijo tuyo. Gracias por tanto amor derramado en mi vida. Gracias por llamar a la puerta de mi corazón, por acogerme cuando me alejo y por darme la oportunidad de comenzar de nuevo. Gracias por la ocasión que me ofreces de que mi vida tenga propósitos de eternidad. Gracias por reconstruir cada día la fragilidad de mi vida con el poder de tu palabra.

Sirviendo como luz y bendición

Gracias por las personas que están a mi lado y que a través de ellas me hacen sentir que me cuidas. Si me quieres, te pido que yo también pueda ser un lucero para las personas que no te conocen y que pueda aprender de aquellos que tienen una relación estrecha conmigo. Gracias porque sé que me preparas para salir a dar mi propia batalla. Ayúdame a ser motivo de bendición para todos aquellos que están a mi lado. Quiero ser un buen ejemplo y que aprendan de mí todo lo que tú me has enseñado. Que todos al verme vean tu acción misericordiosa. Hoy quiero glorificarte con mis acciones, bendecirte con mis palabras y ensalzarte con mis pensamientos. Quiero que sólo tu voluntad sea la brújula que guíe mis pasos.

* * *

En nuestras oraciones y plegarias, encontramos la fortaleza y la guía necesarias para vivir una vida en comunión con Dios. Al dedicar tiempo a orar y reflexionar sobre nuestras bendiciones y dificultades, nos acercamos más a nuestro Creador y experimentamos Su amor y misericordia en nuestras vidas.

Confianza en Dios

Sé que si sigo el camino que tú nos enseñaste, tendré recompensas seguras en la vida eterna. Amado Dios, hoy dejo todo en tu presencia, confiando en que allí todo está seguro. Me dispongo a enfrentar la lucha de la vida con todo mi ser, con todo mi amor y con toda mi creatividad, y lo hago con confianza y serenidad, con esa confianza que me da saber que estoy en tus brazos.

Pedidos a Dios

Derrama tu Espíritu Santo sobre mí y ayuda a mis capacidades naturales para que encuentre una forma de arreglar todos mis problemas y dificultades. Capacita mis conocimientos, dame sabiduría, organización y capacidad de administrar mejor mi vida. Te pido, Señor, que me des salud física, mental y emocional, para así tener la energía necesaria para hacer aquello que tú quieras que haga.

Petición de nuevas oportunidades

Trae a mi vida personas buenas con las que pueda crecer, que sean bondadosas y sean un ejemplo a seguir, para que me inspiren a que siempre se puede obrar para mejor. Te pido también que me abran las puertas a nuevas oportunidades, que las situaciones me sean favorables en cada cosa que emprenda o lleve adelante, y que el Espíritu Santo no permita que la ansiedad o la impaciencia nos gobierne.

Agradecimiento a Dios

Me regalaste los dones del amor, me diste todo, me hiciste que me faltara nada. ¿Cómo puedo compensarte? Eres grande y tu bondad aún más, tú lo abarca todo, estás siempre aquí conmigo en todas partes, y eso te lo agradezco. Me lleno de ti, de todo lo bueno y bello que me ofreces, me empapo de todas las bondades que me das y de todo lo hermoso que me sucede.

Valorar la vida y agradecer a Dios

Son tantas cosas lindas, bellas y buenas que siento dentro de mí, que no alcanzaría una vida para poder agradecerte. Gracias por hablarme en lo cotidiano, por mostrarme tu voluntad y dejarme descubrirla en cada detalle de la vida. Gracias por sonreírme a través de las cosas pequeñas y en la sencillez de mi día a día.

Humildemente te pido que me des la gracia de superar toda situación difícil y que las pruebas, lejos de separarme de ti, me hagan experimentar con mayor plenitud la omnipotencia de tu amor, que limpia, santifica y salva.

Toma posesión de mí, te entrego mi mente y mi corazón, límpiame de todo pecado, perdona mis faltas, me encomiendo a ti para que todo mi día sea una ofrenda agradable para ti. Gracias porque ahora puedo valorar la vida desde todo lo que le da sentido, ayúdame a valorar todo lo que tengo, no permitas que las quejas y las insatisfacciones me hagan vivir amargado de tristeza.

Lléname de seguridad en este día y que pueda sentir que me amas con todas las fuerzas del corazón.

Camina por mi hogar y llévate toda preocupación, estrés, enfermedad o tristeza que pueda llegar a ver. Mantén a mi familia siempre unida y no permitas que nada nos separe. Te pido por todos mis parientes, quiero que...

Amado Dios, nuestro amparo y fortaleza

Que tu luz, como fuente de agua viva, pase por mi hogar. Ilumina y guía a cada miembro de mi familia con tus bendiciones diarias.

Bendice cada cosa que tenemos y que somos afortunados de tener. Bendice cada comida servida en nuestra mesa y cada rincón de este hogar que también es el tuyo.

Cuida de nosotros, alejándonos de los enemigos de la envidia y el rencor. Sé nuestro fiel amigo y haznos personas llenas de amor, paz y bondad.

Permanece en nuestras almas y haznos tan puros y nobles como tú. Ayúdame a ser cada día más como tú, amando conforme a tus principios.

Muéstrame cómo alcanzar el amor más puro y cómo manifestarlo, al igual que lo hizo nuestro amado Jesús. Quita de mí toda estructura de egoísmo y las barreras que nos aíslan los unos de los otros.

No permitas que nada ni nadie nos robe la sonrisa hoy. Sabemos que tenemos tus bendiciones, incluso en medio de las pruebas difíciles.

Gracias por escucharme un día más, Amado Dios, en el nombre de nuestro amado Jesús. Amén.

Comparte tus sentimientos y pensamientos

Cierra tus ojos unos segundos y repasa todos los sentimientos que has experimentado mientras leías esta poderosa oración. Si quieres, ¡comparte tus pensamientos en los comentarios de abajo! Me encantaría leerlos.

Si esta oración te ha gustado, por favor, dale una mano arriba y compártela. Recuerda suscribirte al canal para recibir cada día una nueva oración poderosa. Y recuerda, ¡tener felicidad es un derecho que tenemos al nacer!

Artículos relacionados

Deja un comentario