Los 7 Salmos que todo el Mundo debería saber de memoria

7 Salmos para guardar en el corazón: imprescindibles para todos

Salmo 117 - Aclamen al Señor

Aclamen al Señor todas las naciones, alábenlo todos los pueblos. Su amor no sobrepasa la verdad, la cual es eterna. Aleluya.

Salmo 130 - Dios Mío, Escucha mi Clamor

Dios mío, escucha mi clamor, Señor, desde lo más hondo a ti clamo. Dios mío, escucha mi grito, que tus oídos atiendan mi voz suplicante. Señor, si recuerdas los pecados, ¿quién podrá resistir? Pero eres un Dios perdonador y eres por ello venerado. En el Señor espero, espero y confío en su palabra. Yo anhelo a mi Dios más que los centinelas esperan la aurora. Israel confía en el Señor, pues en él está el amor y de él viene la plena redención, el liberar a Israel de todos sus pecados.

Salmo 91 - El Señor es tu Refugio

El Señor es tu refugio, tú que habitas al amparo del Altísimo, tú que vives al abrigo del Todopoderoso. Di al Señor: Tú eres mi refugio, mi baluarte, mi Dios en quien confío. Él te librará de la red del cazador y de la peste asoladora. Con sus plumas te resguardará, bajo sus alas te dará cobijo. Escudo y armadura será su lealtad. No temerás el terror de la noche ni la flecha que ondea de día, ni la peste que surca la niebla, ni la plaga que devasta pleno día. Que caigan mil a tu lado, diez mil a tu diestra, a ti no podrán alcanzar. Con solo abrir los ojos verás el escarmiento del malvado, porque el Señor es tu refugio y has hecho del Altísimo tu amparo. No vendrá sobre ti la desgracia ni mal alguno alcanzará tu tienda. Pues él ordenará a sus ángeles protegerte en todas tus sendas. Te llevarán en las palmas de sus manos para que tu pie no tropiece en la piedra. Caminarás sobre el león y la víbora, pisarás al león y al dragón. Yo voy a salvarte, pues te has acogido a mí. Te protegeré, pues me conoces. Me llamarás y te responderé. Estaré contigo en la angustia, te libraré y te engrandeceré, y te daré una larga vida. Te haré ver mi salvación.

Salmo 50 - Dios es el que Juzga

Es Dios el que juzga, el Señor, el Dios de dioses, habló y convocó a la tierra desde el levante hasta el poniente, desde Sión, toda hermosa. Dios se ha mostrado, ya viene nuestro Dios, no callará. Un fuego devorador lo precede, a su alrededor estalla la tormenta, con truenos, cielos y tierra. Para juzgar a su pueblo congreguen sé ustedes, mis fieles, que con un sacrificio sellaron mi alianza. Los cielos proclaman su justicia, porque es Dios mismo el que juzga. Escucha, pueblo mío, y hablaré, Israel, contra ti yo testifico. Yo soy Dios, tu Dios. No te reprendo por tus sacrificios, pues tus...

El Señor es mi Pastor

23. El señor es mi pastor, nada me falta. En verdes praderas me hace descansar, junto a aguas tranquilas me lleva.

El señor me reconforta, me conduce por caminos rectos haciendo honor a su nombre. Aunque camine por valles sombríos,

no temeré mal alguno porque tú estás conmigo. Tu vara y tu cayado me sosiegan. Ante mí preparas una mesa delante de

mis enemigos. Con aceite ungiste mi cabeza y mi copa rebosa. El bien y la bondad estarán conmigo todos los días de mi

vida, y habitaré en la casa del señor durante días sin fin.

Bendición y Alabanza al Señor

Salmos 34. Bendigo al señor en todo momento. Yo bendigo al señor en todo momento, su alabanza sin cesar está en mi boca.

Todo mi ser se gloria en el señor, que lo oigan los humildes y se alegren. Glorifiquen conmigo al señor, ensalzamos su nombre

todo juntos. Porque el señor me escuchó, me libró de todos mis miedos.

La Instrucción del Señor

Pedro 3:9. No mueran por el Señor. El señor no tarda en cumplir su promesa, según entienden algunos la tardanza.

Más bien, él tiene paciencia con ustedes, porque no quiere que nadie perezca, sino que todos se arrepientan. Sin embargo,

el día del Señor vendrá como ladrón. El cielo desaparecerá con un estruendo grandísimo y los elementos serán destruidos

por el fuego, y la tierra y todo lo que hay en ella será quemado.

Llamado a Venerar al Señor

Salmos 34. Vengan y escúchenme. Yo les enseñaré cómo venerar al señor. Quién es el que ama la vida y desea ver días

felices. Guarda tu lengua del mal y tus labios de la mentira. Aléjate del mal, haz el bien. Busca la paz y síguela.

La importancia de la paz en nuestra vida

El salmo 7 nos recuerda la importancia de la paz en nuestras vidas. El Señor está cerca de los afligidos y salva a los que están tristes. Aunque como justos enfrentemos muchos males, el Señor protege cada uno de nosotros. Es un juez justo y libera a sus siervos.

El poder de la justicia divina

El Señor es un juez justo. En momentos de adversidad, podemos buscar refugio en Él. El salmo 7 nos invita a confiar en la asamblea de las naciones del Señor. Nadie puede escapar a su justicia, y Él actúa de acuerdo con nuestra rectitud y honradez.

El castigo a los malvados

El salmo 7 también nos muestra que Dios descarga su ira en todo tiempo contra los malvados. Él afila su espada y tensa su arco para luchar contra la maldad y la injusticia. Aquellos que siembran mentiras y violencia, caerán en su propia trampa.

La importancia de la alabanza

Es importante alabar al Señor, porque Él es justo y salva a los de corazón íntegro. En el salmo 7 se nos anima a cantar y a amar a Dios, quien siempre escucha nuestras oraciones. La alabanza fortalece nuestra fe y nos acerca más a Él.

Reflexión final

Los siete salmos que se mencionaron en este artículo son un recordatorio de la importancia de la paz, la justicia divina y la alabanza en nuestra vida. Repetir estos salmos en momentos de necesidad nos ayuda a fortalecer nuestra fe y a encontrar consuelo en Dios.

Te invito a que escojas el salmo que más te haya llegado al corazón y lo repitas varias veces para que quede grabado en tu memoria. Puedes encontrar los enlaces con el tiempo de cada salmo en la descripción de este artículo.

Recuerda: la paz, la justicia y la alabanza son fundamentales en nuestra vida espiritual. Suscríbete al canal para recibir cada día una oración poderosa y comparte este mensaje para difundir la palabra del Señor.

Salmos favoritos y bendiciones del Señor

¿Cuál es tu salmo favorito? ¡Comparte tu elección en los comentarios! A continuación, te dejaré una hermosa transcripción para que puedas escucharlo en voz alta. Que tengas un maravilloso día bajo la bendición del Señor. Recuerda que la felicidad es un derecho que tenemos desde nuestro nacimiento.

Transcripción de rezos y plegarias

Destacar: Crea un artículo con la transcripción indicada anteriormente, en formato html bien estructurado con subtítulos. Destáca 1 de cada 5 frases, las más importantes, poniéndolas entre las etiquetas y . Corrige el texto añadiendo los puntos y las comas que correspondan.

O cuál es tu salmo favorito, por favor escríbelo debajo en los comentarios. Prontamente los dejaré en voz para que lo puedas escuchar. Sin más, me despido y te deseo un hermoso día bajo la bendición del Señor. Recuerda que ser feliz es un derecho que tenemos al nacer.

Artículos relacionados

Deja un comentario