lecturas domingo 26 de marzo 2023

Las lecturas del domingo 26 de marzo 2023 Vive la Resurrección y la Vida

El Evangelio de hoy, correspondiente al 26 de marzo de 2023, nos transmite un mensaje de esperanza y fe a través de las lecturas que nos invitan a reflexionar. La palabra diaria se encuentra en el libro de San Juan, capítulo 11, versículos 1 al 45, donde Jesús nos revela su poder como la Resurrección y la Vida. Él nos promete que aquellos que crean en Él, aunque mueran, vivirán, y todo aquel que viva y cree en Él, nunca morirá.

En este V Domingo de Cuaresma, el Papa Francisco nos exhorta a meditar sobre la palabra de Dios y a identificar las zonas "muertas" en nuestro corazón. Estos pequeños sepulcros que todos tenemos dentro de nosotros, son aquellos lugares donde hemos enterrado nuestras inseguridades y miedos. Pero el Papa nos invita a invitar a Jesús a entrar en ellas y traer vida a través de su amor y misericordia.

En lugar de ver la muerte como el fin, veamos la resurrección y la vida presente en nuestras vidas a través de nuestra fe en Jesús. Abramos nuestro corazón a Él y permitamos que su luz ilumine las partes oscuras de nuestro ser. Así como Jesús resucitó a Lázaro de la tumba, Él también puede resucitar nuestras esperanzas y sueños que quizás habíamos enterrado. Que este día nos lleva a una reflexión profunda y a un nuevo despertar en nuestra fe en Jesús, quien es la Resurrección y la Vida.

La Resurrección de Lázaro Lectura del Evangelio según Juan

¡Bendito sea Dios! la lectura de hoy nos cuenta sobre el amor y la amistad que Jesús tenía por una familia en particular: Lázaro, María y Marta. Ellos eran de Betania y Jesús los visitaba a menudo en su pueblo. María era aquella mujer que un día derramó perfume sobre los pies de Jesús y los secó con sus cabellos. En esta ocasión, Lázaro, el hermano de María y Marta, estaba enfermo y las hermanas enviaron un mensaje a Jesús para informarle. Al escuchar esto, Jesús dijo que esta enfermedad no era mortal, sino que era una oportunidad para glorificar a Dios y para que el Hijo de Dios sea glorificado. Jesús tenía un gran amor por Marta, su hermana y Lázaro, y decidió que era hora de actuar.

La Palabra de Dios nos enseña hoy cómo Jesús, el Hijo de Dios, demostró su amor y amistad por una familia que vivía en Betania: Lázaro, María y Marta. Ellos eran muy cercanos a Jesús y lo recibían en su hogar con cariño y generosidad. María fue la mujer que un día derramó perfume sobre los pies de Jesús y los secó con sus cabellos, gesto que demostraba su profundo amor y adoración. En esta ocasión, Lázaro estaba enfermo y sus hermanas enviaron un mensaje a Jesús para pedirle ayuda. Al recibir la noticia, Jesús dijo que esta enfermedad no sería mortal sino una oportunidad para glorificar a Dios y para que el Hijo de Dios sea glorificado. Jesús amaba a Marta, su hermana y a Lázaro y quería hacer algo por ellos.

¡Debemos dar gracias a Dios! por la lectura de hoy, donde somos testigos del amor y la amistad que Jesús tenía por Lázaro, María y Marta. Ellos eran una familia de Betania que recibía con alegría a Jesús en su hogar. María, aquella mujer que un día derramó perfume sobre los pies de Jesús, tenía un hermano llamado Lázaro que estaba enfermo. Las hermanas enviaron un mensaje a Jesús para pedirle ayuda y Jesús respondió diciendo que esta enfermedad no sería mortal, sino una oportunidad para glorificar a Dios y al Hijo de Dios. Jesús amaba mucho a Marta, a su hermana y a Lázaro, y sabía que era el momento de actuar.

Reflexión del Papa Francisco

En el discurso de despedida, Jesús promete cuidar y no abandonar a sus discípulos. También nos da una gran esperanza en la victoria sobre la muerte: "Porque para mí la vida es Cristo, y morir es ganancia" (Filipenses 1, 21). Esta es una promesa que se cumple plenamente en el último de los signos de la resurrección. Jesús llama a Lázaro de su tumba con una voz fuerte y clara, y él sale vivo. Este milagro nos recuerda que, incluso en medio de la muerte y la oscuridad, Dios tiene el poder de traer vida y luz a nuestras vidas.

Nuestros corazones pueden estar llenos de pequeñas áreas que parecen muertas e insensibles. Pero así como Jesús entró en el sepulcro de Lázaro, también está dispuesto a entrar en esas partes de nosotros y traer vida y transformación. Que tengamos el coraje y la humildad de identificar esas zonas y abrirnos a la presencia de Jesús en nuestras vidas, sabiendo que su amor y compasión pueden traer sanación y esperanza donde antes había dolor y oscuridad. Encomendémonos a Dios y permitamos que Él nos lleve de la muerte a la vida verdadera.

Intenciones del día

Reflexión del Evangelio de hoy según San Juan 11,1-45:

Este domingo, 26 de marzo de 2023, el Santo Evangelio nos presenta las palabras de Jesús: "Yo soy la Resurrección y la Vida". Una promesa de esperanza y vida eterna para quienes creen en Él. ¡Qué gran consuelo!

La oración del día nos invita a meditar en las enseñanzas del Evangelio. ¿Qué mensaje te dejó a ti este pasaje de la Biblia? ¿Qué reflexiones te surgieron al escuchar las palabras de Jesús?

Comparte con nosotros en los comentarios tus peticiones de oración. Juntos elevemos nuestras súplicas a Dios, confiando en que, aunque muramos, viviremos en Él. Y aquellos que crean y vivan en la fe, nunca morirán.

Salmo de hoy domingo

Un clamor desde lo más profundo hacia El Señor

Desde las profundidades de mi ser, alzo mi voz hacia Ti, oh Señor, y te pido que escuches mi súplica. Confío en que tus oídos estarán atentos a mis palabras.

Mi alma espera en el Señor

Mi ser entero espera en el Señor y su palabra. Mi alma anhela su presencia más que el centinela anhela el alba. Que así como el centinela espera con confianza el amanecer, también Israel espere en el Señor.

Pensamientos sobre la Lectura del Evangelio del día

Reflexionando sobre el Evangelio del día

Hoy, al explorar las lecturas y el Evangelio del día manifestado en palabras, dedicaremos nuestra atención a la meditación en audio del Santo Evangelio de este domingo, según San Juan 11,1-45: "Yo soy la Resurrección y la Vida".

Para comprender mejor el mensaje recibido por cada uno de nosotros a través de esta lectura, invoquemos la ayuda del Espíritu Santo. Con su guía, meditemos en profundidad sobre la reflexión del Evangelio de hoy.

Escuchemos con atención y reflexionemos

Dejemos que la meditación nos lleve a un espacio de reflexión más profundo, mientras escuchamos con atención el Santo Evangelio del día expresado de manera clara en San Juan 11,1-45: "Yo soy la Resurrección y la Vida". Conectemos con el mensaje divino contenido en estas palabras y permitámosle guiar nuestros pensamientos y emociones.

Ayuda del Espíritu Santo en nuestra meditación

En estos momentos de reflexión, en los que buscamos entender mejor el Evangelio de hoy, pidamos al Espíritu Santo que nos acompañe y nos ilumine en nuestro proceso de meditación. Permitamos que su sabiduría y guía nos ayuden a comprender el significado de este mensaje divino y su aplicación en nuestras vidas.

Abrazando el mensaje del Evangelio

Abracemos con cariño y dedicación el mensaje del Evangelio del día, expresado con fervor en San Juan 11,1-45: "Yo soy la Resurrección y la Vida". Acojamos este llamado y permitamos que su significado y propósito nos guíen en nuestra vida diaria. Que la bendición del Santo Evangelio nos acompañe siempre.

Artículos relacionados