La mejor oración a Jesús para dormir y descansar en paz

La mejor oración a Jesús para un sueño tranquilo y reparador

¡Bienvenidos al blog religioso cristiano! En este artículo, compartiremos la mejor oración a Jesús para dormir y descansar en paz. Encontrarás palabras inspiradoras y esperanzadoras que te ayudarán a establecer una conexión más profunda con nuestro Señor.

La importancia de descansar en Jesús

En los salmos 119, versículos 1 y 2, leemos: "Felices los que van por un camino intachable, los que siguen la ley del Señor. Felices los que cumplen sus prescripciones y los buscan de todo corazón." Estas palabras nos muestran la importancia de vivir una vida en sintonía con los mandamientos de Dios y buscarlo con todo nuestro ser.

Aprendiendo de Jesús

Jesús, en su peregrinaje por la tierra, nos enseñó: "Aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón, y vuestra alma encontrará descanso." Comprendemos estas palabras y deseamos practicarlas con la ayuda de su gracia. Deseamos depositar nuestra esperanza en Jesús para alcanzar la infinita misericordia que Él ofrece.

Plegaria antes de dormir

Antes de dormir, nos ofrecemos completamente a Jesús, acostándonos de costado, simbolizando nuestro deseo de una vida libre de pecado. Encomendamos nuestras vidas a él, confiando en que todas las bendiciones que tiene para nosotros se cumplan sin dificultades y que los milagros que necesitamos se realicen rápidamente.

Sana nuestras dolencias

Al igual que los apóstoles San Pedro y San Juan sanaron al paralítico mendigo invocando el santo nombre de Jesús, nosotros también imploramos a su santísimo nombre para liberarnos de los problemas y preocupaciones que perturban nuestra tranquilidad. Ponemos toda nuestra vida y confianza en Jesús, buscando su sanación para nuestras dolencias y aflicciones mentales y físicas.

Buscando protección y alegría

Le pedimos a Jesús que nos libere de personas malintencionadas y de todo aquello que borra la sonrisa de nuestro rostro. Creemos en Él y le pedimos perdón por nuestros errores pasados, comprometiéndonos a no volver a cometerlos. Deseamos ser humildes de corazón, aprender de Jesús y seguir sus enseñanzas para que nuestras acciones y sentimientos sean buenos y agradables a sus ojos.

Confía en la voluntad de Dios

Confiamos en Jesús y le entregamos nuestro destino para que su perfecta voluntad se cumpla en nuestras vidas. Reconocemos que solo Él conoce nuestras verdaderas necesidades y anhelos más profundos. Le pedimos que nos ayude a ser verdaderamente felices y a vivir cada día para la gloria de Dios.

La importancia de la conexión con Jesús

Mira Jesús, mi corazón pobre, quiero estar ante tus ojos y dejarme penetrar por tu mirada. Derrama tu ternura y bondad para que mi corazón se sienta fuerte al empezar cada día. A ti abro los proyectos y planes de mañana, a ti te ofrezco lo que soy y lo que tengo. A ti, que eres Dios de la vida, te pido fuerza.

Porque mi corazón te ama y, lleno de gozo, exulta en ti, mi alma.

La humildad como enseñanza

Descansa en ti al recordar cómo te rebajabas a lavar los pies de tus Apóstoles. Entonces me acuerdo de aquellas palabras que pronunciaste para enseñarme a practicar la humildad: "Os he dado ejemplo para que lo que he hecho con vosotros, vosotros también lo hagáis con los demás".

Reconociendo la gracia y el poder de Jesús

Te alabo, te bendigo y te doy gracias porque tus obras son perfectas. Tú me libras de la tristeza, tú reparas mis fuerzas porque has dicho que tu gracia es todo lo que necesito para vivir.

Por eso ahora mismo me abandonan tus manos y que la duda que ha sembrado el enemigo en mi vida se vaya, se diluya y desaparezca por siempre.

Buscando la voluntad de Dios

Acepto tu poder sobre mi vida y sobre todo cuanto existe, santísimo Señor Jesús. Tú eres la fuente de todo bien. Eterno Salvador, te doy gracias porque traes a mi vida bendición, paz y alegría. Invade mi mente con tus sentimientos de tranquilidad, invade mi mente con tus sentimientos de amor y paz.

Hágase tu voluntad, compasibísimo Jesús. Concédeme la gracia de olvidarme de mí mismo para que pueda vivir totalmente por las almas ayudándote en tu obra de salvación.

Continuando la lucha por el prójimo

Ahora nos toca continuar tu lucha para que todo hombre y mujer sean queridos y respetados, para que a nadie le sea negado el pan y el trabajo, para que los niños puedan reír ilusionados. Sí, continuaremos tu lucha para que nadie se enriquezca con el trabajo de los demás y para que nadie tenga miedo a nadie.

Bajo tu dulce amparo, busco refugio para romper toda potestad destructora. Aleja de mí toda maldad que pueda ver en mi camino y que me impidan alcanzar mis metas. Permite que mis pasos sean de tu agrado.

El amor y la misericordia de Jesús

Se nos da sabiduría, amor, paz, prosperidad y abundancia. Expírad de Jesús, pero la fuente de vida brotó para las almas y se abrió el mar de misericordia para el mundo entero. Muéstrame el propósito maravilloso que tienes para mi vida. Yo acepto el plan Salvador del Padre Eterno para mí.

Dame tu paz y poder para que pueda agradarte en todo mis actos, aceptar mis convicciones que bondadosamente planeas. Renuévame totalmente porque sé que es tu voluntad para mí en esta vida, mi Salvador Jesús.

Agradeciendo la intercesión y buscando buen descanso

Creo que resucitaste y estás en este instante sentado a la derecha del Padre Celestial, en tu trono de Gloria, intercediendo por mí y por todos mis seres queridos para que tengamos una noche de profundo sueño.

Bajo tu protección y agradecimiento, buscaremos el descanso llenos de paz y confianza en tu amor eterno. Amén.

Un día de gloria para el Señor

Tu cuidado para que mañana sea un día de gloria para el Señor. En tu nombre, Jesús, amén, amén. Mantén tus ojos cerrados y respira profundamente. Ve relajando tu cuerpo en cada respiración profunda. Siente la presencia de Dios en toda la habitación que te rodea. Siéntelo y respira. Lo que tienes unos dulces sueños.

La presencia de Dios en toda la habitación

Si esta oración te ha traído tranquilidad, por favor, dale un pulgar arriba y compártela. Suscríbete al Canal y recibirás cada día una oración poderosa. Y recuerda que ser feliz es un derecho que tenemos al nacer.

Artículos relacionados

Deja un comentario