La Armadura de Dios: La protección definitiva contra enemigos y malas energías

Bienvenidos una vez más a Oración Poderosa. En este artículo, te presentamos una oración de protección para alejar enemigos y malas energías. Acompáñanos en esta poderosa plegaria y fortalece tu fe en Dios.

La armadura de dios oración de protección alejar enemigos y malas energías

La Armadura de Dios: Una Oración de Protección

Padre celestial, lloro por la fe y pido la protección de tu armadura para poder permanecer firme contra Satanás y todas sus huestes. En el nombre de Jesus, deseo vencer todas las mentiras y los errores del enemigo astuto.

Tomar la justicia de Dios y cortar los malos pensamientos: Tomo tu justicia para vencer los malos pensamientos y las acusaciones de Satanás. Confío en tu poder para que estos no puedan afectarme.

Ponerse el equipo del Evangelio de la paz y abandonar seguridades: Tomo el equipo del Evangelio de la paz y dejo atrás la seguridad y las comodidades de la vida. Estoy dispuesto a combatir al enemigo sin importar las circunstancias.

Tomar la fe de Dios y cerrar el camino a las dudas e incredulidad: Tomo tu fe, Señor, para cerrar el camino de mi alma a las dudas e incredulidad. Confío plenamente en ti y en tu poder para protegerme.

Asumir la salvación de Dios y confiar en su protección: Tomo tu salvación y confío en ti, Señor, para que protejas mi cuerpo y mi alma de los ataques de Satanás. Nada podrá dañarme si estoy bajo tu amparo.

Tomar la palabra de Dios y usarla contra el enemigo: Tomo tu palabra y oro para que el Espíritu Santo me capacite para usarla eficazmente contra el enemigo. Cortaré toda esclavitud y liberaré a todo cautivo de Satanás en el poderoso nombre de Jesucristo, mi Señor.

Vistiendo la Armadura de Dios

Me visto con esta armadura viviendo en completa dependencia de ti, bendito Espíritu Santo. Me pongo el casco de la salvación en la cabeza y llevo mi mente cautiva a la verdad de nuestro Señor Jesucristo.

Me pongo el casco de la salvación sobre los ojos para ver con la perspectiva de Jesús. También me pongo el casco de la salvación sobre la nariz para percibir las fragancias de nuestro Señor Jesucristo y serle agradable.

Me pongo el casco de la salvación sobre las orejas para escuchar la voz del Señor y obedecer solamente a su voz. Además, me pongo el casco de la salvación sobre la boca para que mis palabras y meditaciones sean agradables a ti, oh Señor, mi fuerza y redentor.

Me pongo la coraza de la rectitud sobre mi corazón y te doy gracias por esta vestidura pues no tengo ninguna propia. Me pongo el cinturón de la verdad en la cintura para mantenerme firme y fortalecer al hombre interior en mí.

Me calzo las sandalias del Evangelio de la paz y me dispongo a proclamar la buena nueva de nuestro Señor Jesucristo. También sostengo el escudo de la fe con la mano izquierda para desviar las flechas incendiarias del enemigo. Tú, oh Señor, eres mi fortaleza, mi baluarte, mi redentor.

Empuñando la espada del Espíritu: En mi mano derecha, sostengo la espada del Espíritu, que es más aguda que cualquier espada de dos filos. Con ella, puedo penetrar y discernir las intenciones del corazón.

Cúbreme con tu preciosa sangre y crea en mí un corazón limpio. No permitas que la maldad caiga sobre mí. Yo elijo ponerme la armadura de Dios, confiando en su poder y protección.

Haz uso de estas poderosas oraciones y vístete de la armadura para vivir en completa dependencia de Dios. Recuerda siempre confiar en su poder y en su amor.

El poder de la protección divina

Querido Dios, te pido que me rodees con un grueso escudo de fuego. No permitas que ninguna maldad caiga sobre mí, mi familia, mis padres, hermanos y mi comunidad. En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, pongo a todos nosotros bajo la cruz de Jesús y la protección de su sangre preciosa.

La protección que nos ofrece Jesucristo

Señor Jesucristo, Tú te convertiste en hombre por nuestra salvación y nos entregaste tu sangre para sellar el pacto que Dios ha ordenado para nosotros. Hoy me presento ante ti para que selle en mi vida, así como en todo lo que me rodea, mis pertenencias y mis cosas personales.

La seguridad y la paz en tu protección

Sello mi corazón y mi alma con tu sangre divina, para que en ellos no se meta ningún espíritu que traiga rencor, temores, presiones o rabia. Sello mis incomodidades, encontrando respuesta a mis preocupaciones y teniendo seguridad en ti. Sello mi voluntad para que siempre desee hacer el bien y no el mal.

Señor Jesús, gracias por tu sangre que me protege y me cuida de todo mal.

La purificación y la bendición en tu sangre

Sello mi mente para que solo puedan entrar pensamientos que me lleven al gozo, la paz, la dicha y la alegría. Cambiando mi manera de pensar, logro cambiar mi forma de vivir. En tu sangre, sello mi cuerpo, para que en él solo habite mucha energía y salud, estando libre de pecados, enfermedades, accidentes, adulterio y peligros.

Gracias, Señor, por tu sangre que me vuelve intocable y me protege de todo mal. Alabado seas por la eternidad, mi Señor bendito, porque tu sangre emancipadora me purifica, me desinfecta y me cuida.

La protección para mis seres queridos

Señor, en tu sangre protectora, sello a mi familia, mis seres queridos y mis amigos cercanos. Que todos sean refugiados en tu manto protector. Sello mi boca para que mis palabras sean de bendición y mis oídos para que solo oigan tu voz, Dios.

La derrota del enemigo en tu nombre

Señor, que tu divina sangre me proteja y cuide cuando el enemigo esté cerca. Que al pronunciar tu nombre, sea derrotado y ahuyentado. Te doy gracias por tu sangre que me purifica y me cuida.

Gracias, Dios, por tu protección y bendiciones constantes.

La importancia de liberar nuestros pensamientos

Hay momentos en nuestra vida en los que nos enfrentamos a situaciones que nos generan fricción, ya sea una adicción, un miedo o un apego. Es importante poder liberar nuestros pensamientos y dejar ir aquello que nos incomoda.

Toma unos segundos para concentrarte en esa fricción y visualiza cómo te deshaces de ella. Visualiza cómo tus pensamientos se desvanecen y te sientes libre.

Fortalece tu pedido con acciones

Si quieres reforzar tu pedido, te invito a que lo escribas en los comentarios. Tu participación ayuda a crear una comunidad de apoyo y comprensión.

Si este artículo te ha sido de ayuda, te invito a que lo compartas con personas que creas que pueden beneficiarse de él. Recuerda que nuestro propósito es compartir el mensaje de amor y esperanza.

También, te animo a que te suscribas al canal para recibir cada día una oración poderosa. La felicidad es un derecho que todos tenemos al nacer y juntos podemos trabajar para mantener ese derecho en nuestras vidas.

Artículos relacionados

Deja un comentario