Jesús oración de mucho poder para solucionar problemas

La poderosa oración de Jesús: solución efectiva para todos tus problemas

"La hierba se seca y la flor se marchita, pero la palabra de nuestro Dios permanece para siempre" (Isaías 48).

Una conexión especial con Jesús

Por favor, búscate un lugar tranquilo, relaja todo tu cuerpo y concéntrate en todo lo que quieres solucionar. Amado Jesús, hoy me acerco hasta ti con un poco de necesidad, mi vida y angustia en mi corazón, pero con la certeza de que con tu infinita bondad estarás escuchando mis súplicas e intercediendo por mí para ayudarme a alcanzar aquella gracia que tanto anhelo.

Hay momentos en los cuales encontramos dificultades en el camino y en nuestra fe. Nuestra fuerza y nuestras ganas de salir adelante son puestas a prueba. Es por eso que hoy me acerco a ti para poner en tus manos mi vida, mis acciones y mi destino. Estoy cansado/cansada de luchar sola y sé que mi lucha solo dará frutos si tengo tu soporte y compañía.

En búsqueda de soluciones

Por favor, dame tu abrazo de esperanza. Ayúdame a ponerme en pie y salir adelante por encima de los problemas que estoy atravesando. Te suplico que seas mi roca firme y mi refugio seguro, que me concedas la sabiduría necesaria para tomar buenas decisiones y que tomes mi mano y me muestres el buen camino por el cual debo avanzar.

Por favor, ayúdame a partir de hoy y condúceme paso a paso para poder solucionar todos mis problemas, y a mi corazón y mis pasos cada día hacia la gente y las circunstancias que necesito para que todo se vaya solucionando. Necesito centrar toda mi vida en ti, ahora más que nunca, que todos mis pensamientos, sentimientos y acciones estén dirigidos por ti y me conduzcan por caminos de tranquilidad y felicidad.

La confianza en el poder de Jesús

En muchas ocasiones tú me has salvado de tantos problemas y de tantos peligros, Señor. En ti está puesta toda mi esperanza, porque conozco tus proezas y tu amor por la humanidad y también por mí. Permíteme volver a vivir con tranquilidad, sin problemas, que pueda dormir bien por las noches, levantarme cada mañana con ilusión y, sobre todo, con la confianza en que ya todo está solucionado. Siento como milagrosamente has actuado en mi vida y puesto en orden todos mis asuntos.

Yo te alabo, Señor, bendito seas porque nos miras siempre con amor y bondad. No miras nuestros errores sino nuestros aciertos y nos das siempre nuevas oportunidades.

Jesús, bendice mi vida con la tranquilidad de poder superar las adversidades que ahora tengo, que todo esto pase pronto de acuerdo a tu voluntad.

Pedidos de perdón y protección

Perdóname si te he fallado o te he defraudado. De ahora en adelante quiero actuar con más sabiduría y teniendo en cuenta los errores cometidos para no volver a cometerlos. Mantenme a salvo de todas aquellas personas que, con sus acciones o sus pensamientos, me quieran hacer daño. Devuélveme la palabra y ayúdame a alzar la voz frente a las injusticias. Cura mis males, resucítame, hazte mi fuerza salvadora, amado Jesús.

Invocación a Jesús

Jesús, hoy elevo esta oración para invocar tu dulce nombre, dador de vida, salud, alegría, bien y amor. Te ruego que me cubras con tu manto de luz, bondad y alejes de mí todo mal físico, emocional o espiritual. Sé que tú no me juzgas.

Petición de perdón

Jesús, te pido que me perdones por juzgar a los demás, por no practicar tus enseñanzas y por no amarte de la manera que tú me amas. Bendíceme, Señor, con tu presencia en mi vida cada día, para levantarme sintiéndome segura y con la esperanza de que voy a triunfar. Tú eres mi guía, Señor Jesús, mi luz en cada paso que doy, mi soporte para levantarme cada vez que tropiezo, mi consuelo en el dolor y mi esperanza en las dificultades. Conduce me ahora por caminos seguros.

Petición de fe y fortaleza

Mírame con compasión, perdona mis pecados, fortalece mi fe y no me dejes flaquear ni alejarme de ti jamás. A continuación, cierra tus ojos y realiza tu petición con mucha fe y escríbela debajo en los comentarios para reforzarla.

Agradecimiento y promesa

Gracias, Señor, por escuchar mi oración y por la maravillosa promesa de un futuro colmado de luz y bendición. De tu mano, saldré adelante hacia días de paz, regocijo y bienestar. Deseo de corazón que tu amor inunde no solo mi vida, sino también mi hogar, para que todo aquel que en él entre sienta toda la bondad que viene con tu divino amor. Que se sientan tan felices de estar aquí que quieran conocer tu sagrado evangelio.

Agradecimiento por las bendiciones

Tú que reinas en los cielos y eres el rey de todo, quiero agradecerte mediante esta oración por cada una de tus bendiciones. En primer lugar, por haberme dado la vida y permitir que la viviera de la mejor manera posible, que pueda ser dueño de mis actos y poder manejar mi cuerpo con total libertad. Me siento agradecida, Señor bendito, por las infinitas oportunidades de poder ser feliz, por cada una de las personas que has puesto en mi camino y en mi vida, por quienes me han apoyado, por quienes han sido parte de mí y de mis planes y sueños.

Sé que tu amor es inmenso, infinito, sé que me amas y amas a tus hijos sin ninguna duda, porque he visto tus obras, he visto tu creación. Sin embargo, a veces me comporto de forma soberbia, incrédula. Es por eso que vengo hacia ti con esta humilde oración para que me ayudes a vivir en tu amor, a creer ciegamente en tu palabra y en tus obras. Dame la oportunidad de poder ser una persona valiosa, temerosa de Dios, que pueda ser capaz de grandes cosas en nombre de tu amor. Que pueda hacer el bien a otros y hacer que mis hermanos también crean en tu amor, en tu palabra y en tu misericordia. Abre al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma.

El mandamiento principal de amar a Dios

Con toda tu mente y con todas tus fuerzas, este es el mandamiento principal que nos dejaste en Marcos 12:30.

Quiero poder estar a la altura de tus expectativas, Señor. Deseo que te sientas orgulloso de mí y que me regales a diario tu amor puro y sincero. Desde que me levanto por la mañana hasta cuando me acuesto en las noches, quiero que tu amor cambie mi vida y me haga una persona nueva y valiosa a tus sagrados ojos.

Gratitud por la salvación y el amor de Dios

Qué alegría siente mi corazón porque tengo la seguridad de que existes y estás vivo, Redentor nuestro.

Porque Tú has vencido a la muerte, porque Tú eres capaz de escuchar nuestras oraciones y hacer realidad cada uno de nuestros anhelos.

Porque ni aun el Hijo del Hombre vino para que le sirvan, sino para servir y dar su vida en rescate por muchos.

Por eso te pido, mi Señor todopoderoso, que puedas convertirme en un instrumento de tu amor. Deseo ser una persona que logre conmover los corazones de aquellos que se han acostumbrado a vivir fuera de Ti, fuera de tus preceptos y tus mandamientos. Permíteme ser portador de tu palabra y aníma me a compartir aquel milagro que has hecho conmigo.

Agradecimiento y compromiso

Tú me rescataste del pecado, Señor. Tú me sacaste del hoyo en donde estaba sumergido y me diste una nueva esperanza, la de llevar tu mensaje de paz y amor por el mundo entero.

Me quedo contigo, estando convencida de que estás a mi lado. Me quedo contigo, sabiendo que Tú me tienes en tus manos y que harás de mí un instrumento de tu amor verdadero. Gracias por ser tan bueno conmigo y gracias porque sé que a tu lado puedo ser verdaderamente feliz. Todo esto te lo pido y agradezco en el precioso nombre de tu hijo Jesucristo, Amén.

Comparte tu experiencia y comentarios

Si deseas comentar qué has sentido al escuchar esta poderosa oración, me sería muy grato poder leerlo en los comentarios. Que tengas un bendecido día.

Por favor, comparte y dale una manito arriba al artículo. Recuerda que ser feliz es un derecho que tenemos al nacer.

Artículos relacionados

Deja un comentario