Jesús de los Milagros ayúdame en esta petición que de corazón te hago

Jesús de los Milagros: Un guía divino para transformar tu vida

Petición a Jesús de los Milagros

Jesús de los milagros, ayúdame en esta petición que de corazón te hago. Pon asimismo tu delicia en el Señor y él te dará las peticiones de tu corazón (Salmos 37:4).

Por favor, búscate un lugar tranquilo, relaja todo tu cuerpo y pídele a Jesús todo lo que precisas en tu vida. De corazón, escríbelo debajo en los comentarios para reforzarlos más, mientras escuchas esta poderosa oración.

Oración a Jesús por Ayuda

Amado Jesús, tú que preferís morir antes de ver al pueblo de Dios sufrir, que nos cuidaste y diste todo por nosotros, hoy pongo mi fe en ti pues necesito que me brindes tu ayuda. Escucha mi petición, mírame con bondad y ayúdame a surgir.

Te pido por mí, que mi vida se vea colmada de bendiciones. Bríndame salud y sabiduría para darle a mi familia lo mejor del mundo. Dame fuerzas para nunca rendirme ante la adversidad, pero sobre todo, dame tu amor para jamás sentirme sola.

Junto a ti, quiero caminar, aunque parezca imposible. Apoyar mis pies sobre el camino rocoso. Hoy reconozco todas mis debilidades y sin querer mirar atrás, pero totalmente arrepentida vengo para que me impulses por tu senda misericordiosa. Me inclino ante ti, pues necesito de tu ayuda. Me has guiado en los momentos buenos y aún más en los malos, por eso te ruego, mi Señor, que nunca me abandones.

Sé que a veces me desvío de tu camino, dejo que el mal influya en mí, pero siempre, padre, siempre vuelvo a tu sendero. Ese sendero hacia tu reino, el sendero del bien y lo correcto. Que en mis oraciones lleguen a tus oídos, que mis lamentos puedan acabarse.

Sé que no soy digna de tu mirada, pero confío en tu gran poder y sé que con esta oración milagrosa tú me escucharás y me ayudarás para que pueda cantar las alabanzas en voz alta y clara, retumbando en todo el planeta.

Intercesión de María

Jesús amadísimo, señor mío, que dijiste "pedid y se os dará, buscad y hallaréis, llamad y se os abrirá" (Mateo 7:7). Por la intercesión de María, vuestra santísima madre, yo ya amo, yo busco y pido con toda esperanza que me concederás lo que con urgencia preciso.

O Jesús, tú eres el vencedor del mal y de la muerte. Tú eres el principio y el fin. Tú eres hermano y amigo de los necesitados y nunca nos dejas solos para que no nos extraviamos. Tú que estás constantemente a nuestro lado, ten piedad de mí y asiste en mis apuros y carencias. Ten compasión de mí y líbrame de mis problemas.

Como singular mediador entre Dios y los hombres, presenta mis súplicas ante él para que sean atendidas. Redentor divino, que las tinieblas das luz, por las tres caídas que diste cargando con el madero de la santa cruz, dale consuelo y paz a mi alma y ayúdame en los problemas que se cruzan en mi vida.

En ti confío ciegamente porque tú eres mi eterno salvador.

Ruego por tu misericordia y gracia

Pido con toda mi alma que te compadezcas de mí, mi amado Jesús. Ruego con todas mis fuerzas de mi corazón que me concedas la gracia que solicito. Jesús Nazareno, reina en mi corazón con tu amor, paz y sabiduría. Te entrego todo lo que tengo y todo lo que soy.

Lleno de humildad, te pido tu ayuda, tu amor y tu gracia. Aceptaste ser nuestro representante delante del Padre y pagar por nuestros pecados. Ten piedad de mí y de mis sufrimientos. Que tus poderosos brazos y tu preciosa sangre me envuelvan y cubran para darme alivio en mis agobios. Que tus dulces ojos me miren con compasión y tu generosidad sin fin me conceda lo que solicito, si es para el bien de mi alma y mi familia.

Te ruego con toda mi alma que me acompañes, me guíes y me ilumines en mi vida. Permíteme volver a ti, a tu amor. Llévame de la mano y camina junto a mí. Perdona mis ofensas, mis olvidos y pecados. Cristo milagroso de mi corazón, lleno de esperanza, pongo en tu presencia mis lágrimas y tristezas.

Confianza en Jesús

A ti, que nos envuelves con amor para que no estemos solos, y que nos liberas de la aflicción con tu poder y gloria, te pido que no me desampares en esta dura situación. Tú, que tantos milagros nos regalas, haz que mi vida sea más fácil. Ampárame en mis adversidades y desesperanzas, y socórreme en mis malos momentos.

Da paz a mi corazón y aleja todo lo que me angustia. Protégeme, mi amado Jesús, y concédeme lo que con tanta confianza en ti he pedido. Permite que se arregle todo lo que me entristece, para que pueda avanzar y no sufrir más.

O Jesús, que dijiste "Ven y sígueme", acompáñanos y guíanos en nuestro camino hacia el encuentro con Dios, Padre de bondad y misericordia. Enséñanos a estar siempre cerca de nuestros hermanos y hermanas. No te olvides de nosotros cuando veas que sufrimos, y danos tu paz y gracia cada día de nuestras vidas.

Oración a Cristo redentor

Por tu inmenso sufrimiento y dolor, llevando en tus hombros el gran peso del sacrosanto madero y en ella la pesada carga de mis culpas, te ruego, mi buen y adorable Señor, que perdones mis faltas. Dame paciencia y humildad para llevar mis cargas. Fortalece mi alma y purifica mi corazón para que yo siempre sea tu leal y fiel vasallo, y no te falte en tus santos mandamientos. Que viviendo en paz y unión con mis semejantes, merezca la eterna paz de tu gloria.

Cristo redentor digno de ser reverenciado, desde tu casa celestial envía a todos los que te amamos tu favor y santa bendición. Otórganos lo que te imploramos con humildad. No dejes que nuestras dificultades nos venzan, sino que, con tu gracia, podamos superarlas y seguir adelante en nuestro camino de fe.

Libéranos de nuestras adversidades

Oh, Señor, te pedimos que todas nuestras adversidades encuentren solución. Que puedas liberarnos de nuestras tristezas y llenar nuestras vidas de fe y esperanza. Te rogamos que protejas nuestra vida y nos apartes de cualquier daño. Ablanda los corazones de aquellos que deseen hacernos mal, y permite que tu divina gracia nunca nos abandone. Con sinceridad, te amamos, Cristo crucificado. Te pedimos que siempre te quedes en nuestros corazones y seas el dueño y señor de nuestras vidas. Amén.

Comparte esta oración con tus seres queridos

Si esta oración ha sido de ayuda para ti, te invitamos a compartirla con tus seres queridos. No olvides darle tu apoyo y compartir tu testimonio de fe. Al hacerlo, estarás permitiendo que más personas encuentren consuelo y fortaleza en oraciones poderosas. Recuerda que ser feliz es un derecho que todos tenemos al nacer.

Un bendecido día para ti

Querido lector, te deseamos un día lleno de bendiciones. Esperamos que cada día puedas recibir oraciones poderosas que fortalezcan tu fe y nutran tu alma. Nos reencontraremos mañana en un próximo artículo. ¡Que Dios te acompañe y te guíe siempre!

Artículos relacionados

Deja un comentario