GOZOS DE MARIA SANTISIMA EN EL CIELO Y EN LA TIERRA

La devoción de los gozos de María Santísima: una conexión celestial y terrenal

Cosas de María Santísima en el cielo y la tierra

La Anunciación

Dios te salve María, llena eres de gracia, el Señor está contigo. Bendita tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre Jesús. Santa María, madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

El Nacimiento de Jesús

Cosa tengo virgen María porque el fin de los nueve meses nació el deseado de las gentes quedando virgen purísima y le viste adorado de los ángeles y pastores. Dios te salve María, llena eres de gracia, el Señor está contigo. Bendita tú eres entre todas las mujeres y bendito sea el fruto de tu vientre Jesús. Santa María, madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

La Adoración de los Reyes Magos

Cosa teo virgen María, porque viste al Santísimo Hijo adorado de los tres Reyes Magos, primicias de la gentilidad, por verdadero Hijo Rey y Salvador del mundo. Dios te salve María, llena eres de gracia, el Señor está contigo. Bendita tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre Jesús. Santa María, madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

La Resurrección de Jesús

Cosa te oyen María, porque después de haber padecido gran tristeza y soledad por la muerte de tu Santísimo Hijo, te viste resucitado, vestido de resplandor y corona de gloria. Dios te salve María, llena eres de gracia, el Señor está contigo. Bendita tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre Jesús. Santa María, madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora en la hora de nuestra muerte. Amén.

La Ascensión de Jesús

Cosa te o virgen María, porque viste al Santísimo Hijo subir glorioso a los cielos por su propia virtud, para sentarse a la derecha de su Padre. Dios te salve María, llena eres de gracia, el Señor está contigo. Bendita tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre Jesús. Santa María, madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

La Descensión del Espíritu Santo

Sexto goza de hoy de María, porque bajo siempre bajó sobre ti y sobre el colegio apostólico el Espíritu Santo el día de Pentecostés. Dios te salve María, llena eres de gracia, el Señor está contigo. Bendita tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre Jesús. Santa María, madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora en la hora de nuestra muerte. Amén.

La Coronación de María en el cielo

Gozas, oh Virgen María, porque subiste a la gloria para ser coronada de toda la Santísima Trinidad.

Dios te salve María, llena eres de gracia, el Señor está contigo. Bendita tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre Jesús. Santa María, madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

Dios te salve, María

Llena eres de gracia, el Señor está contigo. Bendita tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, madre de Dios, ruega por nosotros pecadores ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

Cursos en el cielo

Cosa te o hija de Dios Padre, porque eres exaltada sobre todos los ángeles y santos, y posees una incomparable pureza.

Santiago y usted

Salve, María, llena eres de gracia, el Señor está contigo. Bendita tú eres entre todas las mujeres y bendito sea el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, madre de Dios, ruega por nosotros pecadores ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

Cosa teo madre de Dios Hijo

Porque así como el sol alumbra y embellece con sus rayos la tierra, tú alumbras y embelleces con tus resplandores del cielo. Dios te salve, María, llena eres de gracia, el Señor está contigo. Bendita tú eres entre todas las mujeres y bendito sea el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, madre de Dios, ruega por nosotros pecadores ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

Constate o esposa del Espíritu Santo

Porque todos los ángeles y bienaventurados te honran y obedecen como a su reina y madre de su creador. Dios te salve, María, llena eres de gracia, el Señor está contigo. Bendita tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, madre de Dios, ruega por nosotros pecadores ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

Cosa té o templo en la Santísima Trinidad

Porque tu hijo te concede todo lo que le pides y quiere que todas las gracias se otorguen a los hombres por tus santas manos. Y así, salva, María, llena eres de gracia, el Señor está contigo. Bendita tú eres entre todas las mujeres y bendito sea el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, madre de Dios, ruega por nosotros pecadores ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

Reina de los cielos y la tierra

Porque tú sola has merecido sentarte a la derecha de tu hijo, para que él esté sentado a la diestra de su padre. Dios te salve, María, llena eres de gracia, el Señor está contigo. Bendita tú eres entre todas las mujeres y bendito sea el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, madre de Dios, ruega por nosotros pecadores ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

Cosa té o madre de misericordia

Porque a todos aquellos que te alaban, sirven y reverencian, Dios les otorga gracia en esta vida y gloria en la vida eterna. Dios te salve, María, llena eres de gracia, el Señor está contigo. Bendita tú eres entre todas las mujeres y bendito sea el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, madre de Dios, ruega por nosotros pecadores ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

La importancia de la fe y la devoción

La fe y la devoción son fundamentales en la vida cristiana. Nos conectan con Dios y nos brindan consuelo en los momentos difíciles. Una de las prácticas más populares es rezar a la Virgen María, madre de Jesús, a través de plegarias y oraciones especiales como el Ave María.

El poder de rezar a la Virgen María

La Virgen María es considerada como la madre de Dios y un intercesor poderoso. Al rezarle con devoción, podemos encontrar consuelo y esperanza en nuestra vida diaria. ¡Oh Virgen María, tú eres llena de gracia! Al invocar su nombre y pedir su intercesión, podemos recibir bendiciones y protección en todo momento.

Los gozos y alegrías de la Virgen María

La devoción hacia los gozos y alegrías de la Virgen María es una forma de honrar y recordar las experiencias positivas en su vida. Estos gozos nos enseñan que la felicidad verdadera se encuentra en Dios y que su amor se extiende a todos sus hijos. Invoquemos a la Santísima Virgen para que nos acompañe en la vida y en el momento de nuestra muerte.

La promesa de la Virgen María

Santo Tomás Cantuariense nos transmitió la promesa que la Virgen María hizo a aquellos que reciten los gozos con devoción. "Hijo mío, no te aflijas y ten la certeza de que disfrutarás en el cielo de los gozos que has celebrado con tanta devoción en la tierra". Esta promesa nos muestra el amor y la misericordia de la Madre de Dios hacia sus hijos y nos anima a continuar rezando con fe y fervor.

El valor de la madre de Dios

Maria, la madre de Jesús, es un ejemplo de humildad y pureza. Su intercesión y protección nos guían en nuestra vida espiritual y nos acercan más a Dios. Rezar el Ave María, la hermosa oración que nos conecta con María y Jesús, nos ayuda a fortalecer nuestra fe y confianza en Dios.

Artículos relacionados

Deja un comentario