Esta Poderosa Oración tiene el poder de que algo maravilloso te suceda hoy

Descubre el increíble efecto de esta oración en tu vida diaria

Qué profundas son las riquezas de la sabiduría y del conocimiento de Dios. Indescifrables son sus juicios e impenetrables sus caminos (Romanos 11:33).

Reflexiona y fortalece tu fe

Busca un lugar tranquilo, relájate y concéntrate en todo lo que quieres lograr hoy. Escríbelo en los comentarios para meditarlo y reforzar tu fe.

Oración de agradecimiento

Amoroso Dios, te damos gracias por todo lo que nuestro corazón y espíritu reciben de ti. Agradecemos por la comunidad que nos has dado, fortaleciéndonos para afrontar la vida, incluso durante el trabajo duro, dificultades y privaciones.

Fortaleza y valor

Concede que tus poderes fluyan para darnos fortaleza y valor, para que podamos ver y reconocerte con más claridad en tus obras. No permitas que nos desmayemos ni nos cansemos. Importa por lo que tengamos que pasar.

Paz y serenidad

Concede que tu Espíritu inunde con mayor profundidad nuestro ser, para traer paz a nosotros y a quienes nos rodean. Que llevemos bendición a todos los pueblos de la tierra.

Perdón y alegría

Señor, danos el perdón de hoy, el de mañana y el de siempre. Pero, danos también el poder y la voluntad para perdonar a los demás, como tú lo has hecho siempre con nosotros. Danos la alegría necesaria para vivir con esperanza y enfrentar los momentos difíciles.

Confianza y fe

Danos fe para saber que nunca nos abandonarás y concede a nuestros corazones la paz y serenidad necesarias para afrontar los duros momentos que no somos capaces de cambiar. Te amamos, Señor, y queremos demostrártelo con nuestras vidas. Ayúdanos y ponemos todo en tus manos.

Agradecimiento y humildad

Agradecemos por este tiempo de dicha que estamos viviendo actualmente. Sabemos que lo bueno también es temporal y que siempre habrá momentos mejores y peores. No permitas que caigamos en la exageración, el exceso de confianza, la complacencia o comodidad prematura.

Permítenos ser agradecidos con humildad y aceptar las cosas como vienen. No nos permitas olvidar que así como en un tiempo sufrimos y ahora gozamos, también debemos prepararnos para una venidera temporada de cosas confusas que pondrán a prueba nuestra cordura, tesón y fe.

Recordemos que siempre hay equilibrio en todo y que, así como gozamos de buenos tiempos cuando las cosas suelen ser mejores, también llegarán momentos de tremendas dificultades que tú nos envías para poner a prueba todo lo que hemos aprendido y creído en ti.

La belleza de cada nuevo día

Cada mañana despierto con la mente puesta en lo que tengo que hacer, principalmente alegre por el simple hecho de llegar a un nuevo día con nuevas incógnitas y la fe de que estarás conmigo una vez más. He de agradecerte por esta oportunidad de sentir mis latidos moviendo mi pecho, me el fatto hinchando mis pulmones de aire puro y mi piel sintiendo la brisa que se escurre por mi ventana, avisándome que el nuevo día ha comenzado, con luz o sin él, con sol o nubes. No he de demostrar de agradecimiento por el día que llega porque tú, mi Dios, me enseñas a ver la belleza en cada estación y temporada. Gracias por no permitirme caer en la monotonía y de esa manera permitirme hacer algo nuevo cada día.

Contribuyendo al cambio

Hoy no es igual a ser algo diferente, podría ser con esta nueva oportunidad que me das de abrir mis ojos y darme cuenta que mi futuro comienza con cada segundo que hago, cada cosa con lo que haré en este día. Espero poder contribuir tanto a mi propio cambio como al de quienes me rodean, porque con mis acciones en cierto modo también contribuyó para que igualmente los demás hagan algo. Despliega sonrisas en mi rostro, permíteme infundir ánimos a quienes se encuentran cerca de mí y ayúdame a repartir alegría, esperanzas y vitalidad a todo aquel que lo necesite.

Creciendo en autenticidad

Señor, envía tu Espíritu sobre mí para que me haga crecer en autenticidad y verdad. Líbrame, Señor, de todas aquellas máscaras que entorpecen mi crecimiento como cristiano, como discípulo y seguidor tuyo. Hazme tener plena conciencia de que mi identidad es ser uno contigo, porque tú me invitas a ser tu amigo, me has elegido para llevar tus frutos abundantes y para ser servidor de la justicia. Y eso no lo lograré sin autenticidad cristiana. Tu Espíritu more en mí, Señor, porque soy templo y morada de Dios, porque estoy unido a él en espíritu y vida, porque soy miembro de tu cuerpo, producto de la nueva creación, hecho a la hechura de Dios, llamado a ser santo en una sociedad que se aleja de la autenticidad. No permitas que caiga yo también en este quebranto.

Mirando en la cruz

Y cuando las dificultades se paralicen, concédeme la gracia de mirarte en la cruz. Señor, cuando no encuentre sentido a lo que me acontece, concédeme la gracia de mirarte en la cruz. Cuando el resentimiento se impregne en mi alma, concédeme la gracia de mirarte en la cruz. Tú, padre, eres el creador de todo, el que sustenta el universo, el que me has creado, el que me has dado la vida, el que sabe de mis necesidades, el que tiene el poder de transformar las cosas, el que tiene la fuerza de revertir las contrariedades, el Dios que ama y hace que todo sea posible. Por eso hoy abro mi corazón a ti.

Oración de agradecimiento por los dones recibidos

Padre celestial, en humildad te pido que me concedas lo que anhelo. Me maravillo, Padre, porque en Cristo tu Hijo puedo hacerlo todo, y esto es gracias a los dones que provienen del Espíritu Santo. Me impresiona la capacidad y los talentos que me has otorgado. No logro lo que hago solo con mis fuerzas, sino que tú eres el que todo lo sostiene. Te doy gracias, Dios mío, porque eres bueno y tu amor perdura para siempre.

El nombre admirable de nuestro Dios

Señor nuestro Dios, tu nombre es admirable en toda la tierra. Haz que vea siempre la grandeza de tu creación. Que mi mente y mi corazón se dirijan siempre hacia ti y que todo esté en armonía con tu voluntad. Que todos mis pensamientos sean para contemplar tu grandeza y me ayuden a crecer para darte gloria, en el nombre de Jesús. Amén.

Que tengas un bendecido día bajo la protección del Todopoderoso. Si esta oración te ha parecido poderosa, te invito a que le des una mano arriba y la compartas. No olvides suscribirte para recibir cada día una oración llena de poder. Recuerda que la felicidad es un derecho que tenemos al nacer.

Artículos relacionados

Deja un comentario