Esta oración Prolongará Tus Días en la Tierra y Tendrás Muchos Años de Bienestar  Escucha y verás

Secretos para prolongar tu vida y vivir en plenitud

Prólogo

Esta oración prolongará tus días en la tierra y tendrás muchos años de bienestar. Escucha y verás, hijo mío, no olvides mi enseñanza y guarda en tu memoria mis mandatos, pues te prolongarán los días y tendrás años de vida y bienestar. Que el amor y la verdad no se separen de ti, átalos a tu cuello y grábalos en tu corazón. Así obtendrás estima y favor ante Dios y ante los hombres. Confía plenamente en el señor y no te fíes de tu inteligencia. Cuenta con él en todos tus caminos y él dirigirá tu sendero. No presumas de sabio, respeta al señor y evita el mal, eso dará salud a tu cuerpo y fortaleza a tus huesos. Honra al Señor con tus riquezas, con las primicias de todas tus cosechas, y tus graneros se llenarán de trigo y tus bodegas rebosarán de vino, hijo mío. No rechaces la corrección del Señor ni te disguste su reprensión, porque el Señor reprende a quien ama, como un padre al hijo preferido. - Proverbios 3

Oración de agradecimiento

Señor Jesús, nacido del amor celestial, ese amor que siempre está presente en tu sagrado corazón y compartes con cada persona que cree en ti, porque eres canal divino de gracia y perdón. Hoy vengo ante ti con la humildad de mi espíritu para darte las gracias y poner mi vida en tus manos, señor. Que sea tu lámpara la que guíe mis caminos, que sea tu amor la fuente de mi bienestar, que seas tú quien me provea de salud. Gracias, señor, por darme la alegría de estar vivo, de tener un hogar cálido al cual volver cada día. Gracias, señor, por la hermosa familia que me acompaña. Gracias por la bendición de los alimentos que siempre abundan en nuestra mesa, me siento afortunada.

Plegaria por salud y prosperidad

Señor, te agradezco por cada una de las enseñanzas que nos brindas, las cuales aumentan el bienestar en mi vida. Gracias, Señor, por traer el amor y la verdad a nuestros corazones y por abrir nuestra mente a los misterios de tu espíritu, por enseñarnos a ser humildes y agradecidos frente a cada hecho que pongas en nuestro sendero. En esta oportunidad, te pido, señor, que protejas mi cuerpo y mi alma y me des mucha salud en todas las áreas de mi vida. Dame la vitalidad para llevar a cabo todas mis actividades y dar lo mejor de mí en cada momento del día. Señor, permíteme experimentar la prosperidad en esta vida para poder dar con generosidad y gentileza. Te pido me des la gracia de poder compartir con cada persona el amor y la abundancia que de ti procede.

Tengo en cuenta tus palabras en Segundo Corintios 6:8: "Quien siembra con miseria, miseria cosechará, quien siembra a manos llenas, a manos llenas cosechará". De cada uno según le dicte su conciencia, pero no a regañadientes o por compromiso, pues Dios ama a quien da con alegría. Dios, por su parte, tiene el poder para...

Rezando por Bendiciones y Fortaleza

Amado Padre, te pido que colmes nuestras vidas de bendiciones para que siempre podamos tener lo necesario y hasta nos sobre para realizar buenas obras. Te ruego, fortalece mi voluntad para cumplir mis metas y tener la oportunidad de dar generosamente a aquellos a mi alrededor.

Vida Larga y Próspera

Querido Señor, te pido que me concedas una vida larga y próspera, para disfrutar las bendiciones que mi alma ha sembrado. Permíteme gozar de buena salud y tener un cuerpo fuerte y saludable para agradecer y compartir el don de la vida. Deseo vivir a tu lado, Señor, por muchos años con energía y vitalidad, para enfrentar los desafíos que se presenten ante mí.

Pidiendo Salud y Bienestar

Señor, ayúdame a tener hábitos de vida saludables tanto física, mental y emocionalmente, para siempre gozar de una vida plena y satisfactoria. Ayúdame a evitar todo lo que no beneficie a mi cuerpo, mente y espíritu. Dame la fortaleza para cuidar de mi salud y bienestar diario, y límpiame de los vicios y pecados que puedan afectar mi vida. Te ruego, aleja de mí y de mis seres queridos la enfermedad y el sufrimiento. Permíteme vivir una vida sana y llegar a tu reino.

Afrontando la Enfermedad con Fe

Padre Celestial, si decides que atraviese alguna enfermedad como prueba para mi alma, te ruego que me ayudes a enfrentarla desde una perspectiva más elevada. Ayúdame a comprender el aprendizaje que tienes para mí y cómo superar cualquier desequilibrio que aparezca. Guía mis pasos hacia la sanación y permíteme salir triunfante, con integridad y sabiduría, porque sé que siempre quieres lo mejor para mí. Confío en tus acciones.

La Protección Divina

Señor, te pido que me protejas de todo mal y me mantengas cerca de ti. Permíteme ver el propósito detrás de cada acontecimiento en mi vida y comprender que todo sucede para mi mayor bien y para el bien de aquellos que me rodean. Ayúdame a ser un buen cuidador de mi cuerpo y guiame hacia la curación y la liberación de los malos hábitos.

Confianza en el Camino de Dios

He aprendido que Tú, Señor, nunca das bendiciones a medias. Confío en que tu santo espíritu me guía en mi crecimiento y protege todas las áreas de mi vida. En tu nombre, Señor, tomo posesión de la curación y la liberación de los malos sentimientos, pensamientos y hábitos que me quitan años de vida. Permíteme vivir una vida plena y satisfactoria con tu amor y protección.

Un llamado al amor y la bondad

Permíteme cuidar a mi prójimo como a mí mismo. Estoy dispuesto a amarme y ser un canal de amor, como Jesús nos ha enseñado: "Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu inteligencia y con todas tus fuerzas. Amarás a tu prójimo como a ti mismo".

Un momento de oración

Cierra tus ojos y pídele a Dios con una intención clara y llena de fe lo que deseas para tu vida. Profundiza en ello y compártelo en los comentarios si así lo deseas, para que se cumpla más rápido. Mientras nos despedimos de nuestro Padre Todopoderoso, agradecemos a Jesús por brindarnos las llaves para alcanzar el bienestar en la vida.

Un cuerpo y alma sanos

Damos gracias a Jesús por permitirnos cuidar y sanar el maravilloso cuerpo que nos ha regalado como vehículo para el alma. Pedimos perdón por nuestros pecados y la fortaleza para perdonar a quienes nos han herido. Declaramos que nuestra voluntad está ajustada al poder de Dios y que somos salvados por Él.

La curación y el perdón

A través de esta oración, decretamos que la energía de curación actúa sobre todas las heridas y conflictos que nos han llevado a descuidarnos. Agradecemos al Señor por venir a nuestro rescate y salvar nuestro cuerpo y alma.

Es importante compartir este mensaje con nuestros seres queridos para que el mensaje de Jesús llegue a más almas. Dale una "manito arriba" al artículo y compártelo. No olvides suscribirte al canal para recibir oraciones poderosas cada día. ¡Que tengas un bendecido día! Recuerda que ser feliz es un derecho que tenemos al nacer.

Artículos relacionados

Deja un comentario