Oración matutina para lograr resultados poderosos en tu día a día

Salmos 128:1-2

"Feliz quien viene al Señor, que en marcha por sus caminos comerás del trabajo de tus manos, serás feliz y te irá bien."

Empieza el día con esta Poderosa Oración y observa los resultados

Una oración para iniciar el día

Por favor, busca un lugar tranquilo, relájate y concéntrate en todo lo que deseas para hoy.

Amado Dios,

Hoy quiero darte gracias por este nuevo amanecer y por todas las bendiciones que recibo de ti. Quiero levantar una oración desde mi corazón, desde mi reconocimiento hacia ti como un Dios bueno y generoso.

Gracias por tu presencia, que me hace feliz. Gracias por la esperanza que me regalas a través de tantas manifestaciones de tu amor, dándome la confianza que necesito para afrontarlo todo en la vida.

Quita toda idea fija de mi mente y dame la oportunidad de pensar en todo lo bueno que significa para mí. Sabes que te amo y confío en tu palabra, y sé que tú me acompañas en cada una de las batallas que tengo que dar.

Te pido más perseverancia en mi oración. Muchas veces, las dificultades de la vida me hacen bajar los brazos en mi oración diaria, pero hoy quiero a través de ella sentir tu poder y fuerza. No permitas que dude ni un momento de que tú eres el Dios de lo imposible, el Dios en el que puedo esperar y no sentirme defraudado.

Bendice mi mente para estar lúcida, fortalece mis manos para tomar buenas decisiones, purifica mi boca para hablar iluminada por tu palabra, y dame un corazón grande para comprender a cada persona que se me cruce.

Acudo a ti, mi Dios, que eres todo amor y bondad. Quiero pedir por todos los que están viviendo dificultades, por aquellos que sufren y que lloran. Quiero vivir este día con todo el ánimo y con todas las ganas que tú me puedas dar. Hazme descubrir la alegría que hay en mi vida.

Aquí estoy delante de ti con todo lo que tengo y todo lo que soy. Sé que tú me amas y quieres lo mejor para mí, por eso me encomiendo a ti, porque sé que eres un Dios de poder, porque me levantas con pie firme para seguir en la batalla.

Instrúyeme en tu palabra para actuar con justicia, moldeame y reconstruyeme. Te pido humildemente que me hagas sentir la alegría de tu espíritu, que me renueves con él y que pueda comprender de una manera nueva cada experiencia que tenga.

Dios de bondad, ayúdame para que reconozca el amor que únicamente tú me puedes dar, ese que sana y restaura mi corazón. Porque si algo tengo claro es que no quiero una vida lejos de ti. Lo único seguro que tengo eres tú, y tu amor por mí es tan grande, tu misericordia y saber que tengo un padre como tú me llena de alegría y mucha felicidad. Porque tú, el generoso, me das.

Agradecimiento por las bendiciones recibidas

Todo lo que necesito más allá de todo lo que pido aquí en la tierra, estoy agradecida contigo por tantas bendiciones que me has dado. No te cansas nunca de ser bueno conmigo y yo no me merezco tanto amor.

Un corazón abierto para disfrutar de la presencia de Dios

Me encuentro en este día con el corazón abierto y el espíritu dispuesto para disfrutar de tu presencia, Señor. Gracias porque en tu infinita grandeza has asignado colocar tu mirada en una criatura tan pequeña como yo.

Vivir en la fe y la felicidad

Gracias porque a pesar de todas mis imperfecciones y debilidades, no me privas de tu cálido amor que me da la vida. Padre de misericordia, hoy despiértame en cuerpo y espíritu. Cada día deseo encontrarme contigo y escucharte para que puedas introducir esas palabras de afirmación, seguridad y sabiduría en mi corazón mientras me preparo para vivir el día.

Hoy estoy feliz, soy feliz por este regalo de vida. Soy feliz por este hermoso día nuevo. Soy feliz por los amigos y la familia que tengo. Soy feliz por todas las enseñanzas que me regalas a diario.

Ser testigo del amor de Dios en el mundo

Enséñame a salir de mí misma para ir al encuentro con mis hermanos y hermanas, sin prejuicios, sin retórica. Simplemente como tú, con la mano extendida y el corazón abierto. Líbrame de la vanidad de creerme buena y que me lo sé todo. No dejes que me paralice el orgullo, la complacencia. No dejes de inquietarme, de ponerme en movimiento, de lanzarme contigo a construir tu reino de paz, amor y justicia.

Enséñame a mantenerme cada vez más sencilla y alegre, a ser verdaderamente testigo tuyo en mi mundo. Ayúdame a desprenderme de todo lo que me estorba para seguirte. Líbrame de lo que me hace tropezar, de lo que me pesa, de mis rencores, mis egoísmos, mis orgullos, mis miserias y me sabe a rancio.

Enséñame a ser cada vez más paciente, comprensiva y dulce. A perdonar a los otros, a acogerlos en mi corazón y, sobre todo, enséñame, por favor, a amar a los demás como los amas tú.

La confianza en Dios

En este momento quiero decirte que tengo mi fe puesta en ti. Mi vida está en tus manos y, aunque tenga dificultades o problemas, yo cuento contigo. Hoy voy a darlo todo porque tú estás conmigo. Con toda seguridad puedo afirmar que prosperaré en todo lo que me disponga a hacer.

Qué bueno saber que nada malo podrá pasarnos durante este día porque tú eres nuestro guardián, nuestro eterno defensor.

La manifestación del amor de Dios en la familia

Gracias, Dios, porque me permites ver a mi familia como una bendición enorme. Cada uno de ellos son muestras del amor que tú me tienes. Te pido que sigas manifestándote con poder en mí y así puedas hacer obras en todos aquellos que esperan en ti.

Señor, quiero que me concedas las oportunidades para liberarme de toda atadura que haya en mi corazón. Quiero vivir en la libertad que me das. Quita de mí toda cadena que no me deje avanzar.

Gracias por darme fuerzas diariamente

Amado Dios, te agradezco por las fuerzas que me das cada día. Sin ellas, el cansancio me haría caer y cometer errores. Te pido que me ayudes a sanar las heridas que llevo en mi ser y a tener la capacidad de perdonar. No quiero tener miedo de vivir con alegría y entusiasmo. Necesito tu fortaleza para resistir la tentación en este día.

Tú eres la alegría de mi ser

Dios mío, eres lo mejor de mi historia. Tu presencia en mi vida me llena de alegría y bendiciones, y deseo que esas bendiciones también alcancen a los míos. Que tu mirada nos cubra y que cada rincón de mi hogar esté sellado por tu amor y protección. Salgo a conquistar este día con alegría y decisión, sabiendo que estás a mi lado en todo momento.

Si esta oración ha sido de tu agrado, por favor, compártela con tus seres queridos y suscríbete a nuestro blog para recibir cada día una oración poderosa. Recuerda que ser feliz es un derecho que tenemos al nacer.

Artículos relacionados

Deja un comentario