Oración milagrosa del Divino Niño Jesús: solución a tus peticiones urgentes

Oración al niño Jesús para peticiones desesperadas y urgentes

Oh santo niño Jesús, hijo del Padre y de la Virgen María, eres mi rey y mi Dios. Eres mi fiel amigo y mi defensor fuerte. Por tus deseos de favorecernos, te amo. Tu rostro tan amable se ha apoderado de mi corazón y no vacilo en pedirte los bienes que necesito.

DIVINO NIÑO JESÚS ORACIÓN PARA PETICIONES DESESPERADAS Y URGENTES

Oración al niño Jesús para casos difíciles

Divino niño Jesús, dueño de mi corazón y mi vida. Mi tierno y adorado niño, llego hasta ti lleno de esperanza, suplicando tu misericordia. Quiero pedirte los abundantes bienes que derramas sobre tus fieles devotos. Tus brazos siempre abiertos reparten con inmenso amor y generosidad. Un niño amado, bendito salvador, quédate siempre conmigo.

Petición: Que tu presencia me sirva para crecer en sabiduría, caridad y gracia delante de Dios y de mis hermanos. Tú, dulce y pequeño niño Jesús, te llevo dentro. Yo te amaré siempre con todas mis fuerzas.

Oración al niño Jesús para bendición y ayuda

Divino niño Jesús, bendícenos para que no padezcamos. Escúchanos y no nos abandones. Ayúdanos en nuestras fatigas y carencias. Niño amable de mi vida, consuelo del cristiano, la gracia que necesito tanto en mi vida me causa desesperación y agobio, haciendo que sienta intranquilidad.

Petición: Confío en tus benditas manos y pido con mucha fe lo que deseo conseguir. Padre nuestro que estás en el cielo, santificado sea tu nombre...

Oración final al niño Jesús

Acuérdate, o niño santo amado, que jamás se oyó decir que alguno haya implorado ante ti sin recibir por ello con sencillez y confianza. Humilde y arrepentido, con mi ser lleno de amor y esperanza, sabiendo los muchísimos milagros que obras y los rápidos que concederás, te pido este favor.

Petición: [Repite aquí lo que tanto deseas obtener del divino niño.]

¿Cómo rezar esta oración?

Es importante rezar esta oración con fe y confianza en el amor y poder del niño Jesús. Acompaña tu plegaria con el Padre Nuestro y el Ave María, rezando las palabras con fervor y entrega.

Conclusión

El niño Jesús es nuestro amigo y defensor. Acudir a él en momentos de necesidad nos trae consuelo y esperanza. Con fe en sus milagros y amor incondicional, podemos encontrar alivio para nuestras dificultades y paz en nuestro corazón.

Ayuda del divino niño Jesús

Ayúdanos, Divino Niño Jesús. Protégenos, Divino Niño Jesús. Defiende a los Divinos Niños Jesús. En ti confiamos. Así sea.

El Credo

Creo en un solo Dios, Padre todopoderoso, creador del cielo y de la tierra, de todo lo visible y lo invisible. Creo en un solo Señor Jesucristo,

Hijo único de Dios, nacido del Padre antes de todos los siglos, Dios de Dios, luz de luz, Dios verdadero de Dios verdadero, engendrado, no creado,

de la misma naturaleza del Padre, por quien todo fue hecho. Que por nosotros, los hombres, y por nuestra salvación, bajó del cielo y por obra del

Espíritu Santo, se encarnó de María, la Virgen, y se hizo hombre. Y por nuestra causa fue crucificado en tiempos de Poncio Pilatos, padeció y fue

sepultado, y resucitó al tercer día, según las Escrituras, y subió al cielo y está sentado a la derecha del Padre. Y de nuevo vendrá con gloria

para juzgar a vivos y muertos, y su reino no tendrá fin. Creo en el Espíritu Santo, Señor y dador de vida, que procede del Padre y del Hijo, y

con el Padre y el Hijo recibe una misma adoración y gloria, y que habló por los profetas. Creo en la Iglesia, que es una, santa, católica y

apostólica. Confieso que hay un solo bautismo para el perdón de los pecados. Espero la resurrección de los muertos y la vida del mundo futuro. Amén.

El Padrenuestro

Padre nuestro, que estás en el cielo, santificado sea tu nombre. Venga a nosotros tu reino. Hágase tu voluntad en la tierra, como en el cielo.

Danos hoy nuestro pan de cada día. Perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden. No nos dejes caer en tentación

y líbranos del mal. Amén.

El Avemaría

Dios te salve, María, llena eres de gracia, el Señor es contigo. Bendita tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre,

Jesús. Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

El Gloria

Gloria al Padre, Gloria al Hijo y Gloria al Espíritu Santo. Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

Rezos y peticiones

La oración y los rezos deben hacerse durante tres días seguidos o nueve, como una novena, si la petición es muy difícil. Pero lo más importante es

que se deposite total confianza en la milagrosa ayuda que el Divino Niño Jesús puede brindar.

Finalización

Gracias por leer este artículo. Que Dios los bendiga. ¡Gracias, gracias, gracias!

Artículos relacionados

Deja un comentario