Dios puso este Video en tu Camino ábrelo y te sorprenderás

Descubre el sorprendente mensaje divino en este video revelador

Dios puso este mensaje en tu camino

Ábrelo y te sorprenderás. Señor, hoy entrego ante tu presencia mi corazón. Reconozco que eres la luz de mi camino. En nombre de Jesús, activo el resplandor de tu gloria sobre mí.

Te pido, Padre amado, que comiences a llenar mi corazón de tu amor. Oro, señor, para poder sentir el amor divino de tu esencia en mí. En este momento, pongo todo en tus manos, mi futuro y que el amor impregne mi corazón con el amor único y perfecto. Porque el amor es el principio vital de la luz. Quiero tener esa hermosa luz sobre mi vida para entender los misterios de tu corazón y manifestarlos como lo hizo mi Señor Jesús.

Enseñame la misericordia

Enséñame la misericordia que nace del amor de tu gloria para poder consolar los corazones que están faltos de esta hermosa y transformadora luz que viene del cielo. Hoy, esto fuera todo temor, toda angustia, todo aquello que ha venido a querer entorpecer mi camino. Declaro que soy libre de toda angustia porque el Señor ha traído libertad a mi alma.

Hoy te doy gracias, padre, porque por medio de esta poderosa oración puedo sentir cómo tú levantas mi alma. Cada vez que necesitamos de ti, tú vienes en nuestro socorro para levantarnos y mostrar tu amor para cada uno de nosotros. Por eso, hoy levanto mis manos rendido ante tu presencia que me está cubriendo en este momento.

Hoy declaro que estoy renovado por completo por tu poder, estableciéndolo en el poderoso nombre de tu hijo amado, Jesús de Nazaret. Gracias, Señor, porque sé que esta oración está llegando a los oídos de tu corazón. Tú tienes los tesoros de la sabiduría y te pido que me llenes de esa sabiduría, que es la llave para amar al prójimo.

Amar conforme a tus principios

Te entrego mis pensamientos, mis emociones, mis sentidos a tu disposición para que habites en ellos y sean transformados en el poder de tu palabra para amar bajo el diseño del Rey. No quiero ser cada día más como tú, Señor, amar conforme a tus principios. Muéstrame cómo encarnar el amor celestial y poder manifestarlo como lo hizo nuestro Señor Jesús.

Quita todo obstáculo de las tinieblas que puedan ensuciar mi corazón de odio y maldad. Quita de mí toda estructura de egoísmo. Quita todas las barreras que nos aíslan los unos de los otros. Quita de mí las tinieblas que están cubriendo mi corazón y no me permiten ver las necesidades de los otros, sino solo las mías. Estas tinieblas me alejan de tu amor y me llenan de egoísmo.

Quiero ser libre para amar como tú amas, Señor. Quiero estar libre de todo aquello que me pueda alejar de la luz de tu amor. En nombre de Jesús, te pido que me cubras con tu manto de amor y que el Espíritu Santo me dirija y me muestre el amor en su manifestación celestial en todos mis caminos.

Declaro que la fortaleza del Señor me acompaña en todo momento y que viviré en su amor eternamente.

Un poder que desciende del cielo

Enfrentando las adversidades con la ayuda divina.

Cuando estamos llenos del poder que viene del trono celestial, nos revestimos para seguir adelante y combatir cualquier cosa que intente debilitarnos. Declaramos que cualquier intento de desanimarnos se va de nuestras vidas. Atamos y paralizamos los espíritus inmundos que se metieron en nuestra vida y quisieron debilitarnos. Establecemos un vallado espiritual con ángeles guerreros que nos cubren por completo.

Ser instrumentos del amor divino

Abramos nuestros corazones a la presencia divina.

La humildad y la fe nos permiten recibir los milagros que necesitamos. En cada oración, pedimos un espíritu de poder, amor y dominio propio. Alejamos todo espíritu de miedo, temor y desesperanza. Jesús, te pedimos que nos des fortaleza.

Llevando nuestras peticiones a Jesús

Contamos nuestros sueños y milagros con fe.

Cuando nos acercamos a Jesús, sentimos paz, alegría, y nos fortalece. Hablamos con Jesús sobre nuestras angustias y él las lleva al Padre. Dios nos escucha y atiende nuestras peticiones. En su nombre, confiamos en que nuestras enfermedades se sanan, los enemigos huyen, la economía se restablece y nuestra vida entera da buen fruto.

Confianza en la autoridad de su nombre

Experimentando señales maravillosas con fe.

Al pronunciar el nombre de Jesús y confiar en él, experimentamos señales maravillosas en nuestra vida. Encontramos fortaleza, sanidad, claridad, decisión y bendiciones. Agradecemos a Jesús por cada bendición recibida y por todas las que vendrán. Confiemos en que todo lo que pidamos en su nombre será concedido según la voluntad del Padre, para que él sea glorificado.

¡Fortalece tu fe y experimenta el poder de la oración en tu vida!

El Rey de mi Vida

Por salvarme y por mostrarme los caminos del bien, te bendigo y te doy gracias. Tus obras son perfectas. Tú me libras del sufrimiento, del desconsuelo y de la tristeza. Te levantas del abatimiento y reparas mis fuerzas. Porque has dicho que tu gracia es todo lo que necesito para vivir, hoy quiero abandonarme en tus manos. Que la duda que haya sembrado el enemigo en mí se vaya, se diluya y desaparezca por siempre. Yo acepto tu poder sobre mi vida y sobre todo cuanto existe.

Santísimo Señor Jesús, tú eres la fuente de todo bien, eterno salvador de desgracias. Tú traes a mi vida bendición, paz y alegría. Te amo con todo mi corazón. En nombre de Jesús, amén, amén.

¡Que tengas un bendecido día! Que todo lo que te propongas hoy sea bajo la bendición del Señor. Y si esta oración te ha gustado, por favor, den una manito arriba y compártela. No olvides suscribirte al canal para recibir cada día una oración poderosa. Y recuerda que ser feliz es un derecho que tenemos al nacer.

Artículos relacionados

Deja un comentario