Dios es mi roca mi salvación mi fortaleza oración poderosa para momentos dificiles

Oración poderosa: Dios, mi roca y salvación en momentos difíciles

Poderosa oración para momentos difíciles

El señor es mi bastión, mi baluarte, el que me salva. Mi Dios es la fortaleza en la que me resguardo, es mi escudo, mi refugio y mi defensa.

Salmos 18:2: "Dios es mi roca, en él encuentro mi salvación. Es mi fortaleza y mi refugio, mi Dios es mi roca, en él encuentro protección. Es mi escudo, el poder que me salva, ¡mi más alto escondite!"

Para poder entregarte todas tus angustias a Dios, te invito a buscar un lugar tranquilo donde puedas relajarte y pedir su ayuda.

Antes de comenzar, te animo a escuchar esta poderosa oración: [enlace a la oración]

Una petición a Dios

Amado Dios, levanto mis ojos a ti que estás en el cielo y entre los hombres. Levanto mis ojos de donde viene mi esperanza.

Hoy, como cada nuevo día, mi intención es crecer a través de tu palabra. Pongo mi vida y la vida de mi familia en tus manos. Permítenos alcanzar la felicidad y ayudarnos a florecer ante los hechos y vivir con esperanza y fe.

Si tan solo te conocieran, si supieran aunque sea un poco de ti, si recibieran lo que tú me has dado, estoy seguro(a) de que no dirían lo mismo. Mi alegría tiene tu nombre, eres la puerta que siempre está abierta, una ventana llena de luz.

Aunque en estos tiempos difíciles me pueda sentir decaído(a), te suplico que llenes mi ser de consuelo y confianza. Permíteme no caer en la desesperación y llena mi corazón de seguridad para solucionar todos los problemas que me afligen.

Ilumina mis caminos para tomar las mejores decisiones y dame inteligencia y sabiduría para sortear los embates de la vida. Llénate de fuerzas para servir en tu obra y nunca desistir de los sueños que tengo para mi vida.

Ayúdame a ser mi mejor versión y a dar lo mejor de mí. Que mi vida sea un pleno testimonio de tu voluntad sobre mí. Te pido que tomes mis manos para que me orientes y me abras el camino para avanzar con firmeza.

Dame seguridad, calma y paz en los días que han de venir. Borra cualquier confusión que pueda haber en mi corazón y mantén firme mi fe y mi esperanza.

Mi corazón te clama y te pide que los llenes de tu confianza para que pueda sentir en todo momento tu mano sobre mi vida. Enséñame a entregarme a tu bondad, a comprenderla y aplicarla.

Bendice, Padre celestial, mis planes, mis obligaciones, mi hogar y también a las personas que me rodean. Permíteme superar las dificultades y crecer a través de ellas.

Y si por algún motivo nuestra fuerza se llegará a diezmar, dame el valor y el coraje para seguir adelante. Que tu palabra me abrigue, me sostenga, me impulse y me aliente sobre cualquier adversidad que se presente en mi vida.

Guíame para tener éxito en tu orden y según tu voluntad. Dame felicidad en cada una de las áreas de mi vida y que pueda tener una vida plena y dichosa.

Encontrando paz en Dios

Enséñame a conocer la profundidad de tu amor y a entender cómo ser testimonio tuyo, Padre. Tú conoces muy bien los corazones de cada ser humano. Rebélame los talentos que has sembrado en mi vida para que pueda desarrollarlos en toda su plenitud.

Séñor mío, sé que cuento con tu bendición y con tu protección en medio de las tribulaciones de mi vida. Sé cuáles son mis debilidades y mis limitaciones, todos esos errores que me llevan a faltarte y a faltarle a mis hermanos. Pero aún así, me amas y me buscas.

Te entrego todo lo que estoy viviendo y todo aquello que ha puesto freno a mis deseos de superación. Bendice mi trabajo, mis esfuerzos por intentar dar lo mejor de mí. Ayúdame a ser una persona honesta conmigo misma y a actuar con serenidad y justicia en todas las decisiones que tomen mi vida.

Que mis pensamientos guarden coherencia con mis sentir. Ayúdame a irradiar la luz que proviene de tu Santo Espíritu. Aléjame de la corrupción, de la envidia, de la rivalidad, del rencor y de la ira. Libera mis pensamientos, que reine la paz en mí y que mi fe perdure y crezca cada día más.

Creo fervientemente en lo que dice tu palabra, que cuidas de mí y que ponga todos mis problemas delante de ti porque siempre estás conmigo, cuidándome en todo momento. Jesús fue a la cruz para liberarme de esta carga y peso. Déjame descansar en tu amor y bondad.

Confesando y buscando perdón

Quita de mí todo sentimiento de culpa, de derrota, de miedo y de inseguridad para que cada noche pueda descansar en tus brazos de amor y perdón. Tú dices en tu palabra que si confesamos nuestros pecados, Jesús nos perdonará y nos limpiará de toda maldad.

Confieso que no he hecho todo lo correcto delante de ti y no te lo puedo ocultar. Reconozco que he sido un pecador y te pido que me des un espíritu renovado. Sé que tú me entiendes incluso mejor que yo misma. Te ruego que me ayudes a salir de todo esto que me agobia.

Estoy aquí, Señor, lleno de esperanza y gozo. Mis preocupaciones van desapareciendo porque confío en que tú harás los milagros que preciso en mi vida. Tengo paz gracias a ti. Sé que tu provisión y mi prosperidad están en buenas manos, ya que soy tu hijo, soy tu hija, Señor, y sé que tú, como padre amoroso que eres, siempre escuchas mis necesidades y las materializas en mi vida.

Quiero vivir este día en tu paz y tu presencia, dando lo mejor de mí y tratando de construir bienestar y felicidad para todos. Quiero ser solidario con aquellos que necesitan de lo que tengo, pero al mismo tiempo te pido que me ayudes a alcanzar todo lo que necesito para compartirlo con mis hermanos.

Te pido que todo lo que haga durante este día sea iluminado por tu bendita luz.

Renueva nuestras fuerzas y abre las puertas de la prosperidad

Querido Dios, te pedimos que multipliques nuestras fuerzas y renueves nuestros corazones para que podamos enfrentar cada día con valor y determinación. Te rogamos que nos guíes en nuestro camino y nos des la sabiduría necesaria para alcanzar esas metas por las que tanto hemos trabajado.

Persistamos en la esperanza y confiemos en tu provisión

Señor, te pedimos que nos des la fortaleza para persistir en la esperanza, aún cuando las circunstancias parezcan difíciles. Confiamos en tu provisión y sabemos que siempre estás cuidando de nosotros. Abre las puertas de la prosperidad en nuestras vidas y permítenos vivir en abundancia.

Comparte esta oración y ayuda a otros

Si esta oración ha sido de ayuda para ti, te animamos a compartirla con tus seres queridos. Es importante difundir la palabra de Dios y llevar consuelo a quienes lo necesitan. Recuerda que puedes ser un instrumento de su amor y misericordia en el mundo.

Dios te bendiga y proteja

Que tengas un bendecido día bajo la protección del todopoderoso. Recuerda que Dios está siempre contigo y te ama incondicionalmente. Pon tu confianza en Él y verás cómo te bendice en todas las áreas de tu vida.

No olvides suscribirte al canal y recibir una oración poderosa cada día. Suscríbete para estar al tanto de las últimas publicaciones y fortalecer tu relación con Dios. Nos reencontramos mañana en la oración diaria.

Que tengas un bendecido día y recuerda que ser feliz es un derecho que tenemos al nacer. Confía en Dios y permite que su amor llene tu vida.

Artículos relacionados

Deja un comentario