Coronilla de San Charbel

Descubre los beneficios espirituales de la Coronilla de San Charbel para fortalecer tu fe

La coronilla de San Charbel está compuesta de cinco grupos de cuentas. Cada grupo contiene tres cuentas rojas, una blanca y una azul. Entre los grupos, hay 5 cuentas negras que los separan. La coronilla está acompañada de una medalla del santo conectada a una cuenta blanca. Si no puedes conseguir una medalla, puedes confeccionar tu propia coronilla siguiendo la imagen de arriba. A continuación, te mostramos el orden de recitación:

Plegaria al Padre de la Verdad

Al inicio de la coronilla, en la primera cuenta blanca, se recita la plegaria al Padre de la Verdad. Esta es la más bella y querida plegaria de la misa maronita. Es un poema del siglo quinto de salud. La iniciamos haciendo la señal de la santa cruz: "En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo, Amén."

Plegaria al Padre de la Verdad

Padre, la verdad. Aquí tienes a tu hijo, una víctima agradable a Ti. Acéptalo, Padre, ya que ha muerto por mí. He aquí su sangre derramada en el Gólgota por mi salvación. Ella clama por mí con sus méritos. Acepta mi oblación. Siento tanto en mis pecados, mucho más grande es tu misericordia. Cuando expuesta en una balanza, tu misericordia sobrepasa el peso de los grandes montes, aquellos que solo Tú conoces. Considera el pecado y considera la propiciación. El sacrificio de la víctima excede las deudas. Tu amado hijo sufrió los clavos y la lanza por mis pecados. Por lo tanto, con sus sufrimientos, satisface mi deuda y me da vida. Gloria al Padre que envió a su hijo por causa nuestra. Adoración al Hijo que a todos reunió por su crucifixión, y alabanza al Espíritu por quien se consumó el misterio de nuestra salvación. Bendito sea quien nos vivifica por su amor. A él sea la gloria.

Padre Nuestro en cada cuenta negra

En cada cuenta negra, recita un Padre Nuestro.

Padre Nuestro

Padre nuestro que estás en el cielo, santificado sea tu nombre. Venga a nosotros tu reino. Hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo. Danos hoy nuestro pan de cada día. Perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden. No nos dejes caer en tentación y líbranos del mal. Amén.

Avemarías en honor a la fidelidad de San Charbel

Las cuentas rojas representan los votos de pobreza, castidad y obediencia. Son virtudes por las cuales los religiosos se unen a la pasión de Cristo. En el primer grupo de cuentas rojas, recita tres Avemarías en honor a la fidelidad de San Charbel a su voto de pobreza. Puedes rezar de la siguiente manera:

Avemaría

Dios te salve, María, llena eres de gracia. El Señor es contigo. Bendita tú eres entre todas las mujeres. Y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

Salve María

"Salve María, llena eres de gracia, el Señor es contigo. Bendita tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén."

Padre Nuestro

"Padre nuestro que estás en el cielo, santificado sea tu nombre. Venga a nosotros tu reino, hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo. Danos hoy nuestro pan de cada día. Perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden. No nos dejes caer en tentación y líbranos del mal. Amén."

Oraciones en Honor a San Charbel

En el segundo grupo de cuentas rojas se citan las tres avemarías en honor a la fidelidad de San Charbel a su voto de castidad. "Dios te salve María, llena eres de gracia, el Señor es contigo. Bendita tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén." Dios te salve María, llena eres de gracia, el Señor es contigo. Bendita tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén. Dios te salve María, llena eres de gracia, el Señor es contigo. Bendita tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

En el tercer grupo de cuentas rojas, se recitan las tres avemarías en honor a la fidelidad de San Charbel a su voto de obediencia. "Dios te salve María, llena eres de gracia, el Señor es contigo. Bendita tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén." Dios te salve María, llena eres de gracia, el Señor es contigo. Bendita tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén. Dios te salve María, llena eres de gracia, el Señor es contigo. Bendita tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora en la hora de nuestra muerte. Amén.

El poder de la oración en la vida cristiana

La oración es una parte fundamental de la vida de todo cristiano, pues nos permite comunicarnos con Dios y fortalecer nuestra fe. A través de la oración, podemos expresar nuestros agradecimientos, pedir perdón por nuestros pecados y solicitar las bendiciones divinas para nosotros y nuestros seres queridos.

El Padre Nuestro, una guía para la oración

El Padre Nuestro es una de las oraciones más importantes en el cristianismo, y Jesús nos la enseñó como una guía para dirigirnos a Dios. En esta oración, reconocemos a Dios como nuestro Padre celestial, y le pedimos que su voluntad se haga en la tierra, al igual que en el cielo. Además, solicitamos el pan de cada día, pedimos perdón por nuestras ofensas y rogamos que no caigamos en tentación y seamos librados del mal.

La intercesión de San Charbel

San Charbel es un santo que tuvo una devoción especial por la Sagrada Escritura y la Virgen María. A través de su intercesión, podemos crecer en amor hacia Jesús Eucarístico y en devoción a la Virgen María

Las cuentas blancas y azules de la devoción

Las cuentas blancas y azules que se utilizan en las plegarias simbolizan la devoción a la Sagrada Escritura y la Virgen María respectivamente. Al rezar tres Avemarías, podemos pedir la intercesión de la Virgen María, reconociéndola como madre de Dios.

Coronilla de San Charbel

Concluimos la coronilla a San Charbel con la oración para obtener gracias especiales. A través de esta oración, pedimos a Dios que nos conceda vivir una vida de virtud, siguiendo el ejemplo de San Charbel y las enseñanzas de Jesucristo.

Oración del Padre Nuestro: "Padre nuestro que estás en el cielo, santificado sea tu nombre. Venga a nosotros tu reino. Hágase tu voluntad en la tierra, como en el cielo. Danos hoy nuestro pan de cada día. Perdona nuestras ofensas, así como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden. No nos dejes caer en tentación y líbranos del mal. Amén." Oración de las Avemarías: "Dios te salve María, llena eres de gracia, el Señor es contigo. Bendita tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén." Oración para obtener gracias especiales: "Dios infinitamente santo y glorificado en tus santos, tú inspiras a San Charbel a llevar una vida de unión perfecta con tu Hijo Jesucristo. Concédenos, te rogamos, la gracia de vivir con heroísmo las virtudes monásticas de pobreza, obediencia y castidad. Amén."

A través de la oración, podemos fortalecer nuestra fe, recibir las bendiciones divinas y crecer en amor hacia nuestro Señor Jesucristo y la Virgen María. Siempre que necesites guía, consuelo o agradecimiento, recuerda acudir a la oración.

La poderosa intercesión de San Charbel

Oh Señor Dios todopoderoso, te agradecemos por la gracia de amarte y servirte, siguiendo el ejemplo de San Charbel. A lo largo de los años, San Charbel ha demostrado su poder de intercesión a través de numerosos milagros y favores concedidos. Uno de los principales favores que podemos pedir a través de su intercesión es la conversión. Por eso, hoy te pedimos, oh San Charbel, que intercedas por nosotros y nos concedas la gracia que imploramos (aquí menciona tu petición). Confiamos en tu poderosa intercesión, amén.

El rezo del Rosario

El rezo del Rosario es una forma poderosa de oración y devoción cristiana. Al rezar el Rosario, podemos meditar en los misterios de la vida de Jesús y la Virgen María, y pedir su intercesión en nuestras vidas. Para rezar el Rosario, comienza sosteniendo las cuentas blancas al lado de la medalla, luego sigue con la cuenta negra, y después continúa con las tres cuentas rojas a la izquierda. Luego, regresa a la cuenta negra y continúa con las otras tres cuentas rojas. Repite este proceso hasta llegar a la medalla, donde finalizarás con una última oración. Puedes utilizar este tiempo de oración para compartir tus intenciones personales y pedir la intercesión de la Virgen María. Te invitamos a unirte a nosotros en este poderoso acto de devoción, confiando en que Dios escuchará nuestras oraciones y nos bendecirá abundantemente, amén.

Gracias por escuchar esta oración. Si te ha gustado, te invitamos a colaborar con la comunidad de Oraciones para Todos, suscribiéndote a nuestro boletín y compartiendo este artículo en tus redes sociales. ¡Dios los bendiga!

Punto final.

Artículos relacionados

Deja un comentario