Coronilla al Inmaculado Corazón de María

Oración poderosa: Coronilla al Inmaculado Corazón de María para encontrar paz y protección

En este artículo, aprenderemos a rezar la Coronilla al Inmaculado Corazón de María. Esta es una oración poderosa que nos conecta con la devoción a la Virgen María y nos ayuda a consolar el corazón de Jesús en el sufrimiento de nuestros hermanos.

Cómo rezar la Coronilla

Para rezar la Coronilla al Inmaculado Corazón de María, se utiliza un rosario común de 5 decenas. Comenzamos con la señal de la Santa Cruz, invocando la Santísima Trinidad en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.

Reza: Corazón ardiente, corazón herido en la cruz, corazón que sangra en mí.

A continuación, nos ofrecemos voluntariamente para sufrir y consolar al corazón de Jesús en el sufrimiento de nuestros hermanos.

Reza: Corazón inmaculado de María, holocausto perfecto del divino amor, haz que me llenen las heridas de tu hijo, que me embriague de su cruz y de su sangre.

Repetimos esta oración nueve veces, meditando en el amor y el sufrimiento de Jesús y María.

Finalmente, concluimos rezando la siguiente oración:

Reza: Madre del corazón doloroso, termina en mi cuerpo lo que falta a la pasión de tu hijo. Amén.

María, madre del divino amor

María, eres el holocausto perfecto del divino amor. Te pido que llenes las heridas de tu hijo y me embriagues con su cruz y su sangre. Eres un corazón inmaculado y te ruego que me concedas la gracia que necesito. Amén.

Súplicas al corazón doloroso de María

Madre del corazón doloroso, te pido que termines en mi cuerpo lo que falta a la pasión de tu hijo. Quiero ofrecerme voluntariamente para sufrir y consolar al corazón de Jesús en el sufrimiento de mis hermanos. Amén.

Un corazón ardiente y herido

Oh corazón ardiente y herido en la cruz, eres el corazón que sangra. Me entrego a ti para sufrir y consolar a los demás. María, holocausto perfecto del divino amor, llena las heridas de tu hijo y embriágame con su cruz y su sangre. Amén.

Ofrecimiento al corazón inmaculado de María

Corazón inmaculado de María, eres un holocausto perfecto del divino amor. Te pido que llenes las heridas de tu hijo y que me embriagues con su cruz y su sangre. Rezo para que también pueda ofrecerme a sufrir y consolar al corazón de Jesús en el sufrimiento de mis hermanos. Amén.

El poder del corazón inmaculado de María

Sangre Corazón Inmaculado de María, holocausto perfecto del divino amor, haz que me llenen las heridas de tu hijo que me embriaga de su cruz y de su sangre.

Madre del corazón doloroso, termina en mi cuerpo lo que falta a la pasión de tu hijo.

Corazón ardiente, corazón herido en la cruz, corazón que sangra, en ti me ofrezco voluntariamente para sufrir y para consolar al corazón de Jesús en el sufrimiento de mis hermanos.

Plegaria a la madre del corazón doloroso

Madre del corazón doloroso, termina en mi cuerpo lo que falta a la pasión de tu hijo. Amén.

Madre del corazón doloroso, termina en mi cuerpo lo que falta a la pasión de tu hijo. Amén.

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, amén.

Plegaria al corazón ardiente

Corazón ardiente, te entrego mi sufrimiento y mi consuelo en tus manos.

Oración al corazón herido en la cruz

Corazón herido en la cruz, tú derramaste tu sangre por amor a nosotros. Permíteme que sienta tus heridas en mi corazón y me haga uno contigo en tu sufrimiento.

Oración al corazón inmaculado de María

Corazón inmaculado de María, tú fuiste el perfecto holocausto del divino amor. Llena mis heridas con las de tu Hijo y permíteme ser embriagado por su cruz y su sangre.

Oración a la Madre del corazón doloroso

Madre del corazón doloroso, ayúdame a completar en mi cuerpo lo que falta a la pasión de tu Hijo. Amén.

Gracias por escuchar esta oración. Si te ha gustado, te invitamos a colaborar con oraciones para todos. Suscríbete a nuestro boletín para recibir más contenido espiritual y comparte este artículo en tus redes sociales. Si deseas, también puedes escribir tus intenciones en los comentarios. Gracias, gracias, gracias. Que Dios los bendiga.

Artículos relacionados

Deja un comentario