CORONA DE ARREPENTIMIENTO Y SALVACIÓN POR COSTA RICA  ORACIÓN POR COSTA RICA

Una oración esperanzadora por Costa Rica en tiempos de arrepentimiento y salvación

La importancia de la oración continua

Dios Padre dice: "Necesitamos, mis pequeños, esa oración continua para las almas que van a padecer, ya sea dolor o muerte, en los acontecimientos por venir en cada uno de los países del mundo. Únanse a nosotros y acompáñenos rezando esta corona por el arrepentimiento en vida de nuestros hermanos y, tal vez sin saberlo, por nosotros mismos ante los acontecimientos venideros. El tiempo ya no es tiempo, los instantes ya no son instantes."

La Corona de Oraciones

Esta corona, preparada especialmente para ser aprendida de memoria, debe realizarse en conjunto con nuestras oraciones de todos los días. El Rosario de la Virgen, la Corona de la Misericordia y la Corona del Amor no deben dejar de realizarse por ningún motivo.

Los misterios y la corona

La corona tiene tres misterios y siete cuentas. Cada misterio comenzamos por la señal de la Santa Cruz.

Líbranos, Señor Dios, de todos nuestros enemigos. Amén.

El Credo: "Creo en Dios Padre todopoderoso, creador del cielo y de la tierra. Creo en Jesucristo, su único Hijo, nuestro Señor, que fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo, nació de Santa María Virgen, padeció bajo el poder de Poncio Pilato, fue crucificado, muerto y sepultado, descendió a los infiernos, al tercer día resucitó de entre los muertos, subió a los cielos y está sentado a la derecha de Dios Padre Todopoderoso. Desde allí ha de venir a juzgar a vivos y muertos. Creo en el Espíritu Santo, la Santa Iglesia Católica, la comunión de los santos, el perdón de los pecados, la resurrección de la carne y la vida eterna. Amén."

Primer misterio

Con las cuentas grandes rezamos un Padre Nuestro y un Ave María:

Padre Nuestro: "Padre nuestro que estás en el cielo, santificado sea tu nombre. Venga a nosotros tu reino. Hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo. Danos hoy nuestro pan de cada día. Perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden. No nos dejes caer en tentación y líbranos del mal. Amén."

Ave María: "Dios te salve, María, llena eres de gracia, el Señor es contigo. Bendita tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén."

Con las cuentas pequeñas decimos 7 veces: "Padre Santo, haz que ante las tribulaciones y pruebas en las naciones y especialmente en Costa Rica, tus hijos se arrepientan en vida de todo corazón."

Padre Santo: "Haz que ante las tribulaciones y pruebas en las naciones y especialmente en Costa Rica, tus hijos se arrepientan en vida de todo corazón."

Rezos y oraciones para la vida cristiana

En este artículo, te presentamos una recopilación de rezos, oraciones y plegarias para fortalecer tu vida cristiana y encontrar consuelo en momentos de tribulación. Acompáñanos en esta jornada espiritual.

Rezo por la reconciliación y arrepentimiento

Especialmente en Costa Rica, tus hijos se arrepientan en vida de todo corazón. Padre santo, te suplicamos que, ante las tribulaciones y pruebas en las naciones, y especialmente en Costa Rica, tus hijos encuentren el camino de la reconciliación y el arrepentimiento sincero. Que tu gracia los guíe en todo momento. Amén.

Segundo misterio: La voluntad de Dios

En este segundo misterio, meditamos sobre la voluntad de Dios en nuestras vidas. A través del rezo del Padre Nuestro y el Ave María, nos acercamos a su amor y buscamos su dirección en todo momento.

Padre nuestro que estás en el cielo, santificado sea tu nombre. Venga a nosotros tu reino. Hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo. Danos hoy nuestro pan de cada día. Perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden. No nos dejes caer en tentación y líbranos del mal. Amén.

Dios te salve, María, llena eres de gracia. El Señor es contigo. Bendita tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

Tercer misterio: El poder de la oración

En este tercer misterio, descubrimos el poder de la oración en nuestras vidas. A través de la súplica a Dios, encontramos fortaleza y consuelo en momentos de adversidad.

Padre santo, haz que ante las tribulaciones y pruebas en las naciones, y especialmente en Costa Rica, tus hijos se arrepientan en vida de todo corazón. Que tu amor inunde sus corazones y los guíe hacia la reconciliación. Amén.

Gloria al Padre, gloria al Hijo y gloria al Espíritu Santo. Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.

Esperamos que estas plegarias fortalezcan tu vida cristiana y te acerquen aún más a Dios. Recuerda que en la oración encontramos paz y consuelo en todas las circunstancias de la vida. Continúa buscando su amor y gracia en cada paso que des. ¡Que Dios te bendiga siempre!

Rezar ante las tribulaciones y pruebas en las naciones y especialmente en Costa Rica

Padre santo, te pedimos que, ante las tribulaciones y pruebas en las naciones y especialmente en Costa Rica, tus hijos se arrepientan de todo corazón. Haz que, en vida, busquen tu misericordia y se vuelvan a ti con sinceridad.

La importancia del arrepentimiento en vida

Dios padre nos dice: "Es más válido, es más seguro un arrepentimiento en vida que las oraciones que se hacen cuando ya han muerto". Debemos entender que el arrepentimiento sincero y profundo, antes de que sea demasiado tarde, es lo que nos asegura la salvación eterna.

Es crucial comprender que el sufrimiento y las pruebas que enfrentamos en nuestra vida son para nuestro propio bien y purificación espiritual. Si no estamos preparados espiritualmente, podemos desesperarnos y cometer errores que nos costarán nuestra vida eterna.

Por eso, debemos acercarnos a Dios y pedirle sabiduría divina, para evitar estos errores fatales. Dios desea otorgarnos riquezas y premios espirituales, pero necesitamos prepararnos y buscar en todo momento su voluntad.

Pedido de oraciones por nuestros hermanos

Dios nos llama a ser una familia unida, a amar y preocuparnos por nuestros hermanos, no solo por nosotros mismos. No deberíamos acercarnos a Dios en busca de beneficios egoístas, sino también orar por nuestros hermanos que viven en otras regiones y países.

Dios nos dice: "Somos una familia y el amor nos debe unir. Acércate a mí y pide por tus hermanos".

Es importante recordar que el amor y la solidaridad deben prevalecer entre nosotros, y que nuestras oraciones pueden tener un impacto significativo en las vidas de aquellos por quienes intercedemos.

¡Acércate confiadamente a nuestro Dios!

Debemos acercarnos con confianza a nuestro Dios y unir nuestra oración para hacer grandes cosas. La oración unida a Dios puede tocar muchos corazones y traer almas de regreso a Él, porque Él nos ama a todos y todos tenemos derecho a regresar a casa.

Mi oración unida a la tuya puede lograr cosas maravillosas. No dudes en tus oraciones y en tus buenos deseos, porque juntos podemos cumplir nuestra misión en la tierra.

Es importante pedir siempre la sabiduría divina y recitar las letanías con frecuencia para no perder la fe ante las dificultades que puedan aparecer en el futuro.

Pedir la ayuda de Jesús y María

Cuando estemos en momentos de peligro extremo que puedan llevarnos a la muerte o enfrentar alguna catástrofe, no debemos desesperarnos. En esos momentos, pedir la ayuda de Jesús y repetir su nombre varias veces nos dará fuerza. También puedo decir tres veces "Ave María purísima". Si podemos orar el rosario, es recomendado hacerlo.

Un consejo adicional es ser devotos y pedir la protección de San Miguel, el arcángel que nos protege en esta vida y en la otra.

Perseverar en la fe

Tenemos varias oraciones disponibles, como la consagración al arcángel, que nos protegerá en esta vida y en la vida después de la muerte. Siempre debemos tener fe en que Dios protegerá a su pueblo, tal y como Él ha prometido.

Insistimos en estar en gracia de Dios y recordamos la importancia de acudir a la confesión regularmente. No debemos dejar pasar el tiempo y debemos mantenernos en una oración continua. Incluso si nos enfrentamos al peligro de muerte sin confesión, podemos decir "Dios mío, perdóname" y llamar a María para que interceda por nosotros.

Que Dios los bendiga siempre. Gracias, gracias, gracias.

Esta corona está dirigida a Dios para que sonría y diga: "¡Miren, son más inteligentes de lo que pensaba!"

Artículos relacionados

Deja un comentario