Corazón de Maria oración muy Milagrosa para Pedir Imposibles

La poderosa oración al Corazón de María: un camino hacia los milagros

Pedir a la Virgen María con fe y optimismo

Corazón de María, oración muy milagrosa para pedir imposibles. Virgen María, madre buena y generosa, madre fuerte y compasiva, madre del amor hermoso, hoy acudo a ti animado y optimista. Tanto es mi confianza y seguridad en ti que siento en mi interior tu maternal presencia.

Invoquemos a María llena de bondad y clemencia

María, llena de bondad y clemencia, me acerco a ti con esperanza e ilusión. Te invoco en estas horas de amargura y dolor, para implorar uno de tus milagrosos favores. Madre de la divina gracia, verdadero consuelo del que llora, paz del que pena, abogada dulcísima de los pecadores y apacible presencia de Dios siempre constante, haces en nuestras vidas verdaderas maravillas.

Suplicante ante el inmaculado corazón de María

Me arrodillo ante ti y suplicante, para decirte: ten piedad de mí, ten piedad de todos a quienes amo. Creo firmemente que tú eres la que me asistirá y favorecerá en mis angustiosos problemas. Por tu corazón, vela por nosotros los hombres y en él brillará el amor y la misericordia.

El sagrado corazón de Jesús y el inmaculado corazón de María

Con ilusión me acojo a tu inmaculado corazón, lleno de gracia y preservado de todo pecado. Que late acorde con el sagrado corazón de Jesús, tu muy amado hijo y nuestro hermano y señor, y que está dispuesto a proporcionarnos siempre aquello que nos hace falta para tener una vida llena de aventuras y libre de preocupaciones, y que por nosotros mismos no podemos obtener.

La reina de los ángeles, intercesora poderosa y amable

Virgen piadosísima, tú eres la reina de los ángeles, serafines y querubines. Tienes un corazón tan bueno, grande y hermoso que nunca se apaga ni se agota, que nunca deja indiferente a quienes en él se acogen con sincera esperanza y que siempre está pleno de amor por nosotros.

Invoquemos a María como intercesora y auxilio

Acudo a ti como poderosa y amable intercesora, como mi defensa contra el mal y auxilio ante la adversidad. Imploro tu atención y te pido por esta muy difícil necesidad, por este imposible problema que tanto desespero me causa y que me resulta inalcanzable por mis débiles medios.

Pidiendo la ayuda de María en momentos de dificultad

Por favor, alivia nuestras cargas y dificultades y haz que obtengamos de la clemencia de Dios esto que es tan preciso en la actualidad, para llenar nuestras vidas de tranquilidad y bienestar.

A continuación, cierra tus ojos y realiza tu petición con mucha fe. Recuerda que el Corazón de María siempre nos escucha y nos acompaña en nuestros momentos de necesidad.

La esperanza de los desamparados, la confianza del agobiado

Tu madre, que eres la esperanza de los desamparados, la confianza del agobiado por los problemas y la seguridad del que pasa por miserias y carencias, no nos dejes sentir ahora que tanto te necesitamos. Que sienta tu comprensión, la dulzura de tu corazón maternal y la fuerza de tu poderosísima mediación.

Por tu madre benigna, que amas tanto a Dios y nos amas a nosotros, que en gran manera te compadece de nuestras miserias, no dejarás que sigamos padeciendo por más tiempo. Nos darás tu beneplácito y, con bondad, nos auxiliarás. Nunca permitas que mis pedidos queden en el olvido. Que tu corazón me reciba.

Pedir ayuda a la Virgen María

Querida Virgen María, te encomiendo mis problemas y te entrego esta pesada carga que nos ata. Necesito que me ayudes a desatar los nudos que me ahogan y no me permiten avanzar y progresar. Tu corazón amabilísimo, rebosante de espléndida caridad, es objeto de las complacencias de Dios y digno de la veneración y ternura de los hombres. Te pido que hables por mí ante nuestro Señor Jesús y le pidas que haga llegar el amor, la prosperidad, el trabajo, la abundancia económica, la armonía y todo aquello que me es imprescindible para tener dicha.

Confianza en la intercesión de la Virgen María

Querida Virgencita amada, tú que me amas y puedes leer en mi corazón y conoces mis más íntimos pensamientos y deseos, sabes por los problemas que estoy pasando. Me siento con mucho pesar y desesperanza, y no sé cómo salir de tanta miseria y precariedad. Necesito abandonar los duros caminos de la escasez y entrar en los de la prosperidad y abundancia. Te ruego que pidas a tu muy amado hijo Jesús, que es bueno e infinitamente compasivo, que me auxilie y me favorezca para que pueda salir de este gran agobio y desatar los nudos de deudas y carencias. No quiero perder lo que con tanto esfuerzo he logrado.

Suplicar a la Virgen María

Madre, sé que la petición que te hago es difícil, sé que aunque para mí es casi imposible de conseguir, tu santa madre puedes hacer que se cumpla. En tu prodigiosa mano está al concederme la gracia para que se acaben a partir de hoy mis problemas y así pueda yo ver.

¿Cómo encontrar paz y protección en tiempos difíciles?

Querida madre del amor hermoso, en estos tiempos angustiosos, te pido que resuelvas mis dificultades y alejes mis preocupaciones. Sé mi guía y protégeme en todo momento. Libérame de los enemigos del alma y de los males temporales que me acechan en la vida y no me permiten ser feliz.

Oración diaria para protección y felicidad

Todos los días, en mi diario caminar, me encuentro con peligros e infortunios. Pero sé que estás conmigo, Madre santa, cuidándome y velando por mi bienestar. Te amo y te llevo dentro de mí, te adoro y te venero. Con gratitud y devoción te digo, .

Comparte esta oración poderosa

Si esta oración ha sido de ayuda para ti, compártela con otros. No olvides darle un me gusta y suscribirte al blog para recibir cada día una nueva oración poderosa. Recuerda que ser feliz es un derecho que todos tenemos al nacer.

Artículos relacionados

Deja un comentario