como se celebra la navidad en rumania

Las tradiciones navideñas en Rumanía: de Papá Noel a la Cabra de Navidad

La Navidad es una de las festividades más importantes y esperadas en Rumanía, celebrada con tradiciones y costumbres únicas que reflejan la rica cultura y folclore del país. Entre las preguntas que pueden surgir al pensar en esta época del año en Rumanía, una de las más frecuentes es ¿quién trae los regalos en Navidad? O ¿cuándo viene Papá Noel a este país? Pero además, la celebración de la Nochevieja y el Día de Reyes también juegan un papel importante en la temporada navideña rumana. En este artículo, conoceremos más sobre cómo se celebra la Navidad en Rumanía, desde la llegada de Papá Noel, hasta la tradicional comida típica y los mercados navideños. También descubriremos la influencia de la religión ortodoxa en esta festividad y si estás pensando en viajar a Rumanía en Navidad, ¡no puedes perderte este artículo!

Tradiciones navideñas en Rumanía

Rumanía es un país con una larga historia y una cultura rica, lo que se refleja en sus tradiciones navideñas. Durante esta época del año, las calles se llenan de luces, música y deliciosos aromas, creando una atmósfera mágica y festiva.

Una de las tradiciones más importantes en Rumanía es la decoración del árbol de Navidad. Los rumanos tienen la costumbre de decorar el árbol con adornos hechos a mano, como bolas de cristal, estrellas y adornos de paja. Además, se coloca una vela en la parte superior del árbol para simbolizar la luz y la guía en la oscuridad.

Otra tradición importante es la Nochebuena. En esta noche, toda la familia se reúne para cenar juntos y compartir regalos. La cena consiste en platos tradicionales como sarmale (hojas de col rellenas de carne y arroz), cozonac (pan dulce) y tuica (una bebida alcohólica hecha de ciruelas).

Durante la Nochebuena, también se celebra el ritual del roscón. Se hornea un pan en forma de rosca y se coloca una moneda dentro. Quien encuentre la moneda en su trozo será bendecido con buena suerte y prosperidad durante el próximo año.

Otra tradición interesante es la cantada de los villancicos. Los niños y jóvenes recorren las calles del pueblo cantando villancicos y recitando poemas tradicionales. A cambio, reciben golosinas y algunas monedas como agradecimiento.

Por último, el día de Navidad se celebra asistiendo a la misa de medianoche en la iglesia local. Se cree que, durante esta misa, los animales pueden hablar y las personas pueden ver su futuro.

Son una parte importante de la identidad cultural del país y contribuyen a crear un ambiente de alegría y unidad durante las fiestas.

Paisajes nevados durante Navidad en Rumanía

En la época de Navidad, Rumanía se convierte en un destino mágico y encantador gracias a sus impresionantes paisajes nevados. Situado en Europa del Este, este país ofrece a los turistas una experiencia inolvidable durante la temporada navideña.

La nieve es el elemento principal que transforma a Rumanía en un verdadero cuento de hadas. Desde los majestuosos Cárpatos hasta los pequeños pueblos de montaña, todo está cubierto por un manto blanco que crea un ambiente acogedor y misterioso. Caminar por las calles decoradas con luces y adornos navideños mientras se respira el aire fresco y se escucha el crujido de la nieve bajo los pies, es una experiencia que no se puede describir con palabras.

Durante la Navidad, las ciudades rumanas se llenan de mercados y ferias navideñas donde se pueden encontrar desde regalos artesanales hasta deliciosos platos típicos. También es común encontrar puestos donde se pueden probar vinos calientes y postres tradicionales, como el cozonac (pan dulce con nueces y pasas) o el sarmale (hojas de repollo rellenas de carne y arroz).

Pero sin duda, uno de los atractivos más populares durante esta temporada son los festivales de invierno. En las principales ciudades rumanas, se organizan desfiles, espectáculos de música y danza, y representaciones teatrales al aire libre para celebrar la Navidad. Además, no hay que olvidar el tradicional encendido del árbol de Navidad, una ceremonia que atrae a turistas y locales por igual.

Si se prefiere una experiencia más tranquila, los pueblos de montaña ofrecen un ambiente más auténtico y rústico para disfrutar de la Navidad en Rumanía. Los turistas pueden alojarse en casas de campo, disfrutar de paseos en trineo tirados por caballos y degustar la deliciosa cocina local. Además, algunos pueblos tienen la tradición de encender grandes hogueras en la víspera de Navidad, creando un espectáculo único y mágico.

Sus paisajes nevados, festivales de invierno y tradiciones encantadoras hacen de este país uno de los más atractivos para disfrutar de las fiestas navideñas. ¡No hay duda de que Rumanía te hará sentir como si estuvieras en un verdadero cuento de hadas nevado!

Navidad en Rumanía: una celebración llena de historia y tradición

La Navidad en Rumanía es una de las festividades más importantes del año, en la que se mezclan la religión, la historia y las tradiciones. Aunque la gran mayoría de la población es de religión ortodoxa, también se puede encontrar una mezcla de costumbres y creencias de otras culturas que han influido a lo largo de los años.

La Navidad en Rumanía comienza el día 22 de diciembre, con la celebración de Sânziene. Esta fiesta pagana, que con el tiempo se convirtió en una festividad cristiana, está dedicada a la cosecha y a la fertilidad. Durante este día, las personas adornan sus casas con ramas de pino y encienden grandes fogatas para ahuyentar a los espíritus malignos. Además, se llevan a cabo diferentes actividades como cantar, bailar y comer juntos.

Luego llega la celebración de la Nochebuena, conocida como "Craiova" en Rumanía. En esta noche, las familias se reúnen para la tradicional cena, en la que no pueden faltar el sarmale (envoltini de carne y arroz en hojas de repollo), el cozonac (un pan dulce con frutas y nueces) y el coliva (un postre de trigo cocido con miel y frutos secos). También es costumbre preparar una mesa adicional para el espíritu de la casa, una tradición antigua que representa la hospitalidad y la protección del hogar. Durante la Navidad en Rumanía también se realizan diferentes actividades y rituales religiosos. Uno de ellos es la misa de Navidad, que se celebra en la noche del 24 de diciembre. También se lleva a cabo la tradición de colmatar, en la que los niños van de puerta en puerta cantando villancicos y recibiendo dulces y dinero como recompensa. Otra costumbre muy arraigada en Rumanía es la de los regalos. Aunque la tradición de San Nicolás es el 6 de diciembre, los niños también reciben regalos el día de Navidad. Pero estos regalos no solo son entregados por Mos Craciun (el equivalente a Papá Noel), sino que también se cree que los traen los pequeños ángeles y los seres queridos que ya no están presentes.

La Navidad en Rumanía es una época de alegría, amor y unión familiar, en la que se mantiene viva la tradición y la historia del país. Sin duda, es una celebración única y especial que vale la pena vivir y conocer.

Papá Noel vs. el Viejo del Invierno: ¿quién trae los regalos en Rumanía?

En Rumanía, al igual que en muchas otras culturas, existe la tradición de dar regalos en Navidad. Sin embargo, a diferencia de otros países, en Rumanía hay un debate sobre quién es el encargado de llevar esos regalos a los niños: ¿Papá Noel o el Viejo del Invierno?

Papá Noel, también conocido como "Moș Crăciun" en rumano, es una figura muy popular en muchos países occidentales. Esta figura es originaria de la cultura nórdica y es representada como un hombre mayor con barba blanca, vestido de rojo y con un saco lleno de regalos en su espalda. En Rumanía, Papá Noel se ha convertido en una figura popular gracias a la influencia de la cultura estadounidense.

Por otro lado, el Viejo del Invierno, también llamado "Moș Gerilă" en rumano, es una figura propia de la cultura de Europa del Este y de los Balcanes. Este personaje se representa como un hombre mayor con barba blanca y vestido de blanco, en lugar de rojo como Papá Noel. En la tradición rumana, se le considera el protector del invierno y se le asocia con la generosidad y la bondad.

Entonces, ¿quién es el encargado de dejar regalos bajo el árbol en Rumanía? La respuesta no es tan sencilla como parece, ya que en realidad ambos personajes colaboran para llevar alegría a los niños en Navidad. Según la tradición, Papá Noel trae los regalos más grandes y vistosos, mientras que el Viejo del Invierno deja pequeños obsequios y golosinas en los zapatos de los más pequeños.

A pesar de esta división de tareas, en los últimos años se ha visto una tendencia hacia la adopción exclusiva de Papá Noel como figura principal de la Navidad en Rumanía. Sin embargo, muchas familias siguen manteniendo la tradición de ambos personajes y les enseñan a sus hijos el origen de cada uno.

Y tú, ¿con cuál de los dos te identificas más?

Artículos relacionados