Comienza el día oyendo esta oración y un Super Milagro te ocurrirá

La oración matutina que atraerá milagros: descubre cómo comenzar tu día con poder

Una oración al comenzar el día

Yo soy el pan de vida, declaró Jesús, el que viene a mí nunca pasará hambre y el que en mí cree nunca más volverá a tener sed (Juan 6:35).

Muy buenos días, mi amado Dios. Hoy te agradezco por este nuevo día que me regalas para vivirlo en felicidad. Saber que estás a mi lado serena mi corazón y me llena de seguridad. Quisiera, Señor, que todos los planes que tenga hoy sean analizados detalladamente por los dos para poder actuar con rectitud y así realizarlos para tu gloria. Hoy asumo mi existencia y me hago responsable de cada cosa que haga. Por eso, te pido que me acompañes y me lleves por caminos de sabiduría para que pueda decidir con prudencia y que todas las consecuencias de mis actos me conduzcan a ti, mi Dios.

Gracias, padre, por mi hogar, por los cuidados que me brindas, por la ropa que me diste. Y sobre todo, gracias porque en mi hogar nunca han faltado los alimentos en la mesa. Permíteme bendecir tu nombre cada día. Enséñame a decir las cosas y a escuchar a los demás. Enséñame a mantener la calma en los momentos difíciles, a ser paciente en todas las tareas que tenga que realizar. Y lo que más te pido es protección sobre mi familia, tanto dentro como fuera de nuestro hogar. Te pido que en esta nueva semana sea de gran bendición para mí, para mi familia y para mis amigos. Por favor, mira nuestras necesidades y permítenos alcanzar aquellos milagros que tanto precisamos.

Te entrego esta semana mi destino, lo dejo todo en tus benditas manos porque sé que tú siempre vas a estar a mi lado. Que no me falte salud, trabajo y felicidad en cada aspecto de mi vida para que toda mala circunstancia sea solo pasajera y pueda, bendito Señor, alcanzar la dicha y la prosperidad que tanto anhelo y necesito. Quita mis pesadas cargas y pon en su lugar mejores oportunidades para alcanzar la verdadera felicidad. Hoy dejo mi vida en tus manos para que seas tú quien abra caminos en mi vida, caminos de dicha y bendición, para que tu luz se refleje sobre mi rostro y me cubras con tu plena felicidad.

Libera mis caminos de todo impedimento que me dificulta alcanzar mis metas. Libérame de las personas mal intencionadas y aléjame de todo aquello que borre la sonrisa de mi rostro. Yo creo en ti, mi adorado y buen Jesús, y te pido perdón por todas aquellas veces en las que te he fallado. Tú que me has hecho llegar al comienzo de este nuevo día, ayúdame a no caer en las tentaciones de este mundo para que mis pensamientos y acciones sigan el camino de la bondad. Oro también por las personas que no encuentran el sentido a la vida, que no saben qué hacer hoy pero que viven ansiosos por el encuentro contigo. Amén.

Este artículo ha sido escrito por un autor cristiano para el blog religioso cristiano "Oraciones y plegarias".

Rezos y plegarias

Mañana te pido, Señor, que llenes de convicción sus almas. Les devuelvas la esperanza y la confianza que una vez perdieron al decepcionarse de las personas o de las malas circunstancias. También pongo en tus manos a los enfermos. Te pido que pongas en sus corazones la esperanza de que todo mejorará. Dale paciencia para que puedan soportar las tribulaciones de su enfermedad y también darles la fortaleza para que puedan seguir luchando en el camino de la vida. Gracias por escucharme, amado Dios, por recibir este humilde voz y proveerme. Desde ya, la paz para mi vida. Tuya es cada una de mis palabras. Gracias por recibirlas de nuevo en tu inmenso amor. Confío en que todo lo que necesito para tener una vida feliz, Tú me lo concederás. Que la paz de Cristo brille en nuestros corazones. Que todo cuanto hagamos, en palabras y acciones, sean En nombre del Señor Jesús, por quien sean dadas. Gracias a ti, Dios padre y Señor nuestro.

Dame la capacidad de ver mucho más allá de los límites que me autoconstruido y captar todas las posibilidades que la vida me da. Sé quien anima mis pasos y mantenga encendida la esperanza en mi corazón. Bendíceme, padre amado, para que yo pueda ser una fuente de bendición para otras personas. Guíame por el sendero de la benevolencia y del amor. Tú sabrás mostrarme la diferencia entre el bien y el mal. Tú sabes que mi conocimiento es limitado.

Mira, Señor, el hambre que tengo por aprender de ti. Gloria a ti, mi Dios. Y gracias porque solo tú sabes lo que quiero lograr, solo con tu fuerza lo puedo alcanzar. Por eso te lo pido de corazón en esta oración para que no olvides lo que tanto anhelo. A continuación, cuéntale al Señor todo lo que anhelas en tu vida y, si deseas reforzar tu petición, escríbela debajo en los comentarios. Hoy quiero brillar, Dios amado. Quiero entender todo lo que anhela mi ser. Me has llenado de los dones más maravillosos y por eso te doy gracias. Gracias por amarnos y hacernos mejores cada día. Cada día me sorprendo más de lo que puedo lograr y todo es gracias a ti, Señor. Sé que sin ti no sería nada. No podría lograr nada. Sin embargo, he logrado todo lo que me he propuesto porque te tengo junto a mí. Gracias, Señor, sobre todo por la fe que me has dado en ti y en los hombres. Por esa fe que, en algún momento, se tambaleó pero que tú nunca dejaste de fortalecer.

Pedidos de perdón y restauración

Gracias, Señor, por perdonar mis omisiones, descuidos, olvidos, mi orgullo y vanidad. Mi necesidad y caprichos. Mi silencio y mi excesiva locuacidad. Gracias, Señor, por el perdón que tantas veces debería haberte pedido, pero que por negligencia y orgullo, he callado. Nos acercamos a ti en gracia, a la puerta del perdón. Restaura nuestra dicha y nuestro valor para que podamos pasar cada día con lo que tú nos brindas.

Agradece las bendiciones y encuentra paz en Dios

No hay nada en contra nuestro que vaya a prevalecer, por siempre. Cualquier negatividad que encontremos no ha de prevalecer. Hemos resucitado en Cristo y el Espíritu Santo es nuestro compañero. Acaríciannos con tu mano, Dios. Que tu fortaleza no se eleve y radíannos con tu luz, para que nos permita ver la verdad y la sabiduría. Entender que tu voluntad se ha hecho y encontremos paz eterna en tu amoroso brazo. Gracias Señor por esa protección con la que siempre me has preferido. Y te suplico muy encarecidamente por tu amor. Gracias.

La importancia de dar gracias

En fin, por haberme enseñado el arte de darte y dar las gracias, deseo desde ahora que mis palabras sean simples y sencillas. Estas Gracias a todos , a ti Señor. En el nombre de Jesús, amén, amén, amén. Que tengas una bendecida semana bajo la protección del todopoderoso. No olvides de compartir esta oración con tus seres queridos para que tengan una bendecida semana. También puedes darle una manito arriba y suscribirte al canal. Y recuerda que ser feliz es un derecho que tenemos al nacer.

Artículos relacionados

Deja un comentario