Abre las puertas que están cerradas con esta poderosa oración

Desbloquea nuevas oportunidades con esta oración de apertura de puertas

Porque el Señor cuida a los que hacen el bien, escucha sus oraciones y está en contra del malvado (1 Pedro 3:12).

Petición de apertura de puertas

Por favor, busca tu lugar tranquilo y cuéntale a Dios qué puertas tienes cerradas. Realiza tu petición con mucha fe y escríbela debajo en los comentarios mientras escuchas esta poderosa oración.

Oración por sanidad y paz

Gracias, Señor, porque tus oídos están atentos a mi oración. Hoy vengo ante tu presencia para que sanes mi corazón. Tú conoces mis necesidades, sabes todo lo que siento. Ahora mismo, te pido en el poderoso nombre de Jesús que me ayudes a sentir esa paz que sobrepasa todo entendimiento.

Declaro que por el poder de la sangre de Cristo, toda preocupación o tristeza sale ahora mismo de mi ser, de mi vida, para que la paz del cielo sea sellada en mi espíritu. Limpia mi alma, cambia mis pensamientos. Hoy entrego todas mis cargas para descansar en ti, Señor.

Petición por apertura de puertas y estabilidad

Te ruego que abra las puertas que están cerradas y empiece a ver la claridad de una vez. Haz que reciba la ayuda que imploro y pueda recuperar la estabilidad en mi vida. No permitas que carezca de salud, trabajo y dinero para tener paz y cubrir con amplitud mis necesidades. No permitas que la miseria, los apuros y carencias causen tristeza en mi hogar.

Dame auxilio divino para que las deudas y pagos no se acumulen, y pueda afrontarlos y cancelarlos sobradamente. Confío en el poder de tu santo nombre, mi Padre eterno. Hoy la tranquilidad comienza a obrar en mi vida para experimentar la paz de tu presencia, el amor de tu espíritu, la bondad de tu ser. Recibe toda la gloria y la honra, porque eres digno de alabanzas grandes y misericordiosas.

Confianza en Dios y apartarse del pecado

Enseñános en este día no solo a reconocer nuestros pecados, sino a apartarnos de toda ocasión de pecar. Te pido perdón, me arrepiento de haberte ofendido. Hoy decido apartarme de mi vieja manera de vivir y pido tu gracia divina para alejarme de toda tentación. Concédeme mucha prudencia, sabiduría y acierto en todo lo que emprendan en la vida y en las angustias que puedan presentarse. Fortalece mi espíritu ahora debilitado por la desdicha.

Limpia, purifica y despeja mis caminos para que encuentre abiertas las puertas a las buenas oportunidades, a la prosperidad, a la abundancia económica y al éxito. Que mis caminos estén abiertos, limpios, desatrancados, desbloqueados, y todas las situaciones de mi vida también, para que pueda caminar por ellos sin tropiezos, para que pueda avanzar en la vida con fortuna.

En el nombre de mi Señor Jesús, Señor, cobíjame y enséñame tu perfecto propósito. Decreta en tu nombre que no me pondré ansioso por nada, porque en ti, Padre amado, coloco toda mi confianza. La paz que te pido hoy el mundo no puede dármela, pero tu reino representa esa paz. Cobija mi mesa, Padre celestial.

¡Bienvenidos!

Queridos lectores, en este blog religioso cristiano, les ofrecemos rezos, oraciones y plegarias para fortalecer nuestra fe y estar más cerca de Dios. Deseamos compartir con ustedes palabras llenas de amor, esperanza y guía espiritual. Permítannos acompañarlos en su camino de fe y crecimiento.

En busca de bendiciones y prosperidad

En nuestras vidas, buscamos buena suerte, éxito y prosperidad. Deseamos que el trabajo sea digno, grato y enriquecedor, y que la salud y el bienestar nos acompañen. Anhelamos encontrar el amor en nuestros semejantes, así como la paz, la unión, la dicha y la armonía en nuestros hogares. Pedimos que nos inunden de ánimo y vitalidad para no desfallecer ante las dificultades, y que nos concedan salud para poder emprender nuevos retos.

La importancia de la buena suerte

Esperamos que la fortuna llene cada uno de los rincones de nuestras casas, para que gocemos de abundancia y prosperidad. Anhelamos que la buena suerte nos acompañe cada día, para que nunca falte el dinero y podamos realizar todos nuestros sueños. Oramos a Dios para que abra las puertas de los cielos y nos llene de bendiciones. Solicitamos la presencia de sus ángeles y arcángeles, para que nos guarden y nos den la fortaleza y energía que necesitamos. Aspiramos a que nuestros caminos estén libres de obstáculos y que nuestras acciones sean guiadas por su divina voluntad.

Viviendo en plenitud y dicha

Anhelamos que Dios nos libre de la angustia, la soledad y la tristeza, y que el amor esté siempre presente en nuestras vidas, sentimientos, relaciones y acciones. Clamamos por alcanzar la plenitud y la dicha, y le damos gracias a Dios por todo lo que recibimos de Él. Pedimos que llene nuestras almas de amor, caridad, gratitud y sabiduría, multiplicando nuestras fuerzas para alcanzar la victoria en todos los aspectos de nuestra vida.

Rezando por la paz y el bienestar

Pedimos a Dios la alegría y la felicidad para nuestros seres queridos, y la paz para aquellas épocas en las que nos hace falta. Rogamos por paciencia, prudencia, claridad y entendimiento. Anhelamos que Dios nos guíe hacia caminos beneficiosos y positivos para nuestras vidas y nuestras familias. Oramos para que todo aquel que escuche estas palabras pueda sentir la hermosa presencia de Dios, y que el Espíritu Santo sane todas las áreas de su espíritu y cuerpo que estén bajo la opresión del enemigo a causa de la tristeza.

Declarando nuestra liberación

Declaro que toda tristeza se va y no vuelve más, que mi mente se llena de amor y la palabra de Dios. Confieso una vida rebosante de felicidad, con un corazón perdonador hacia aquellos que me han herido tan profundamente. Reconozco que el Señor Jesús me ha perdonado tantos pecados. Declaro que Dios me vivifica por su justicia, saca mi alma de la angustia y me libra de mis enemigos. Me entrego a sus manos y le pido que me guíe por el camino de la verdad y la luz, porque Él me ha redimido en la cruz del Calvario.

Confieso que mi vida está llena de bendiciones, bendiciones de amor, salud, bienestar y paz. Que los caminos estén abiertos y libres de obstáculos, y que me conduzcan al éxito y a todo lo beneficioso y positivo para mi vida y mi familia.

Perdón y liberación

En nuestra vida cristiana, es fundamental entender la importancia del perdón y de pedir perdón a los demás. Cuando somos heridos u ofendidos, es necesario perdonar, al igual que debemos pedir perdón por nuestras propias faltas. Le agradecemos, Señor, por la confianza en que nos harás libres de todo lo feo que hay dentro de nosotros y nos llenarás de tu perfecta paz. Tú has prometido mantener en perfecta paz a aquellos cuyas mentes permanecen en ti.

Ahora mismo, rompemos todos los votos y maldiciones autoimpuestas. Reconocemos que somos débiles, pero en tu nombre, rompemos todas las limitaciones y creencias negativas que nos han impuesto, como creer que siempre seremos pobres. Declaramos que no seremos condenados ni consumidos por las palabras negativas que nos han afectado. Agradecemos a Dios porque en Él tenemos la victoria sobre todo pecado, pues en Cristo, el poder del pecado ha sido quebrantado en nuestras vidas. Confiamos plenamente en su nombre, en el nombre de Jesús. Amén.

Reforzando nuestra petición

Repite esta oración internamente tres veces. Al finalizar, si esta oración ha sido de ayuda para ti, te invitamos a brindar tu apoyo dándole un "me gusta" y compartiéndola. Además, si deseas recibir oraciones poderosas todos los días, suscríbete a nuestro canal. Recuerda que los milagros siempre suceden.

Artículos relacionados

Deja un comentario